Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO E L MUNPOR TELÉGRAFO Y DE TODO EL MUNPOR CABLE, POR TELÉGRAFO Y LA FUNCIÓN B E N É F I C A DE AYER EN LA COMEDIA EL ¡LUSTRE AUTOR DRAMÁTICO D. SERAFÍN ALVAREZ QUINTERO LEYENDO EL PRIMER ACTO DE LA COMEDÍA DE QUE ES AUTOR EN COLABORACIÓN CON SU HERMANO D. JOAQUÍN, AMORES Y AMORÍOS Fot. R. Cihientes. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIA! A B C EN PARÍS p L PET 1 T FR 1 SSON Mientras ahí se divierten ustedes en el teatro con los retruécanos, los colmos y las comparanzas aquí andamos á la busca de sensaciones nuevas y extrañas. Una piececita con un par de situaciones cómicas y los 55 chistes de rigor, en París no nos divierte. Necesitamos algo más fuerte, queremos el petit frisson. El Grand Guignol ha hecho una especialidad del nuevo género, -y á ello debe su boga y su fortuna. El Grand Guignol hace todas las noches cuatro ó cinco actos á cual más espeluznantes, y el público llena el teatro porque está seguro de estremecerse de espanto un par de veces por lo menos. A las obras simbólicas, á las obras de tesis, á los melodramas y á las piezas alegres de otros tiempos ha venido á substituir la nueva moda literaria: las comedias de estremecimiento Una pieza con estremecimiento es un río de oro. Todos los. teatros quieren imitar al Grand Guignol, y los autores se estrujan el cerebro para idear los asuntos más espantables y presentarlos en media docena de escenas. Porque el secreto está en que la obra sea breve, muy breve, y el petit frisson, rápido, muy rápido. No quiere el público largas obras con mucha preparación, ni aguanta los tres actos de ordenanza. Quiere tres escenas: en la primera, la exposición; en la segunda, el nudo; en la tercera, el desenlace. Ni más ni menos. Y esto es muy difícil, mis queridos amigos; hay que reconocerlo. Esta noche nos habían prometido el petit frisson- en la Comedie Royale, teatrito de la rué de Caumartiri, donde el barón de Rotschildse deja cien mil francos todos los años. A la repetitión general asistía el todo París de los grandes acontecimientos. La Comedie Royale es una caja de tabaco una sala donde escasamente caben 200 personas. El vestíbulo es el rellano de la escalera. ¿Coma os explicáis que este teatro, tan incómodo y tan molesto, sea el más chic de París? Hemos aguantado el espectáculo esperando al clou de la noche, la pieza de espanto Por fin, se ha descorrido la cortina y hemos visto entrar en escena á una muchacha alegre y un señar maduro. Se han conocido aquella misma noche en un baile y han simpatizado. Ella le conduce á su casa y le cuenta su historia, la pequeña historia de las costureritas que se cansan de trabajar y se lanzan á los peligros. De pronto, ella lee en un periódico que hay encima de la mesa una hazaña que acaba de realizar Jack, el famoso destripador de mujeres. Ella se asusta mucho. El goza viendo el espanto de la criatura y poco á poco la declara que Jack, el destripador de jóvenes alegres, está allí, le tiene en su presencia, armado de un cuchillo y dispuesto á hacer una víctima más. ¡Es él! I a chiquilla