Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO ELMUN- DO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO iJI. -J MESINA. DESPUÉS DEL TERREMOTO LA REBUSCA DE CADÁVERES ENTRE LOS ESCOMBROS POR LOS SOLDADOS ITALIANOS DE NUESTRO CORRESPONSAL Fot. Branger. A B C EN ROMA p L PAPA Y EL REY Es imposible que en estas cartas hable de otra cosa que no sea el inmenso desastre que llora la Humanidad entera. Pero sería inoportuno y hasta inútil competir con el telégrafo, que informa detalladamente á A B C acerca de las noticias de Sicilia y de Calabria. De manera que me limitaré á referir hechos que se relacionan con la catástrofe, y no diré nada de la catástrofe misma. I a caridad se extiende de modo admirable por todas las clases sociales. Ante el desastre se olvidan los antagonismos políticos y las tendencias de los partidos. L, os sentí inientos caritativos unen á todos en un mismo afán: el de aliviar tantas desgracias. Ya lo he anunciado: el Papa ha puesto á disposición de los heridos y délos fugitivos de Calabria y de Sicilia 400 camas del lazareto de Santa Marta, y ya de la hospitalidad del Santo Padre gozan 250 desgraciados, trasladados á Roma. Los doctores Marchiafava y Petacci y el personal sanitario de los palacios apostólicos, bajo las órdenes de Mons. Miscíattelli, cuidan de que nada falte á los enfermos. Todo esto ha sido factible gracias á un acuerdo amistoso entre Mons. Misciattelli y el alcalde de Roma, Ernesto Nathan, que fue, hace algún tiempo, gran, maestre de la masonería italiana. Cuando llegaron á Roma los zoo primeros fugitivos, el Sr. Nathan fue á verlos. L, e recibieron Moas. Misciattelli y los comendadores Puccinelli y Crostaroya, ambos dignatarios laicos de la corte de Pío X. Durante su visita, el ex gran maestre de la masonería encontró al cardenal Merry del Val, que había bajado de sus habitaciones para visitar á los enfermos. La entrevista de esos dos personajes, cuyas opiniones son tan opuestas, fue muy cordial, y el alcalde de Roma y el secretario de Su Santidad continuaron juntos su caritativa visita. Es más, el Papa ha dado órdenes á los obispos de las regiones devastadas para que reine un perfecto acuerdo entre las autoridades laicas y las eclesiásticas en lo que se refiere á los socorros destinados á los damnificados. Se ha dicho que el Papa iría personalmente á Sicilia para dirigir palabras de consuelo á las víctimas. Aunque lo desee, no es probable que Pío X se determine á ello. Tendría que salir del Vaticano, que pisar durante algunos metros el territorio italiano, y esto equivaldría á traspasar una barrera infranqueable. Esa es la opinión de un alto funcionario del Vaticano con quien he hablado hoy. Y ese alto funcionario há aña dido, sonriendo: -Debemos, desde luego, admitir que en la época actual, época en que las sorpresas están al orden del día, no hay nada imposible. De modo que nadie se hubiese maravillado si al recibir las noticias de Reggio y de Messina el Papa hubiese emprendido un viaje á aquellas regiones. Pero esto no lia sucedido, y ha vuelto la normalidad Eí Papa, según dicen personas de su intimidad, se verá, por lo tanto, privado del triste consuelo de visitar á los heridos que acogió en sus hospitales. Seguirá considerándose prisionero en el Vaticano. Lo contrario tendría una gran importancia, y dudo que Pío X se determine á ello. -Sin embargo- -repliqué, -Pío X es capaz de despreciar esas ficciones políticas, é ir á ejercer su piadosa misión. Para él sería esto un consuelo, pues como él mismo ha declarado á los cardenales Agliardi y De Laí, le pesa su inacción en estos momentos en que, á todas horas, su única preocupación es la suerte de las desgraciadas víctimas del terremoto.