Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL, D O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO m m m DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO t i -j vm HHB EL TEMPORAL EN BILBAO EL PUENTE DE LA ISLA, EN EL BARRIO DE LA PEÑA, ARRASTRADO POR LA CORRIENTE DE BARCELONA Fot. Fort. ELECTORES Y ANALFABETOS p l censo electoral de España, hecho con arreglo á la ley de 1907, viene dando lugar á muchas y muy amenas disquisiciones. Una más en la serie no ha de parecer enojosa. Siempre es interesante acudir á las fuentes de la soberanía nacional y examinar su pureza, su abundancia, su legitimidad. Pero ¿constituye la estadística un juicio completo ó un simple dato auxiliar? Si el convencimiento que perseguimos es de índole puramente cuantitativa; si se trata de fijar una relación aritmética, por ejemplo, población, densidad, mortalidad, entonces la estadística, que opera en un terreno propio, puede suministrarnos el conoeimiento completo, sólo á condición de que sea fiel y depurada. Ahora, cuando nos esforzamos en hacerle decir lo que ignora, lo que no puede saber, lo que cae más allá de bu propia esfera, entonces la estadística es una herramienta que sirve á todo linaje de causas y á todo género de señores, aunque á ninguno con lealtad. Bs, además, eminentemente objetiva. Toda intrusión del subjetivismo pasional la bastardea, la destituye de su autoridad y acaba, al poco tiempo, por desacreditarla. De las cifras que se han barajado recientemente resultan dos millones y medio de electores españoles que saben leer, contra unos dos millones de electores analfabetos. Comparando provincia con provincia y región con región, aparecen no poco alterados y trastrocados los valores de cultura, de TOMAS ALARCON (MAZZANT 1 N 1 TO) GRAVEMENTE HERIDO EN UNA TIENTA DE RESES BRAVAS prosperidad, de progreso, admitidos habitualmente. Las sorpresas son bastantes: Valencia, las Baleares, Tarragona, pasan al último término, es decir, al 3 e las comarcas dominadas por una mayoría de analfabetos sobre una minoría de instruidos. Galicia y Aragón resultan más adelantados que Audalucía, Murcia y el litoral levantino; Cataluña, muy por debajo de Castilla, exceptuando la parte de Ciudad Real; Barcelona, muy por debajo de Madrid; la meseta central, haciendo un papel mucho más lucido que la periferia. Yo reconozco el mérito de las comarca. que resultan en lugar preeminente por lo que se refiere á instrucción pública. Es un dato significativo, aunque esté lejos de ser decisivo en asunto tan complejo como el déla cultura. El Gobierno habrá sido allí más cuidadoso que en otros lados; la población se habrá sometido más dócilmente al hábito de la escuela; una mayor aptitud, una mayor facilidad de la raza para el aspecto teórico de los estudios, le habrá permitido aprovechar el tiempo ventajosamente. No se habrá contado tampoco con inmigraciones de grandes masas que puedan alterar, como en Barcelona, la característica local. No conocen el factor de los analfabetos por desuso, tan importante en Cataluña, y especialmente en sus comarcas rurales, merced á la diferencia de medio lingüístico entre la vida real y la enseñanza, que requiere un doble esfuerzo y un doble perío-