Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. MARTES 5 DE ENERO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. 14. BARCELONA. LA FIESTA DE LA JOTA BANQUETE DE OCHOCIENTOS COMENSALES ARAGONESES EN EL TEATRO CONDAL Fot. Balkll. CAE EN VIERNES Ceñores lectores, tengan ustedes cuidado: el año que entra cae en viernes. Y dice ttn refrán castellano... Pero todos ustedes se saben de memoria el refrán. El día del viernes es todavía más funesto que el del martes. Aeaso la maldad del martes provenga de que ese día fue dedicado á Marte, dios de la guerra, y nada hay, seguramente, que ocasione tantas maldades como la guerra. Pero el viernes es mucho peor: en viernes murió Jesucristo, ¡y qué podemos esperar de un día en que matan á los justos! Echémonos, pues, á temblar. El año de 1909 cae en viernes. ¡Funesto principio! ¿Qué cosas acaecerán en este maléfico año... Trescientos sesenta y cinco días tiene el año á su disposición para molernos á desgracias. En esa larga hilera de días, ¿cuántas desventuras sé esconden? Cada día nos está esperando, acechando, forjando nuestro mal; cada amanecer de esos días de ese año maléfico trae á nuestra puerta una sorpresa. ¡Cuántas sorpresas... Pero las sorpresas de un año que cpmienza en viernes no pueden ser de ningún modo agradables. ¿Qué ocurrirá? ¿Caerá, por fin, Maura? ¿Subirá, por fin, el bloque? Después que baje Maura y suba el bloque, ¿qué ocurrirá? ¿Habrá revolución? ¿Habrá barricadas? ¿Continuarán los discursos? ¿Será ministro Unamuno? ¿Levantará una partida carlista Valle Inclán... ¡Oh, qué preñado de sorpresas amanece este año maléfico! Y entre tanto, el señor Destino ha hecho ya su catálogo de acontecimientos. Como un metódico comerciante, el señor Destino tiene ya puestos en regla sus libros de entradas y salidas. Tal día saldrá Fulano con dirección á la Eternidad; tal otro día entrará Zutano á servir en las filas de la Humanidad. El i. de Marzo le apalearán á Mengano indefectiblemente; el 15 de Abril se casará Perengana sin remedio. ¡Qué cosa tan fenomenal... Nos figuramos que los hechos ocurren según nuestro albedrío, ¡y luego resulta que el señor Destino lo tenía todo previamente apuntado y organizado! Yo soy tan fatalista como un moro. Pero si yo tuviese, cuando menos por espacio de un año, en mi poder el lápiz con que el señor Destino suele apuntar los acontecimientos, ¡qué de sucesos extraños y estupefacientes ocurrirían en el mundo! Desde luego dispondría que todos los grandes señores aborreciesen el automóvil, y que les diese la manía de montar en aeroplanos; de esta manera, los señoritos que antes nos atrepellaban, entonces ellos se descrismarían, y nosotros, en cambio, iríamos serena mente por las anchas calles. Haría después que los chinos invadiesen la Europa y la arrasasen, y que arrasasen también la América; haríamos, pues, cuenta nueva. ¡Porque esta civilización, fundada sobre un régimen de progreso financien resulta ya un poco inadmisible! Se acabarían los intereses del comercio, los intereses del trabajo, los intereses de la banca, los intereses del turismo... ¡Tantos y tantos intereses, en fin, cuyo fon- do consiste en una moneda de oro! Haríamos cuenta nueva, y acaso resucitásemos algún otro ideal más recomendable que este e- ideal moneda Después... ¡Ah, si yo tuviese en mi poder durante un año el dedo del Destino realizaría cosas bien estupendas! Pero de tan estupendas como serían, no pueden decirse. He ahí el mal de todas las personas iniaginati vasí que su imaginación tropieza demasiado pronto con la barrera de lo imposible. Grande imaginación, grandes propósitos, ¡pero los medios, qué pequeñitos! Sin embargo, señores lectores, no nagas ustedes mucho caso de los malos augurios No hay año funesto para quien posee ua corazón enérgico, un ánimo esforzado y una conciencia limpia. Contra el corazón fuerte no valen augurios ni maleficios; aunque el año principie en viernes, ¡ti corazón esforzado sabrá saltar por encima de él y salir triunfante! El ánimo todo lo vence. Yo se lo deseo á ustedes, señores lectores, y con el ánimo, un poco de esperanza, otro poeo de confianza y un granito de la sal de la vida: valor, amor. JOSÉ M. SALAVERR 1 A UNA IDEA DIARIA ola liquida. v- Mezclando cola fuerte con un volumea igual de vinagre, una cuarta parte de alcohol y un poco de alumbre, se obtiene una cola líquida inalterable. Se emplea en frío