Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. L U N E S i i D E E N E R O D E 1909. EDICIÓN i. PAG. 14. no, en el Arte, no hay, 110 puede haber nao a nuevo. Desdichado del artista que no bebió inspiración en la vivificante solera del pasado. Algo parecido debe decirse en todos los órdenes de la vida espiritual. El mismo empuje de los conquistadores de antaño, crueles segadores de seres humanos, obsérvase en los investigadores de la ciencia, que también vierten su sangre y no se arredran ante los peligros que ofrece la lucha contra las fuerzas naturales. Pero donde la identidad aparece con mayor relieve es entre los que sabep sentir y amar, en los seres creadores y fecundos por excelencia, en las Madres. La hembra, en la Naturaleza y en la sociedad, es vaso sagrado de la vida. Síntesis de toda adoración pura y ferviente, cuanto la santifica la maternidad. La religión cristiana convirtió á la mujer, de esclava, en fiel compañera del hombre; la civilización moderna la va transformando en su colaboradora preciada durante la labor de progreso; pero ésta no podrá ser cabal y trascendente para el bienestar de los pueblos si se la arroja del hogar y si se aparta de suseno al niño. Esas fundaciones admirables son hogares improvisados, que se convierten en permanentes y salvadores gracias á la cooperaGUADALAJARA. SITIO DONDE SE DESPIDIÓ LA VIZCONDESA DE JORBALAN ción personal, asidua, abnegada, de la muDE SUS MICAELAS AL MARCHAR A VALENCIA A MORIR DEL COLERA EN i865. jer. ¿Qué importa que no haya concebido si posee savia materna en sus entrañas? Si su Unióse á otras damas distinguidas y crea En el caso presente, la santa fundadora corazón palpita de emoción y de amor cuanron un modesto refugio que albergó á unas no se contentó con acoger sus desamparadas, do ve sufrir á una desgraciada criatura, ¿qué cuantas infelices; las visitaban diariamente sino que las cedió su nombre de pila, y las importa que no la haya engendrado? Vida por turno, enseñándolas algunas labores y llamaron Micaelas, como á su protectora. nueva la proporcionará con la savia vieja buscándolas decorosa colocación. Debe leerse y meditarse la obra del insig que depositaron en su ser otras generacioCrecieron las dificultades, sobre todo cada ne escritor D. Vicente de la Fuente acerca nes de madres fecundas. vez que la aristocrática señorita se ale- de la vizcondesa dé Jorbalán. Es un libro No es madre sólo la que pare á un hijo, jaba de Madrid, acompañando á su her- que tiene el encanto de la verdad y el inte- sino la que le cría. Pero al par que el alimano, ministro de España en la corte de rés supremo de una leyenda vivida y re- mento material ha de proporcionarse al niño Bélgica. En este país y por donde quiera ciente. esa misteriosa energía, más poderosa que la que fue visitó las casas de arrepentidas, y Porque aun viven muchos que la recuer- del radio, que no se agota jamás y se difundespués de mil vicisitudes, todas ellas su- dan con devota admiración. El sabio cate- de con poderosa vibración á centenares de mamente interesantes y no pocas dramáti- drático y académico, el doctor Hernando, al almas, dando carácter permanente á los cas, al establecerse definitivamente en Ma- contestar en la Real Academia de Medicina pueblos vigorosos y sanos drid, ye en grave peligro la fundación em- al doctor Oloriz el día de su ingreso en la Esta es la causa prendida, y á pesar de la oposición de su fa- Corporación, al tratar de la Antropología en año, desdeñando el de que al comenzar el cansancio y el dolor milia, sacrificando bienestar, salud y fortu- España, tuvo el acierto de completarla con na, emprende con raro tesón la ímproba ta- el sucinto relato de las obras y labores de es- personal, al cual hay que sobreponerse en todo momento, haya dedicado este primer rea de reorganizar la primitiva casa, y en pañoles. artículo á los que creen posible hallar, en ella se encierra, dando ejemplo vivo de hePara estudiar esa oora española, ocurrióroica voluntad, humillándose y venciendo sele al experto erudito citar personalidades medio de los egoísmos y miserias de lo groseramente material que nos rodea y nos rotuil repugnancias. que fallecieron en los promedios del siglo deará siempre, un impulso espiritual que Durante el cólera de 1665 trasiadó la rna- pasado, en 1865. Víctima del cólera, entre nos entone y regenere. ure Sacramento, antes vizcondesa de Jorba- sus hijas enfermas de Valencia, murió enTodos, creyentes y escépticos, epicúreos lán, que éste era el título en el mundo de la tonces la vizcondesa de Jorbalán. y ascetas, los que meditan en las eternas insigne fundadora, varias desús DesamparaY al pedirme mi queridísimo amigo que los das al palacio de Guadalajara, propiedad de el día i. de este año escribiese alguna cose a verdades del saber y de la que buscan las su cuñada la condesa de la Vega del Pozo acerca del primer centenario del nacimien- aplicaciones prácticas que ciencia, sabios heredamos de duquesa de Sevillano, donde instaló una to de la insigne fundadora, no he podido é ignorantes, reconocen aptitudes que pueescuela de niñas. Ya, durante el cólera de por menos de acceder gustoso á su indica- nuestros padres distintas esferas ó sumirelevadas 1834, sacaba los pobres niños de las casas ción, encabezando estas líneas con el cono- den conducirnos ásimas. horrendas que logran de los enfermos para que no viesen salir los cido lema año nuevo, pero añadiendo vida nos en la bestia merecen Los calificativo domar á el de cadáveres de sus padres, y endulzaba su vieja, por lo que ahora diré. hombres perfectos. ¿Por qué no hemos de orfandad tocando el farpa y enseñándoles á reconocer la posibilidad de una perfección rezar. Una de aquellas huérfanas fue su más T I O NUEVO Y LO VIEJO A despecho de relativa en los innumerables vencidos, deiel discípula. todos los progre- dicándonos á socorrerlos después de las caReferir los distintos episodios de una vida sos presentes y venideros, la vida se trans- tástrofes morales, como lo hacemos sin vai a agitada como meritoria ocuparía largo forma aparentemente; pero en el fondo es la cilaciones en los cataclismos de la Naturaespacio. Aun cuando fue amiga personal de misma. Idénticos dolores, las mismas alefundadores üan la Reina Isabel II y contaba con personali- grías, conmueven el corazón humano. Nada leza? ¿Por qué los heroicos los ricos cuando dades respetables que la auxiliaban con en- se pierde en la Naturaleza, nada hay nuevo de verse desamparados de emprenden obra regeneradora? ¿Acaso tusiasmo, la maledicencia se cebó cruelmen- bajo el sol. Lo que parece juvenil suele ocul- no vale másuna ser que sucumbe en la somun te en ella, y sufrió repulsas, desdenes y per- tar decrepitud y prematura vejez, y en la secuciones sin cuento por parte de persona- misma muerte halla la vida nueva savia bra que un palacio que ss derrumba aparatosamente? jes poderosos. creadora. Por muy espantosas que sean las tempesLos que ven por fuera esos grandes edifiEstos mismos prooiemas que nos agoDian Naturaleza, no lo cios donde se realizan buenas obras por al- y preocupan surgieron en distintas civili- tades y sacudidas en laLos terremotos no las sociales. mas inflamadas de atnor al prójimo no sue- zaciones, y la Historia nos revela admira- son menos evitar; la miseria, las epidemias len darse cuenta de la suma de titánicos es- bles inventos que ahora nos parecen ade- se pueden fuerzos que representa cada una de estas fun- lantos insuperables. El vivir es moderno; y las revoluciones, sí. daciones. La argamasa de las piedras suele pero la vida íntima del espíritu es y debe estar regada con lágrimas bien amargas, y ser vieja como la solera que presta vigor al el rojo de los ladrillos no permite distinguir vino nuevo. las gotas de sangre que los salpicaron, saliPor esta causa, en la inmortal expresión da del corazón. de la potencia creadora del espíritu huma-