Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO E L MUNDO POR CABLE, POR. TELÉGRAFO Y TELÉFONO jg jg jg DE 1 ODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y) B g TELEFONO -JKR D E S P U É S D E L TEMBLOR D E T I E R R A Fot. Trampus. N LO QUE QUEDA DE UNA CALLE DE MESS 1 NA. EN LA MAYORÍA DE ELLAS NO QUEDO UN SOLO EDIFJCJO EN PJE cosa era fácil saberla solo con tomarse el trabajo de contar por los dedos, de todas maneras tiene su mérito. El Sr. Oíd Moore no acertó jamás... Pero eso no quita para L AÑO ROJO Pues, ¿qué creían ustedes? que leamos con interés lo que todos los ¿Que madame de Thebes años nos anuncia, porque de esta manera iba á ser la única adivinadora con patente podemos tranquilizarnos, convencidos de del Gobierno francés? No, señores... Aquí, que si llueven desgracias sobre la tierra, seen I,o ndres, tenemos también nuestro adi- guramente no serán aquéllas con las que el vinador correspondiente, que goza de tanta Sr. Oíd Moore nos amenaza. El año 1909- -dice el Sr. Oíd Moore- -es celebridad en el Reino Unido como la Pitoel primer ciclo del planeta Marte. L. a innisa de los bulevares. Nuestro adivinador es el Sr. Oíd Moore, fluencia que ejercerá sobre la tierra será beque no deja pasar un año sin colocarnos las licosísima, y, por lo tanto, en todo el año no predicciones de rigor. Y van ustedes á ver habrá un instante de calma en el globo, lo que, según el Sr. Oíd Moore, va á ser el amenazado constantemente de guerras, dex solaciones y fieros males. año de 1909; Para abrir boca no está mal el parrafito Primeramente le ha bautizado llamándole El año rojo, con euyo título ha conseguido que nos sirve el Sr. Oíd Moore como introque nos estremezcamos de terror, desper- ducción, y aunque no puede convencernos tando al paso nuestra curiosidad. ¡El año mucho eso de la influencia del planeta Marrojo! No me negarán ustedes que el título es te, ni el carácter belicoso que hemos convesugestivo y se presta j) ara confeccionar una nido en dar á los martianos, respetamos la opinión del adivinador y hasta fingimos revista de gran espectáculo. i El Sr. Oíd Moore ha sido siempre ea creerles un poquitín. Después el profeta especifica y aclara sus sus predicciones un pesimista de mal agüeiro, á pesar de no haber acertado jamás. Si- vaticinios... En Enero de 1909- ¡poco hemos quiera madame de Thebes adivinó el año de vivir si no lo vemos! -una guerra europasado que la Reina Victoria de España da- pea estará á punto de estallar. No se asusría á luz un segundo vastago, y aunque la ten ustedes... Cuando parezca que las poDE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EÑTONDRES E tencias van á comenzar á tirarse los trastos á la cabeza, el emperador Guillermo hará una entrada sensacional- ¡que vaya si será sensacional después de su prolongado silencio! -y el peligro quedará conjurado. En el mes de Febrero, el Japón y los Estados Unidos, á pesar de sus recientes tratados de amor y amistad, romperán las relaciones, se devolverán las cartas y el pelo y movilizarán las formidables escuadras respectivas. Tampoco hay que asustarse por esta vez... I os Estados- Unidos y el Japón haránse mutuas concesiones y volverán á ser buenos amigos, dando al mundo un ejemplo de prudencia y moderación que será muy comentado. Hasta ahora, según las predicciones del Sr. Oíd Moore, el año 1909 no justifica su titulo de año rojo... Más bien podría llamársele el año de amagar, amagar, y no dar. De Febrero á Mayo podremos vivir tranquilos, sin temor á que estallen nuevos conflictos. En Mayo surgirá una nueva revolución en el Afganistán y la sangre correrá á torrentes. La campaña será costosísima, porque durará nada menos que hasta Diciembre, sin que nos diga el Sr. Oíd Moore si vencerán los revolucionarios ó si, por el contrario, resultarán vencidos.