Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 4, DE ENERO DE 1909. EDICIÓN 1. PAG. l Papa y el clero. hermanos enfermeros y 20 hermanas de Sao La figura de Pío X resalta al par de la Vicente de Paúl. El personal de los hospitales pontificios de los Reyes Víctor Manuel y Elena en este ha salido esta tarde para Ñapóles, donde le grandioso movimiento de caridad y des- j prendimiento. x N DESASTRE NACIONAL No sola- indicarán el itinerario que debe seguir. El hospital habilitado en el palacio de Las estadísticas de hoy hablan de 100.000 mente ItaHa, sino también todos los pueblos civiliza- muertos: 70.000 en la región de Messina y 1 Santa Marta, del Vaticano, por Su Santidad, será capaz para 300 camas. dos, están de luto con motivo de la catás- 30.00 en Calabria; pero esas cifras son quizá trofe que se ha producido en Sicilia y en demasiado optimistas. La asistencia de los heridos estará á carCalabria. La inmensidad de esa catástrofe La escuadra que se hallaba en aguas de go del Colegio Médico- quirúrgico del Vatiaterra. Tarento y en el Estrecho de Messina ha lo- cano, y todos los gastos de medicación, aliLas primeras noticias llegaron anoche. grado llegar al lugar del desastre, después mentos y ropa serán satisfechos por el Papa. En el orden espiritual también ha dictado de luchar con grandes dificultades, pues lá Messina la blanca, Messina la ciudad encantadora del sol, con sus palacios, sus her- navegación por el Estrecho es peligrosa, á disposiciones Pío X, encaminadas á llevar mosos paseos, sus alegres muelles y sus jar- causa de las modificaciones que han sufrido paz á las conciencias y tranquilidad á los ánimos abatidos. con el terremoto las tierras submarinas. dines llenos siempre de flores, ha sido desDe acuerdo con los prefectos de las ConEn el lugar de la catástrofe se han reunitruida por un terremoto y por una terrible do la escuadra inglesa del Mediterráneo, la gregaciones y del Penitenciario general, ios marejada. La primera impresión fue de duda; pero escuadra francesa y los cruceros rusos que obispos de Sicilia y Calabria han recibido órdenes y facultades excepcionales para ablos periódicos publicaron pronto ediciones navegaban en el mar Jónico. solver pecados reservados y liberar del peso ¡Una manifestación hermosa de simpatía especiales. internacional, á la que no han concurrido de excomuniones y anatemas y toda otra ¡La noticia era cierta! pena eclesiástica in articulo mortis. Asimismo Después de las noticias de Messina; llega- los austríacos, que son aliados de Italia La suscripción nacional, abierta por un se les ordena legalizar canónieamente todos ron Iss de Reggio, estas últimas indirectamente, porque resultaron cortados el telé- Comité presidido por el duque de Aosta y los concubinatos que hubiera entre las vícgrafo, el teléfono y hasta las comunicacio- formada por hombres eminentes de todos timas. nes por medio del telégrafo sin hilos de los partidos, ha reunido en cuarenta y ocho I os Reyes. horas 500.000 francos, aunque no se han reMarcom. Sus Majestades Víctor Manuel y doña En los ministerios del Interior y de la cibido todavía las suscripciones de los esta- Elena llegarán esta noehe á esta capital, Marina pasaron la noche en vela. Se reci- blecimientos de crédito y de las Cajas de continuando desde aquí su hermosa obra de bían sin cesar noticias, se transmitían órde- ahorro. Se cree que la suscripción, prescin- caridad y amor para su pueblo. nes febrilmente. La estación del telégrafo diendo de los subsidios del Gobierno y de La reina Elena no sufre, afortunadamenMarconi, establecida en el Monte Mario, lo- los del Vaticano, alcanzará ro millones. te, de las ligeras contusiones que recibió El desastre es inmenso. Con él termina el en Messina al verse arrollada por los herigró ponerse en comunicación con la isla de año 1908, año bisiesto, y por eso mismo nePonza y con los acorazados B. Brin y Reina dos que huían al sentir un nuevo terreMargarita, anclados en Ñapóles. Se recibie- fasto, según la tradición romana. moto. ron algunos telegramas de Milazzo, pero FRANCO FRANCHI. Oufragios. Messina y Reggio guardaban un silencio Roma, i. Enero. En todas las iglesias de Roma se han profundo y trágico. celebrado hoy misas por el eterno descanso Hablábase de millares de casas derrumde las víctimas de Sicilia y Calabria. POR TELÉGRAFO badas, de millares de muertos, de infinidad Todos los templos estuvieron llenos da de heridos, El mar y el terremoto habían DE NUESTRO CORRESPONSAL SR. FRANCH 1 fieles, reflejándose en todos el dolor y la sepultado una región extensa de Italia. ROMA, 3 8 H consternación sentida por la inmensa caEl rey Víctor Manuel y la reina Elena tástrofe. n eprimiendo el pillaje, han salido, sin perder un minuto, en un En la iglesia de San Pedro ofició monsev El Gobierno ha decretado el estado de tren especial. En Ñapóles fijarán su itinerario. Un envío de 200 000 francos precede á sitio, proclamando la ley marcial en toda la ñor Cappetelli, patriarca de Constantinopla, asistido por el cardenal Ratnpolla. región castigada por los terremotos. los ilustres viajeros. Acompañan á los ReTanto en los templos como en las cailes Las autoridades militares proceden, ateyes los ministros de la Guerra y de Obras públicas y el teniente general Fecia de Cos- niéndose á dicha ley, á reprimir y castigar se han hecho productivas cuestaciones para engrosar los socorros. en el acto, fusilándolos, á los que, aprove sato. chándose de tan terribles circunstancias, se El Papa tuvo noticias de la catástrofe por dedican á un bandidaje inicuo. el rumor público primero, y luego por un DE NiESTRO SERVICIO PARTICULAR En poder de muchos ladrones se han endespacho de Mons. Morabito, obispo de MiHGJÍIA, 3 I 2 A l contrado fuertes sumas de dinero y cantidae leto. Como el telégrafo y el teléfono seguían Amanda de socortob. interrumpidos, Pío X recurrió á la estación des muy considerables de alhajas, robadas El rey Víctor Manuel, en un ¿esradiográfica del Monte Mario para comu- unas entre las ruinas de las casas, y otras pacho que dirige á su Gobierno, confirma arrancadas con feroz crueldad á los heridos que las poblaciones de Pellaso y Reggio nicar con el cardenal Lualdi, arzobispo de Palermo; con el cardenal Francica- Nava, y á los muertos, rematando á aquellos de han quedado por completo destruidas. En arzobispo de Catana, y con Mons. Letterio los primeros que oponían alguna resisel mismo telegrama pide que se envíen más d Arngo Ramondini, obispo de Messina. El tencia. socorros para las víctimas de los pueblos Casi todas estas bestias humanas forma- asolados en la costa caiabresa. ministro de Marina puso á la disposición de Su Santidad los aparatos radiográficos; ban la población penal, evadida délas cárEl número de salvamentos disminuye. pero no se consiguieron noticias hasta muy celes al abandonarlas sus guardianes er. el El Rey regresa á Roma, y en su lugar entarde. Quien las dio fue el cardenal Lualdi. momento de la catástrofe. viará á los sitios azotados por la desgracia Las comunicó terribles. Se trataba de un al duque de Genova. e nerosidad ejemplar. desastre inmenso, irreparable. Algunos periódicos dicen que el Gobier 1 Las infinitas suscripeiones nacionales no destinará treinta millones de liras de los El obispo de Messina, Mons. Ramondini, había quedado sepultado bajo los escom- abiertas para recaudar socorros constituyen remanentes de los presupuestos á 2 a orgabros de su obispado; la catedral estaba en un verdadero plebiscito de gensrosidad franización de socorros. ruinas; el seminario se había convertido en ternal y altruista desprendimiento. Además se proyecta un recargo transitoLas listas se llenan de nombres pertene- rio á varios impuestos existentes, como retumba de algunos centenares de individuos. cientes á todas las clases sociales; las ofer- curso para atender, después de bien estuLas tres cuartas partes de la ciudad estaban destruidas; las comunicaciones, cortadas. El tas son realidad en el momento, y el dinero diada, á la reconstitución de las ciudades cae á manos llenas en los encargados de destruidas. gas había producido incendios que comple iistribair los socorros. taban aquella obra de destrucción. LISBOA, 2, 3 T. Señoras de elevada posición se desprenEl Papa, muy impresionado, pensó Inmei os auxilios de Portugal. diata, mente en mandar socorros. Resolvió den de sus joyas, y los empleados más mo El crucero Vasco de Gama, marchará que éstos se elevarían, desde luego, á la can- destos dejan gran parte de sus haberes en en breve á Messina llevando socorros. las arcas de la caridad. tidad de un millón de francos, de los cuales Se están organizando en los teatros de m Gobierno estudia créditos extraordinaenvió en el acto 50.000 á los obispos de Miesta capital funciones benéficas para allegat leto y de Palermo. Luego, con admirable rios, y et Parlamento está convocado para recursos con destino á las víetimas de la caenergía, Pío X convocó á los médicos de los una inmediata sesión extraordinaria, coa tástrofe. hospitales volantes agregados á los Cuer- el fin de promulgar una ley especial que CÁDIZ, 3 T 5 pos armados del Vaticano, y ordenó el en- remedie en lo posible los inmensos daños de la catástrofe. vío inmediato de esos hospitales, que están p l Princesa de Asturias. El alcalde de Roma, Sr. Nathan, ha conorganizados como la Cruz Roja, á Sicilia y Espérase al Princesa de Asturias, destí á Calabria. Tres hospitales han sido movi- vocado también para una reunión magna, nado á Messina. dedicada á arbitrar recursos, J lizados, y con ellos van nueve médicoy, 16 El material sanitario que la O u z T? oU da LOS TERREMOTOS DE ITALIA E u D G T