Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 10 D E ENERO D E J 9 O 9 EDICIÓN i. a PAG. 14 La conclusión que üa sacado de esa clase de estudios es que el porvenir de Alemania está en el mar. Guillermo II es actualmente el dueño de Europa. La frontera rusa hállase indefensa; as tropas y los cañones, retirados durante Ja guerra ruso- japonesa, no han sido reeuii j) lazados; Moscou y San Petersburgo están ¡Indefensas. En la frontera francesa la movilización de las tropas alemanas puede efectuarse instantáneamente, mientras los franceses necesitarían catorce días para conseguir el mismo resultado. A FLOTA ALEMANA Se puede decir que el Emperador no ha heredado ninguna flota, y que no solamente ha creado una, sino que ha hecho más: ha comunicado á sus escuadras su indomable orgullo. Hay que tener en cuenta también que el Ejército naval ha prestado juramento á Guillermo II, pertenece al imperador y hará cuanto éste le ordene. Es an arma que el Kaiser puede lanzar contra Bus enemigos cuando le plazca y sin preliminares de orden político. -En el momento presente, Alemania no tiene ningún barco que valga lo que nuestro Eduardo VII, y éste es inferior á nuestro Lord- Nelson, á nuestro Dreadnougkt y, sobre todo, á nuestro Indomitable. La inferioridad ée Alemania es evidente. Ha emprendido la construcción de una nueva escuadra; pero las circunstancias son favorables á Inglaterra, principalmente porque la supremacía en el mar es para nosotros una cuestión de vida ó muerte, mientras que para Alemania es un lujo. A FLOTA INGLESA Uno de losfacto res más importantes de nuestra superioridad es la calidad del personal. Los barcos ingleses no necesitan prácticos. Los oficiales conocen las costas y los puertos del mundo entero. La disciplina es superior á la de la flota de los Estados Uniéos y á la de la flota francesa y más inteligente que la de la flota alemana: Esa disciplina puede compararse únicamente á la de Jas escuadras japonesas; pero el problema es más fácil en el Japón, á causa de la fe en el origen de la familia real y del culto de los antepasados. Por fin, nuestros barcos son los más rápidos del mundo. El Indomitable, el Inflexible y el Invencible andan 27 nudos por hora, seis más que el Dreadnought. Con barcos así se puede combatir cuando se quiere, donde se quiere y como se quiere. 1 OS ALMIRANTES Si estallara la gue -rra este año ó el año próximo, el almirante sir Arthur Wilson seria jefe supremo de las escuadras. Todos los Gobiernos extranjeros saben que es un bombre muy inteligente, muy enérgico y Eapaz de llevar á bien las empresas más difíciles. Seguimos todavía las tradiciones de nuestro maestro Nelson, que quería que las mafiiobras fueran, así en lo estratégico como BU lo táctico, una imagen muy exacta de la guerra. El Almirantazgo alemán, en una Memoria iirigida al Kaiser en Julio de 1908, ha maaifestado que la flota inglesa es cuatro vejes superior á la flota alemana. Es posible, pero no es bastante. Lo que necesitamos, si fuéremos conservar nuestro imperio, es que nuestra flota sea irresistible. L EJERCITO INGLES El Ejército activo de ia Metrópoli está compuesto por 115.107 hombres, y la reserva, por 128.9 S 4. Este ejército es insuficiente. -La situación es la siguiente: si Alemania ataca á Francia, no podemos, siendo aliados de ésta, abandonarla, y actualmente el LOS GRANDES ALMACENES C n la calle de la Luna, 11 (antiguo café de la Luna) se inaugurarán mañana unos grandes almacenes de tapicería, pasamanería y tejidos, que ha instalado el conocido industrial de la calle de los Estudios. 2, de Ejército inglés no es capaz de cumplir los compromisos contraídos con la República francesa. De modo que se presenta el siguiente dilema: ú organizamos nuestro Ejército en previsión de una guerra y aumentamos nuestra flota considerablemente, ó estallará un conflicto inevitable entre el dueño de Europa y el pueblo inglés. esta corte, don Eleuterio Martínez. Hermoso golpe de vista presentan los nuevos almacenes por la magnificencia del local, lo inmenso del surtido y el acierto que ha presidido en la instalación. cudiaauo, que está la alcaldesa, por culpa de su hombre, con muchos dolores, dolores demuelas Tripitín, tripitín, tripitín, tripitán, tripitán, tripitán, que los magos al pueblo han venío, y al Oriente los magos se van... Jil pobre zagal escucha lo que allá, á lo lejos, cantan; en la aldea, todo ruido; en el monte, todo calma; allí, la noche es alegre; aquí, triste y solitaria; en los lares de la aldea hay madres buenas y santas sin dormir hasta que vuelve los sus hijos á sus casas; entre los riscos del monté ronda el lobo la majada y el pastor cuida el rebaño y el frío hiela su alma. Ya el pueblo quedó tranquilo ya no se ven luminarias; entre los demás luceros brilla el lucero del alba; de la torre de la aldea pronto se oirá la campana; sentado junto al rescoldo aun el zagal ríe y canta. Corderillo, corderillo, dale el tu calor, cordero, al tu pobre zagalillo. Ven, que te quiero cordero mío; á tu lado la helada no me da frío. Y mirábale el cordero, y el zagal le contemplaba, y así, cantando, cantando melancólicas tonadas, se fue durmiendo, durmiendo, y á la luz de la mañana vióse al zagal que dormía al pie de la su majada y abrazado al su cordero, blanco cual paloma blanca. ANTONIO CASERO Salvatierra del Torra Enero, 1909. COPLAS DEL DOMINGO SALMANTINA Allá, en la cima del monte, al pie de la su majada, envuelto en la su anguarina y en su chozo de retamas, sentado junto al rescoldo, solo, el zagal ríe y canta, arrullando á t n corderillo blanco cual paloma blanca; la noche es noche de Reyes, noche purísima y clara; la luna ilumina el valle con resplandores de plata; desde el chozo se vislumbran del pueblo las luminarias, y ecos de alegres canciones el viento á las cimas manda; los mozos van recorriendo la ronda de casa en casa, coa badiles y rabeles, y es una visión fantástica el resplandor de las teas y el resonar de las latas. Tripitín, tripitín, tripitín, tripitán, tripitán, tripitán, que los magos al pueblo han venío, y los magos de Oriente aquí están. Saca los tus zapatos á la ventana, que venemos de Oriente con feligranas; sácalos presto, que en los tus zapatitos deje yo un beso. Y ahora vamos á ver á la Nasia, á mejor á la tía curandera, y al pasar por en ca del alcalde,