Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 11 DE EKERO DE 1909. EDICIÓN i. a PAU. 7, curso CarníerT bobeña, Rosario Piuo, Emilio Thuillier y D. Cándido Lara, hace un líquido cuando se encierra en una botella. Al cabo de cinco minutos, el Hombre gordo reapareció y se pesó otra vez. RICE Mañana martes se representará la Su peso había disminuido; el dependiente 1 popular opereta La Mascota- en la de la blusa blanca anunció el resultado, calque tan gran éxito obtienen la notable tiple culó mentalmente y entregó dinero á mi iucía Vela, el celebrado barítono Sagi- Bar- amigos ba y el primer actor cómico Pepe Talavera, que por indisposición del Sr. Bauquells se prestó gustoso á interpretar la parte del príncipe Lorenzo, escuchando muchos y cariñosos aplausos, prueba de las grandes simpatías con que cuenta eatre nuestro público. El jueves, á las seis y media, se celebrará la primera sección vermouth de la temporada, con la zarzuela en un acto El guitarrico. En estas secciones especiales dará la Empresa á conocer las atracciones de mayor renombre en el extranjero, comenzando por la princesa Broglie, que debutará en breve. ñeros restantes teatrales corrientes. Tomemos sólo un ejemplo. ¡Cuánto va de la farsa de antaño á la de hoy! ¡Qué diferencia de Occupe toid Atnélie á Madame Bontvard! P! Yo recapitule cuanto había presenciado, y saqué la consecuencia siguiente: el Hombre gordo es un hombre muy práctico, que vende á buen precio lo que tantos otros derraman contra los árboles v contra las paredes. Pero ese líquido debe tener mucho valor, pensé. Y desde ese instante creí que mi amiDAR A LFER Si las mujeres mandasen! go era un ser sobrenatural, algo asi como la r zarzuela en un acto y cua- gallina de los huevos de oro. tfo cuadros, libro de los Sres. Fernández de De manera que me indigné como de un la Puente, Pascual y Frutos, música del sacrilegio un día que un empleado de Conmaestro Lleó, estrenada con muy buen éxi- sumos quiso registrar al Hombre gordo 0 en Eslava, donde sigue representándose. Dio por resultado el registro el descubriEl amor del diablo, zarzuela en un acto y miento de que su vientre no era todo él tres cuadros, original de Luis Pascual Fru- obra de la Naturaleza, tos, que con gran éxito se ha estrenado en En efecto, no creo que la Naturaleza, aunel teatro Barbieri, proporcionando todas las que caprichosa, se entretenga en fabricar moches excelentes entradas. vientres de goma llenos de coñac La casa de todos, drama en tm acto y en prosa, original de Pedro Répide, estrenado en el Sa óa Nacional, y obra que lia merecido los más expresivos y unánimes elogios 4 e la Prensa. CUENTOS ILUSTRADOS Mañana, martes, se estrenará e n e s j e teatro ¡a zarzuela cómica en un acto y tres cuadros, en prosa y verso, lü ro de Fiacro Irayzoz, música del iíiaestro Córdoba, titulada El 40 H. P. en la Que toman parte las Srtas. Prado, Román, Águila, Girón y Anchorena; Sras. Franco y Castellanos, y los Sres. Chicote, Ponzano, Ripoll, Morales, González, Castro, Delgado, Ortiz, Peinador y Fernández. Se estrenarán tres decoraciones del reputado esceaógrafoJSr. Martínez Gari. EL HOMBRE GORDO T ema yo ocho años cuando mis padres al quilaron en Saint Mandé una casita blanca para pasar en ella el verano. En medio del jardín se veía una alfombra de césped amarillento y de tan lamentable aspecto que parecía proceder de una almoneda. Teníamos un vecino, un señor de unos treinta y cinco años. Mi hermana y yo le llamábamos el Hombre gordo y merecía este apodo. Al Hombre gordo no se le conocía más profesión que la de pasearse. Salía de su casa cinco ó seis veces al día, y regresaba una ó dos horas después. Tuvimos el gusto un día de hablar con el Hombre gordo Cierta noche nos ofreció cigarros de chocolate y estampitas de Epinal. Desde entonces nos hicimos amigos. Pocos días después conseguí de mi ma dre que me permitiera ir de paseo con el pombre gordo Nos dirigimos hacia París; pasamos muy pausadamente ante los del resguardo de Consumos, y cuando llegamos al barrio de San Antonio penetramos eu un patio y luego en unas cocheras. Al lado de una balanza hallábase un dependiente viejo con blusa blanca. El Hombre gordo se colocó en la balanza, y elSependiente anunció un peso de ciento veintidós kilos y medio. Entonces el ílombre pwdo pasó á una habitación in- Desde aquella época, aleccionado por la experiencia, escamóme de los señores gordos que pasan sin apresurar la marcha por delante de los de Consumos y que tienen la coquetería de aparentar que son más gruesas de lo que son en realidad. TKISTAK BERNAR 0 VJDA TEATRAL ALEMANA J 7l afio teatral de 1908 no dejará buenos recuerdos; eso si es que llega á dejar algunos. X a historia literaria no tendrá mo tivo para traer á la memoria la vida escénica de 1908. Continúa invariable la gran crisis de la literatura dramática mundial, tal como tenemos dicho ya otro día. Hay talen (h- v J r j- j e n t f n i T p i eio n o Tiav Si la literatura dramática no tiene razo nea para bendecir el año 1908, el arte escénico en sí ha ganado, siendo lo que se llama un verdadero acontecimiento la apertura del teatro Artístico de Munich. Ha tenido gran éxito el ensayo de simplificar el aparato escénico y realizar la escena artísticamente con nuevos medios. Fue una idea origmalísima el no pintar ya el foro en enormes superficies de tela, sino encargar á un verdadero artista que pintase en plaquetas de vidrio, proyectando luego en el lienzo del foro el cuadro con aparatos de aumento. Ya dijimos otra vez qué soberbios efectos se obtuvieron de este modo en Munich, verbigracia, en las escenas del Fausto, de Goethe, y Lo que queráis, de Shakespeare. El teatro Artístico se construyó alniís r mo tiempo que la Exposición Munich 1908 aunque contando con una duración de lo menos diez años. Pero cuál habría de ser su futuro artístico no se sabía hasta hace poco, en que se ha resuelto la cuestión. En 1909 habrá también en ese teatro representaciones al mismo tiempo que las obras de Wagner en el teatro del Principe Regente) dirigidas por Max Reinhardt, director del teatro Alemán, de Berlín, reuniéndose así los dos factores más interesantes del arte escénico alemán moderno. El empleado por Reinhardt tiene sus límites y sus más y sus menos. Con todo, tenía razón Mr. William Archer al decir que las representaciones de Reinhardt son lo mejor en el arte escénico moderno europeo actual. 1,0 principal no es el modo de representai que á veces no satisface, sino los cuadros escénicos, muy originales y de sumo gusto. Hasta ahora, jamás se habían visto cuadros tan hermosos y verdaderamente artísticos como, verbigracia, el acto bohemio de Cuen tos de invierno ó la escena del tribunal de El mercader de Fenecía, obras ambas de Shakespeare. L, o que haga Reinhardt en el teatro Artístico será seguramente cosa buena. No se sabe aún si seguirá el método acostumbrado allá en Munich en ese teatro, ó se atendrá á sus propios procedimientos. Respecto al repertorio, se darán obras de Sha- kespeare, Lessing, Schiller y Goethe. Este año se representó una muy curiosa d l teatro Español, el teatro de maravillas de Cer vantes, perfectamente representado. Otra interesante novedad teatral ocurre en Berlín. El teatro Real de la Comedia está sin director; Luis Barney, que lo ha sido hasta ahora, va á Hannover á dirigir la Comedia Real. Mientras dure el nombramiento de su sucesor, se ha nombrado consejero literario á Paul I indau, el habilísimo arreglador de El gran galeoto, de Eche- garsy. Su mérito literario ea el ya sesentón escritor está en haber hecho en Alemania lo que Sardou en Francia, piezas llamadas de salón. Algunas de ellas, verbigracia, MatlayMag dalena, muestran una seguridad en la acción y. una firmeza de diálogo que superan á lo habitual en ese ramo. En 1899 estuvo I4 ndau en el teatro Real de Meiningen, de intendente. Luego fue director del teatro Berlinés, donde tuvo dos grandes éxitos con de Ibsen que han dado la vuelta al mundo. Volvióle la espalda la fortuna cuando fue director del teatro Alemán. Después cortóse la coleta, y ha vivido retirado en casita, Ahora vuelve á andar en candelero con el nuevo nombramiento. Líndau es hombre práctico de teatro, tiene gusto literario y buen ojo. En cuestiones de su profesión, ni es reaccionario m revolucionano. Seguramente eiercírá influjo favorable en la nueva c mi ió- b la Oo uedia. Heidelberg antiguo y Sobre la fuerza, pieza ésta