Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. D O M I N G O 17 DE E N E R O Dfc ¡909. E D I C I Ó N 1. P A G 4 -EL BOYCOTTAGE CONTRA AUSTRIA CONSTANT 1 NOPLA. EL VAPOR DEL LLOYD AUSTRÍACO THEBES INMOVILIZADO POP EL CONTRA LAS MERCANCÍAS AUSTRÍACAS DE NUESTRO CORRESPONSAL KBOYCOTTAGE DE TURQUÍA Fot. Tvampus. A B C EN ROMA L PADRE SANTO Y Mañana se cumque á todos los italianos nos unió un solo pensamiento, un mismo dolor, una preocupación sola: la inmensidad del desastre que ha devastado las provincias de Sicilia y de Calabria y l modo de socorrer en lo posible tanta desventura. La proximidad en que vivimos á los lugares víctimas del terrible azote y el sentimiento de la solidaridad nacional hacen sentir mucho más el horror de la situación. Cada uno de nosotros tenía algún amigo que ha perecido en la catástrofe; cada uno de nosotros recibe cartas de los lugares destruidos con noticias de pérdidas dolorosas, y de labios de los primeros fugitivos del desastre escuchamos los más espantosos horrores. El Pontífice, que en un plazo de pocos años de Papado se encuentra por segunda vez ante tanta desventura, está dolorosísimamente impresionado, y como padre de la gran familia católica, vuélvela mirada álos más desdichados de sus hijos, 1. a gravedad de la catástrofe, la multiplicación de las necesidades á que hay que atender para hacer menos triste la situación dé los supervivientes, no permiten esta vez tener oculto, como él quisiera, llevado dé su modestia, todo el bien que hace. Su primer pensamiento fue disponer su- fragios por el alma de los difuntos, y para realizarlo ordenó que en todas las iglesias y por todos los sacerdotes se celebrasen preces expiatorias. Volviendo luego sus miradas á los supervivientes, Su Santidad experimentó deseos de darse cuenta exacta de la situación de las diversas diócesis en que los terremotos han dejado sentir sus efectos, y nombró una comisión, compuesta de tres personas y presidida por un prelado, con el encargo de informar directamente á la Santa Sede de las más inmediatas necesidades que hay que atender. Esta comisión ha enviado ya al Vaticano varias cartas y ha conferenciado con los obispos de las diócesis damnificadas. Entre tanto, llegan sin cesar de todas partes ofertas hechas al Papa para socorrer á los perjudicados por el cataclismo. En los diez primeros días ascendían los donativos á 800.000 ¡iras. El número de heridos que pueae negar á Roma no es muy considerable, pues la mayor parte de ellos han tenido que ser transportados á los lugares más inmediatos: los de llessina, á otras ciudades de Sicilia; los de Calabria, á Ñapóles. Sin embargo, el Pontífice no ha querido dejar de prestar esta clase de socorros, y ha mandado preparar los vastos locales de Santa Marta, inmediatos al Vaticano y conocidos con el nombre de Lazzareto por haber sido destinados á este uso en tiempos de León XIII, que, ante la amenaza de una epidemia colérica, estableció en ellos un hospital modelo, donde pueden ser acogidos 300 enfermos ó heridos. Ya se han alojado en él 150 fugitivos, á quienes se prodigan todos los cuidados posibles, bajo la dirección riel médico particular de Su Santidad, las hermanas de la Caridad y las damas de la aristocracia romana. Una de las más grandes preocupaciones del Papa la constituye la tristísima suerte de tanto huérfano como ha quedado á consecuencia del desastre, 110 sólo sin padres, sino sin familia alguna ni medios de subsistencia. Un sacerdote francés ha formulado ya el generoso ofrecimiento de dar albergue y educación, hasta su mayor edad, á mil huérfanos. Para designar cuáles hayan de ser éstos, el Papa ha dado encargo especial al Comité de Socorro de la Juventud Católica Italiana, en unión de un Comité de señoras. Las autoridades civiles, el Gobierno, el Municipio, el Comité Romano han dado ya pruebas de caridad admirables; pero 110 es de esto, sino de la caridad pontificia, que tan admirablemente se desenvuelve, de v que he querido dar noticia en esta caita. GIUSSEPPE Roma, J Í Enero 1909. UNA IDEA DIARIA fjara pegar madera con vio. no. Disuélvase á la lumbre cola de pescado en ácido acético en gran cantidad para que la solución presente el aspecto de una pasta que se solidificará al enfriarse. Aplicarla ca- líente.