Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ODO E L MlíNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO M 40 DE TODO EL DO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y mm TELEFONO X 4 CACERÍA K t G l A E N EL RINCÓN S. M. EL REY, AL LLEGAR A LA FINCA, ES SALUDADO POR LA SEÑORA- MARQUESA DE MANZANEDO Y EL SR. DUQUE DE SANTONA eficacia en tiempos menos adelantados que los presentes, para regular la vida en las regiones y para darles fuerza de resistencia contra las tentativas de opresión procedentes de los poderes extrarregionales, hasta pQUIVOCA C 1O N O MALICIA Uno de los que por causas demasiado complejas para cargos que analizadas en un artículo periodístico Viá los regionalistas se hacen con mayor fre- nieron al cabo á ser los pueblos sometidos á cuencia es el de suponerlos movidos por ro- veleidades de la monarquía absoluta, y más manticismos que, enamorados de añejas tra- tarde al capricho de los modernos políticos diciones, rancias costumbres y anticuadas del centralismo, más absolutistas y absolinstituciones, hoy anacrónicas, quieren res- ventes en el ejercicio del mando que los taurar todo eso resucitando tiempos medio- mismos monarcas absolutos. Felipe V, el nieto del autócrata francés evales. A ser cierta 1 a especie, razón leñaran ios que dijo: 331 Estado soy yo nos trajo á que contra tales propósitos arremeten, des- España tal concepto de la soberanía, monhaciendo fácilmente esos gigantes de trapo tando la nación á la francesa; sus hijos y sus nietos, fieles continuadores de tal política, por ellos mismos levantados. Ciegos é imbéciles serían los partidarios no permitían que Bspaña diera un paso sin del regionalismo, si con esto se propusie- mirar antes cómo movían los pies nuestros ran realizar retrocesos atávicos; pero es el vecinos, y así nos convirtieron en meros sacaso que ese intento no existe sino en la télites de Francia. Después, caída la momente de quienes se lo atribuyen, confun- narquía absoluta, tampoco nuestros goberdiendo, por falta de atención ó sobra de nantes han sabido sino copiar á los convenmalicia, lo que el regionalismo aspira á con- cionales y jacobinos franceses, que, descoseguir para mañana, con lo que, aparte ra- nocedores de lo que la libertad es, hicieron ones cíe momento que hoy se abonan, cons- ley de la naci 5 n su voluntad despótica, imtituye tazón histórica de su existencia en poniéndose por la violencia de turbulentas nuestra patria, como demostración de su minorías, á las que hoy substituye ea nues- EL PLEITO DEL REGIONALISMO Fot. Goñi. tra tierra, como instrumento de opresión, el secuestro de todos los resortes de gobierno, concentrando en manos del gobernante toda facultad, haciéndole único distribuidor del pan y el palo. Cual fueron los modelos salió la copia, Nosotros, los españoles, que habíamos disfrutado de castizas libertades que jamás conocieron los franceses; nosotros, que tuvimos ciudades y regiones, y gremios que en memorables y repetidas ocasiones supieron oponer infranqueable valladar á demasías de Reyes, validos y magnates; nosotros, que conocíamos los medios de conservar y aumentar libertades y fueros, fuimos poco á poco afrancesándonos, abdicando de la ruda dignidad, que no sólo no toleraba Reyes capaces de decir el Estado soy yo, sino que por boca de procuradores y diputados les. decía: cada uno valemos tanto como vos, y junios, más que vos- Recuérdense aquel lenguaje y aquellos procederes, aquel negarse de nuestras antiguas Cortes y estamentos á imposiciones de los Monarcas; compárense con la actual humillante y servil complacencia de Parlamento y pueblos á cuanto le acomoda hacer ó deshacer, con razón ó sin ella, al partido político que en candelero esté, invadiendo