Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 9 DE ENERO DE 5909. EDICIÓN 1. PAG. 7. alenté de navio Sr. Iñigo, tenientes coroneles Sres, Souza y Palacio, oficial del Giralda Sr. López Cortijo, y teniente coronel, ¡agregado á la Embajada inglesa, Mr. H. C. iLowther. Por la tarde, á primera hora, el Rey estuco jugando al polo en la Casa de Campo, y íá las siete, después de haber tomado el té f ec Palacio, fue á visitar la Exposición de cuadros de Menéndez Pidal. Las Reinas y los infantes dieron sus pajseos de costumbre, y por la noche, la famitlia Real asistió á la función del teatro de ÍLara. Hoy se verificará la anunciada cacería en íííl Rincón, magnífica finca propiedad de la piarquesa de Manzanedo. Los cazadores saldrán en tren especial á las cinco de la mañana. El Rey irá en auto inóvil tres horas más tarde. Al anochecer regresarán los expediciona nos. Mañana irá el Rey á la cacería que en su flionor ha organizado el marqués de la Mina en La Flamenca, en Aranjuez. Asistirá á la cacería el presidente del Con Sejo. El defensor, D. José Luis Castillejo, solicitó elocuentemente la absolución de su patrocinado, porque, á su juicio, no hubo ame nazas ni cometió infracción alguna, á pesar de la liebre que cogió al entrar en la dehesa. ARMONÍAS CONYUGALES En la Sec -c j ¿n tercera de la Audiencia compareció ayer Gonzalo Garenyoa, acusado de un delito de atentado. Según parece, Gonzaio golpeaba despiadadamente á su mujer el día de autos, y al aproximarse un guardia para impedir que la paliza continuase, se revolvió contra el agente, si bien la prueba practicada en el juicio demostró que no había llegado á maltratarle. En vista de esto, el fiscal modifico sus conclusiones, pidiendo á ia Sala que imponga á Garenyoa un mes y un día de arresto mayor, como autor de un delito de resistencia, con la atenuante de embriaguez, qa. e es la calificación que defendía el joven letrado Sr. Llasera. 1 IN DEBUT El letrado Sr. Afán de Rive ra debutó ayer en la Audiencia defendiendo á un procesado por estafa. El fiscal retiró la acusación para el patrocinado del Sr. Rivera, después de practicada la prueba, que el nuevo abogado dirigió muy hábilmente, UN PASANTE Aguas buenas, aguas turbias, de ¡a capital de España que pasasteis de aguachirle á ser agua de borrajas, dejadnos morir en seco, que al fin seréis aguas mansas. Venga el cielo eti nuestro auxilio y líbrenos de esta plaga; porque es escribir en balde, cuando se escribe en el agua. RODOLFO GIL En breve se verificará ea San Sebastián la boda de la linda señorita doña María Ribero, nieta de los marqueses de Castellbravo, con D. Manuel lleras. Han regresado á Madrid ios marqueses de Irahasa. El próximo martes se verificará el anunciado baile en la Embajada de Inglaterra. Ha sido pedida la mano de la bella señorita María Peris Mencheta, hija del senador y periodista D. Francisco, para el hijo del doctor Esquerdo. La boda se cele rará á unes del invierno. Ha dado á luz con felicidad una hermosa niña la bella marquesa de Aulencia. Ayer contrajeron matrimonio en la iglesia de los Jerónimos la señorita Aurora Sela y nuestro querido amigo y colaborador el profesor de la Universidad de Oviedo D. F. Pérez Bueno. Ha fallecido en esta corte 1 a madre del distinguido ex ministro liberal D. Miguel Villamieva, al cual enviamos la expresión de nuestro sentido pésame. La Gran Peña celebrará junta general el próximo jtieves, á las ocho de la noche, para hacer el escrutinio de la elección de los cargos de presidente, cuatro vocales, tesorero, secretario y Comité de admisión. La votación comenzará á las dos de la tarde. La Audiencia de Valencia condenó á dos meses- y un día de arresto inayor y al pago de una indemnización de 75 pescas á tres vecinos de ViUalonga que rompieron el muro que da entrada al canal del Sindicato de riego del río Alcoy, en la huerta de Gandía, originando la salida de las aguas y con esto un grave perjuicio á los regantes, quienes durante tres días no puSieron utilizarlas. Contra esta sentencia se interpuso el, re curso de casación cuya procedencia y admisión sostuvieron los Sres. Cañoto y Mafia, oponiéndose á ello, á nombre del Sindicato, el Sr. Castillejo. ¡4 ECURSO E- -DE ADMISIÓN- PLAS DEL SÁBADO. ¡YA ESCAMPA! Madrid, ¿qué quieren dejarte al cabo de la jornada, si hasta el agua te encarecen cuando está ardiendo la fragua? De la cruz de los impuestos pende la villa enclavada; todos son á entristecerla, todos fueron á azotarla, y aun la escarnecen de corte cuando, maguer soberana, le ofrecen hiél y vinagre si se atreve á pedir agua. Los devotos de Epicuro van á estar aquí á sus anchas, porque nadie ha de obligarles á limpiezas que rechazan. Los discípulos de Baco, que por cerrarse las tascas ni se enmiendan, ni son menos, ni resecan su garganta, celebrarán con albricias la disposición tirana que otorga franquicia al vino, y al agua, potable, tasa. Agua- -dice el refranero, -porque ya se arde la fragua, y es chaparrón el impuesto del contador en las casas para quien viviendo en ellas nada cuenta y todo paga. Con el agua al cuello iremos, no como el pez en el agua, y nadie vendrá á salvarnos de asfixias que nos amagan, si la sed ha de ser crónica en la tierra calumniada que retrata el Manzanares y acaricia el C siadarrama. Menos mal que con el barro que el caro Lozoya arrastra podremos hacer pucheros, edificar buenas casas; decir ¡agua va! al vecino y nadar entre dos aguas. Mientras tanto, no es de rosas la en que los pobres se bañan, que aunque toda va al molino; las piedras no inueiec nada A K! VA LA LIEBRE! l l a r d o Bermúdez 1 TV- -Hernández tuvo un fofa la ocurrencia de dar un paseo por la T ílehesa de Guadarrama, llevando tras de sí leuatro magníficos galgos. A poco de entrar en la referida posesión, y donde menos lo speraba, saltó la liebre, que, como el mego de la fábula, corrió por entre unas matas; seguida de perios ¡hasta, que cayó en poder de los cuatro que la perseguían. I lsardo, seguro de que en el inundo hay anas, colgóse la liebre del cinto y siguió cazando; pero al poco rato saltó, no la pieza ¡que esperaba, sino un guarda, que, sin arnjbages ni rodeos, le exigió la licencia corresIpondiente. 1 Y al llegar á este punto de nuestra veJrídica narración, tenemos que detenernos porque no se sabe lo que sucedió. Lisardo asegura que al ser interrogado por el guarda púsose á su disposición sin ¡protestar ni oponerse á la denuncia de que le hizo objeto; pero el denunciante afirma que el cazador sacó un revólver y le amefnazó con éi, prometiéndole (terrible promesa) buscarlo, aunque se escondiera en lo tnás recóndito de la tierra, y castigarle duramente si cometía el desaguisado de llevar el asunto al Juzgado municipal 1 Eí guarda, sin hacer caso de tales amenazas, puso lo ocurrido en conocimiento del ¡jusst, y Lisardo fue procesado, comparecienido ayer tarde á responder de su delito de amenazas y de otro de infracción de la ley A TRAVÉS (fi 1 JN DRAMA DE AMOR P e d r o P a v a -jeant era un modesto empleado de comercio que vivía en la calle de Vangirad, da París. Su edad, cincuenta y un años. Se enamoró perdidamente de una muchacha joven, bonita, honesta, que admitió sus pretensiones amorosas á condición de legalizarlas como Dios y las leyes francesas ordenan. Rosita Boutonnet, que así se Jlarnaba la joven del relato, y Pedro Pavajeant se casaron y fueron muy felices... hasta que dejaron de serlo. Hace pocos meses, Rosita cambió de modo de ser con su esposo. Enamorado él de la casquivan- a joven, la hizo advertencias, la dio consejos, la suplicó, lloró... Las contestaciones de Rosita eran unas sonoras carcajadas. Convencido Pedro de que no lograría reconquistar el amor de su mujer, decidió callar y esperar. v Hace pocos días recibió una carta anónima previniéndole que su mujer le engañaba. La terrible prueba la tuvo el martes. Salió de su casa, anunciando, á su mujer que volvería tarde. Salió, en efecto, espió y vio entrar en su domicilio al hombre de quie ¿le hablaba el anónimo. Requirió el auxilio de un guardia de la paz, diciéndole;