Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 14 DE E 1909. EDICIÓN i PAG. 7 f UEBRAN TAM 3 ENTO EnlaSalasegunN ¿DE FORMA d d e l Supremo El Rey recibió ayer en audiencia al obis viose ayer tarde po de Sión y al coronel Sr. Cortés. un recurso interpuesto por quebrantamienPar la tarde, los Reyes y los príncipes de to de forma contra la sentencia dictada polBattenberg fueron al campo del golf próxi- la Audiencia de La Coruña en una causa mo al Hipódromo. por asesinato. El procesado José Cortizo dio muerte á Es probable que antes de fia de mes pu- un compañero suyo llamado Ramón G- uiblique la Gaceta el parte oficial dando cuen- tián por añejos rencores; pero cometió su ta de haber entrado la Reina en el quinto delito desfigurándose el rostro con una barba postiza, premeditando el crimen y con mes de su embarazo. A principios de Febrero marchará á In- alevosía y nocturnidad. esperar, le declaró El Jurado, como era glaterra la princesa Beatriz de Batteiíberg, culpable, y el Tribunal de Derecho le conde quien regresará á España en Mayo, denó á la pena de muerte, imponiéndose Al salir ayer mañana de Palacio el señor recurso de casación, porque en el acto del Maura confirmó que iría con el Rey y el juicio se denegó por la Sala una inspección infante D. Carlos á Alicante, adonde irá ocular y el reconocimiento facultativo del procesado, pues el defensor sostenía que su ¡también ei ministro de Marina. patrocinado era neurasténico. Sostuvo al recurso, fundando su proceEl príncipe Mauricio de Battenberg, con ofd Cecil y el conde de Aybar, fue ayer dencia en los dos motivos indicados, el se ¿a automóvil á Toledo, donde pasó el día ñor Marichalar. El fiscal se opuso. Visitando los históricos monumentos de la imperial ciudad. U 1 EN PEGO A BALBOA Balboa es un trabajador que el día 27 de Mayo de 1906 Juyo la fatal ocurrencia de entrar á comprar un panecillo en t, ENEMIGO PEQUEÑO El soldado de cierta taberna ó ventorro establecido en la Caballería Ma- carretera de El Pardo. Yo- -decía ayer en la Sección cuarta de niel Camino está- siendo víctima de lqs defectos de ia ley de Procedimiento militar, la Audiencia- -pedí el pan, y como no me lo iiu s habiendo sido absselto por ua consejo despachaban, manifesté por segunda vez al e guerra, y no formulándose contra él por dependiente mi deseo. Aguárdese- -me contestó, -y si no quiere el fiscal del Supremo acusación ningana, continúa sufriendo las consecuencias de un esperar, se marcha á la calle. Protesté, me replicó y, de pronto, me deprocesamiento y, lo que aun es peor que toda esto, la prisión preventiva que se de- jaron dormido éste carrillo de un estacazo. cretó á raía de la realización del hecho de Quise gritar, defenderme; pero no pude conseguirlo, porque en menos tiempo del que autos. en contarlo empleo volaron las mesas, los He aquí ahora lo sucedido: -Camino solicitó del sargento Sánchez, en vasos y las banquetas. ¿Pero usted puede asegurar quién le el mes de Enero del año último, que reclamase á la zona de Lugo su fe de soltería, pegó? -preguntábale el fiscal. -Yo no puedo decir más sino que cuanj aes, á lo que parece, el soldado pensaba do volví en mi me encontré en medio de la contraer matrimonio en plazo breve. El sargento púsose de acuerdo con el cabo carretera y malherido... En efecto, Balboa salió de aquella para él Merino y el soldado Perea, y en vez de reclamar el documento reiendo lo falsificó y memorable jornada con una pierna rota y dos ó tres heridas en la cara y en el cuello; se lo entregó al interesado. Poco después, una agraciada joven, con pero no se ha podido averiguar quién le la cual tuvo Camino relaciones hasta que puso enjtan lamentable estado. En vista dé esto, el fiscal retiró la acusaconoció á la que se proponía llevar al altar, quiso tomarse fiera venganza del tornadizo ción para Julián Lamberty, único á quien galán, y por no sabemos qué medios ente- procesó el Juzgado en esta causa. róse de que la fe de soltería era falsa, y lo UN PASANTE denunció al Juzgado. Comprobado el delito, intervinieron los Tribunales militares, y el consejo de guerra absolvió á Manuel Camino, imponiendo á los otros tres procesados ocho años y un día de presidio mayor. MUN 1 C 1 PAL 1 CEMONOS Y aquí entra lo lamentable del presente He leído, con pena y con asombro, caso, porque, por no hallarse conforme el capitán general con la sentencia, ha pasado la extensa explicación de Sánchez Toca el asunto al Supremo, continuando el sol- y del insigne Penal ver las quejas fiado absuelto en las mismas condiciones en confusas, a nodinas y borrosas. que se hallaba hasta que se celebró la vista De entrambas cosas se deduce, oh, cielos! que el capital omnipotente goza Oe su causa. En el acto de ayer pidió el fiscal la con- del bárbaro derecho de la f aerza firmación del fallo del consejo de guerra, y sobre haciendas y vidas de personas. tro tanto hizo eu su informe el letrado se- Nuevo señor feudal de horca y cuchillo, ñor Humanes, defensor de Camino, pues, raja y degüella para henchir la bolsa, como queda dicho, la sentencia era para y, hambrientos, á sus órdenes trabajan los siervos amarrados á la argolla. éste absolutoria. Los capitanes Sres. Ancalejo, Valdés y Ro- La clase media, el desdichado pueblo, merales abogaron por la absolución de sus que sólo se alimentan de bazofia, viven amontonados en inmundas respectivos patrocinados. Espérase con interés la resolución del Su- habitaciones, míseras, incómodas; premo, especialmente para Camino, que, á y el comisario del Canal aprieta, fo que parece, viene hasta ahora purgan- y el buen alcalde de Madrid se ahoga do hechos que no realizó, y de los que de- porque el agua del río, que es de todos, sea verse libre, entre otras cosas, porque su quieren administrar con cuentagotas. Los accionistas piden dividendos; taatrimonio está en el aire... Bien dicen, pensará el soldado al recor- los propietarios los ingresos doblan dar que fue su ex novia, una pobre mucha- y al eficaz amparo de las leyes cha, la causante de todas sus desdichas, se burlan de miserias y congojas; ¡y dice Peñalver, lloroso y triste, que no hay eneini ro p aqueño... DE PALACIO que busca soluciones salvadoras y no encuentra ninguna que pueda contener á los que explotan! Pues es muy fácil, señor conde. Sean del Municipio las viviendas todas hilos de luz y cañerías de agua... que el aire puro libremente corra y los actuales dueños sólo cobren, un módico interés, si es que lo cobran, sin tener á sus órdenes la vida del rebaño infeliz que les engorda. Si esto no puede ser, que, por de pronto, nadie en su casa contadores ponga; y ante las fuentes públicas se formen interminables colas; que el tráfico diario se interrumpa, y haga la autoridad la vista gorda cuando el pueblo, sediento, alborotado fuerce los grifos y los tubos rompa. Al ataque brutal, brutal respuesta; con los suspiros no se ablandan rocas, y los nudos gordianos, si no se pueden desatar, se cortan. SINESIO DELGADO TRIBUNALES Q P A TRAVÉS P E LA FRONTERA POSAS DEL ESPERANTO El esperanto que tan exce- lentes servicios viene prestando como iá ioma internacional, tiene apasionadísimos devotos. Ahora quieren hacer de él más que ua, idioma universal: una secta. Más afín: un Estado modelo. Este Estado, que aun no está determinado dónde habría de establecerse, sería la rea lizaeión del sueño de todas las reformas sociales ideadas por los grandes pensadores del mundo. La habitación, la cocina, las costumbres, las artes, sufrirán cambio considerable, inspirándose en este principio sabio, á la vez que práctico: la belleza combinada con la utilidad. Surge la duda de si por s ólo la aceión del idioma la virtud va á triunfar sobre el vicio, esto es, si seremos mejpres hablan- do esperanto que hablando nuestro actual idioma. Para los esperantistas no cabe duda Late les salva. ¡Es tan hermoso creer! Bueno; pues una de las eosas que no se escapa á la revolución esperantista es el vestido. Ya está trazado el modelo. Algunos periódicos le reproducen. Es un traje igual para los dos sexos. No se asuste la lectora creyendo que se va á poner pantalones. No se asuste el lector emendo que va á ponerse faldas. Cedemos un poco uno y otro sexo y damos con el término medio. Botas, como ahora; medias, como ahora? calzón, abrochado, esto es, mixto de pantalón y falda, con lo cual nadie claudica; faja, todo lo vistosa que se quiera; blusa, de anchas mangas con sopapos, y á la cabeza una especie de gorra turca. Y este traje, siempre igual para hombres y mujeres. Confesamos que el que más cede en punto á indumentaria es el hombre; pero. ¡bien, puede... Porque, señores, supongamos que el esperanto triunfa. Que el traje ese se impone, Protestarán enérgicamente los fabricantes de sombreros y vestidos... Pero, en cambio, ¡qué delicia para los hombres! ¡Vernos libres de pagar las cuentas actuales de las modistas! v QOPLAS DEL JUEVES. Exposición 5 e Zaragoza. Agente general: T. Beiirán, C y s JK BÍ PKE 3II