Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 DE ENERO DE 1909. EDICIÓN t. PAG. prenda debida á sus merecimientos y á la buena huella que había, dejado de su gestión administrativa. Su campaña en Barcelona, de 1885 á 1886, le llevó á más altos puestos, en que consolidó el honroso concepto que desde luego había inspirado. Y en ellos, tanto en la fiscalía de las Ordenes miíitares como en el Tribunal de lo Contencioso administrativo, al cual fue adscrito como ministro, sobresalió su personalidad y no defraudó las esperanzasque en su labor concienzuda, íntegra y luminosa, y en su leal comportamiento de liberal disciplinado, fundara el jefe del partido, que le profesaba muy marcada predilección. Digno de ella fue en tales cargos, como en la representación que ostentó en ¡a Alta Cámara. Jubilado y enfernio, desaparecidos casi todos los que con él lucharon en el campo de la política, tocando ya su edad en los se- tenta y nueve años, la muerte ha borrado su nombre de entre los vivientes, pero no de la memoria y veneración de cuantos frecuentaron su trato, le admiraron y quisieron. DON CAYO LÓPEZ NOTAS MUNICIPALES que el director del Laboratorio Municipal formule una propuesta para la adquisición de material sanitario y de transporte que complete el ya considerable que hay en el Laboratorio. El Sr. Chicote proyecta proponer la eonstrucción de pabellones para hospital, pa ¡t e de los cuales se utilizarán inmediatamente para albergar el exceso de mendigos asilados en el depósito Tovar. Desde luego se ha ordenado que se desaloje pronto este. depósito y se gire al mismo una inspección médica. Ambas órdenes son oportunas y convenientes. El alcaide, al dictarlas, contribuj e con el ejemplo á la labor de la Comisión y personal facultativo de Sanidad, labor á la cual deben coadyuvar todos para que tenga eficacia M eedidas sanitarias. El alcalde ha ordenado UNA IDEA DIARIA Ambrosía. en infusión, en dos litros de Póngase A partado desde hace años de la política activa, retirado á sus posesiones de la provincia de Cuenca, donde gozaba de generales simpatías y respetos; atendiendo á su salud quebrantada en la intimidad de su holgada posición, el fallecimiento del excelentísimo Sr, D. Cayo López y Fernández ha sorprendido ¿olorosamente á cuantos le conocieron y trataron, aun cuando á la generación presente sonase su nombre como eco de ttn período político lejano. Aun la gente joven de nuestros días que concurre asiduamente al salón de Conferencias del Congreso recuerda su perfil de los últimos años del pasado siglo. De entonces acá apenas pasó alguna que otra breve temporada en Madrid. Su muerte en Belmonte da actualidad á D. Cayo López y eshuma la memoria de aquel hombre de firmes convicciones y consecuente lealtad, que destacó su figura de la política en que militó largos años, distinguiéndose por su inteligencia, rectitud y celo, y respondiendo cumplidamente á la confianza en él depositada en los cargos públicos que hubo d, e desempeñar. Sus dotes relevantes granjeáronle la amistad y singular estimación de D. Cristino Martos, hizo á su lado buenas campañas políticas y con él se afilió en el partido li beral, acatando la jefatura de D. Práxedes Mateo Sagasta. Pero ya en aquel entonces podía invocar D. Cayo López sus meritísimos y dilatados servicios á las ideas liberales y á la Restauración; ya había representado eu las Cortes al distrito de Alcázar de San Juan; ya había puesto de relieve sus condiciones de mando en el Gobierno civil de Toledo, para el cual fuera nombrado en 1871; ya, como abogado, había contrastado con una labor escrupulosa su talento y su cultura. En su oratoria y eu sus causeries resaltaba con natural fluidez su familiarización con las lenguas y estudios clásicos y su dominio de las disciplinas humanas más íntimamente ligadas con su carrera. Y así, cuando á raíz de la muerte de don Alfonso XII, encargado del Poder el partido liberal, firmó el Sr. Sagasta su nombramiento de gobernador civil de Barcelona, no extrañó á nadie, por reconocerse que era aguardiente, cuatro gramos de simieutet ele ambarilla, 1,50 gramos de anís estrellado, anís verde, hinojo, angélica y bayas de enebro, un gramo de cochinilla y un gramo de alumbre, previamente confundidas estas substancias. Déjese en reposo dos días. Pásese á través de un lienzo y edulcórese con una solución de 750 gramos de azúcar en 850 gramos de agua. A los tres días fíltrese por papel de estraza y embotéllese. TAPAS PARA A B C Y a están terminadas las artísticas y lujo 1 sas tapas, de tela con estampación de oro, confeccionandas en nuestros talleres para la encuademación de los números de A B C correspondientes á los tres últimos trimestres, á partir de i. de Abril del presente año. Las tres tapas para dichos tres trimestres podrán adquirirse al precio de tres pesetas en Madrid y tres pesetas cincuenta céntimos en el resto de España y el extranjero, dirigiendo los pedidos á nuestra Administración, calle de Sevilla, números 12 y 14, Madrid. En el citado precio va incluido el coste del embalaje, franqueo y certificado para el extranjero y provincias. Los pedidos deben venir acompañados de su importe en libranzas, cheques á la vista ú otro giro análogo.