Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 3i DE DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN PAG. 5. nes deben ir los trabajadores? ¿Y es con gente así con la que deben ponerse en contacto los asalariados y á la que deben encumbrar? Locos ó escasos de dignidad estarán los proletarios que hagan caso á semejantes parlanchines y se pongan á su lado para secundarles en su campaña política. ¿Se podrá afirmar, después de esto, que los socialistas españoles votarán con los liberales? 1 A INVITACIÓN DE MAURA Extrañaal guna gente que los liberales no digan en el Parlaxnento lo que dicen en provincias. Se contesta á esto que lo que importa es ponerse en contacto con el pueblo. Pero no quita una cosa á la otra. Si se hiciera una manifestación rotunda y solemne en el Parlamento, ella daría gran fuerza á lo qae se dice en provincias; las masas liberales de provincias encontrarían en ello motivos de confianza y enardecimiento. Sin embargo, la manifestación en el Parlamento no se hace. Se dicen muchas cosas en provincias; de creer á estos oradores, vivimos oprimidos, tiranizados por los conservadores; el Sr. Maura es un déspota y un obscurantista; nos circunda una espantosa cerrazón (frase ésta del Sr. Pérez Galdós) no tenemos libertad para pensar ni para escribir; lo que sucede en España es una vergüenza y un boehorno; los conservadores son hombres de espíritu mezquino é intolerante. ¿Por qué no se dice todo esto, y otras muchas cosas, en el Parlamento? ¿Por qué no se dice también lo que el partido liberal ha de hacer desde el Poder? i Tenga en cuenta el lector que lo que se dice en el Parlamento es lo que queda y forína jurisprudencia. Una convención tradi cional en la política hace que en las discusiones y polémicas parlamentarias no se ¿cite sino muy raras veces lo que se dice fuera del Parlamento. Se alega siempre al discutir con un adversario lo que éste ha dil ¡cho en el salón de sesiones y consta en el Diario- L, o que un político dice fuera no se suele citar como antecedente parlamentario. De este modo, todos estos discursos que se pronuncian en provincias, tan valientes, tan ardorosos, serán como humo si en el Parlamento no tienen una confirmación solemne. ¿Por qué esta repugnancia á decir frente al presidente del Consejo lo que de él se dice ante millares de españoles? En la sesión celebrada en el Congreso el 17 de Diciembie (día de la interpelación Cambó) estando hablando el Sr. Maura le hizo una interrupción un diputado liberal. ¡El Sr. Maura recogió de esta manera la ínItemipción: Me alegro mucho de la interrupción, porque ella me convida á decir que, cuando dentro del Parlamento, que todas las tardes celebra sesión en ¡os días hábiles y á cuyas sesiones suelo asistir yo con alguna asiduidad, haya alguien que tenga algo que decirl e al Gobierno, por cualquier derivación más lp menos natural de las cosas á que se alude ahora, aquí estamos nosotros. El Sr. Maura añadió las siguientes palabras, que debe leer detenidamente el público ¡ele provincias: Yo, de las cosas que no tienen voz aquí, nacional, que de ÍSO ya hablaremos en oca- miento, dedicando á este examen desde l a s sión más oportuna, digo que nosotros estamos cinco hasta que terminó la reunión. Algunos periodistas, extrañados de u n en el Parlamento á disposición de los señores didebate tan prolongado sobre ese asunto, inputados constantemente. Interpelad y veréis cómo os contesto, ha dicho terrogaron á todos los ministros, y todos el Sr. Maura. ¿Hay alguien que interpele? ellos se mostraron UH animes en afirmar que ¿No daría esto mucha fuerza en provincias? el Consejo estuvo dedicado casi en absoluto á ese asunto, porque se trata de u n a reforma AZ 0 R 1 N de tan alto interés, que forzosamente tiene que ser examinada minuciosa y detallada mente por el Consejo. Al preguntar al ministro de la Guerra si p l loco dios preside el tiempo. Cuando, se había acabado el estudio del proyecto, después de los anuncios telegráficos y contestó: del vendaval del martes, esperábamos ayer- ¡Ni en un trimestre se acaba! un día de perros, amaneció el cielo azul, briI a otra parte del Consejo estuvo dedicalló el sol y tuvimos una temperatura apaci- da á la aprobación de expedientes de difeble que para un par de meses la quisiéra- rentes departamentos. mos. Se conoce que el año que acaba quiere El ministro de Fomento dio cuenta de u n dejarnos una buena impresión. Dios se lo expediente sobre adquisición de petróleo pague. para los faros, y de otro sobre una compeSe acabó la discusión municipal. L a fiera tencia entre el Ayuntamiento de I, as PalJunta de asociados se cortó las uñas des- mas y el ramo de Guerra acerca de permuta pués de toser fuerte, se volvió á reunir y de terrenos con destino al hospital militaraprofeó lo que faltaba de los presupuestos á No llevó el proyecto sobre el ferrocarri la cuarta velocidad. directo entre Madrid y Valencia, reservan- 1 Notas consoladoras del día: nna solemni- dolé para uno de los próximos Consejos. dad en el Asilo del Corazón, con asistencia El ministro de de un de las Reinas y con beneficio para los des- expediente sobre Hacienda dio cuentala Junreorganización de validos, que es lo esencial, y una fiesta del ta de construcciones civiles. árbol de Noel en la Cárcel de Mujeres, para Quedaron aprobados varios expedientes alivio y recreo de las infelices recluidas. Notas desagradables, varias; no podían deYtrámite lo que sucedió en el Consejo, se- faltar: un muchacho aplastado por un ca- gún esto es afirmación de los ministros. rro, una criatura asfixiada en la cama, un LA ESCUADRA suicidio con la consabida cuerda- moda en ese género de sports; más detenciones de p l ministro de Marina dijo ayer al entrar complicados en la expendición de moneda al Consejo que hasta dentro de ocho ó falsa, varias raterías, incluso el eterno timo diez días no habrá terminado el dictamen del portugués, etc. sobre la adjudicación del concurso para la Tampoco faltó un crimen para variedad construcción de la escuadra. MADRID AL DÍA del programa; una partida de tute, y acaso en ella alguna serrana, en el- café de San Millán, y como remate, una puñalada. Por el Gobierno civil, desfile de dos comisiones: de vinateros, para protestar contra el impuesto que ha acordado establecer el Ayuntamiento; de vaqueros del extrarradio, para cosa parecida; de comerciantes, á quienes ha de afectar la construcción de la Gran Vía, para que se tenga en cuenta su situación. De política, nada; hubo un Consejo de ministros muy largo; pero á ninguno de ellos se le ocurrió dar gusto á los impacientes iniciando una crisis que coincidiese esta noche con las consabidas uvas del nuevo año. Por la noche no hubo más novedad de teatros que la de El barbero de Sevilla en el Real, cantado por la simpática Pareto y el inmenso Titta Ruffo, que enloquecieron al público. Gracias á Dios que la Pareto no se volvió loca en la escena, como venía ocurriendo en cuantas óperas cantó hasta aquí, Lucía, Hamlet, Puritanos... En todas acaba, la EL SR. MORET J Jl oy, por la mañana, llegará á Madrid el Sr. Moret, quien renuncia por ahora á su viaje por Francia. EL TRATADO CON ALEMANIA 1 nterrogado el ministro de Estado sobre las negociaciones que se dice se han iniciado para concertar un Tratado de convenio entre España y Alemania, negó la versión, diciendo que hasta ahora el Gobierno nb ha hecho otra cosa que cambiar algunas frases de cortesía con el nuevo embajador de aquella nación, barón de Tattenbach. Respecto del Tratado entre Alemania y Portugal, dijo élSr. Allendesalaj ¿ar que aun no se conoce lo suficiente para formar juicio acerca de él. LA MARINA Y EL GOBIERNO pobre, loca perdida, INFORMACIÓN POLÍTICA CONSEJO DE MINISTROS p i n p e z ó el Consejo derninistros celebrado w ayer á las tres- y media de la tarde, y terminó cerca de las nueve de la noche. Ú? Í ¿as cosas que no se dicen aquí, soy arbitro Durante la celebración del Consejo se enfeara opinar si necesito ocuparme de con- tregaron los comentaristas del Salón de Contestarlas, si debo creer que ellas llevan en ferencias del Congreso á la tarea de profetit í mismas la contestación, si debo hacer ó zar graades acontecimientos relacionados íno caso; en eso soy arbitro y soberano; pero con esa reunión. N o faltó quien, queriendo 1 de las que se dicen aquí, no; y como estáis ahí ver m u y lejos, relacionaba el Consejo con el iodos vosotros, cuando queráis, en vez de inte- regreso del Sr. Moret á Madrid, rrumpirme, interpelad, y veréis cómo os contesto. Pero terminó el Consejo, y se vio, á juz (Muy bien, en ¿a mayoría. Sin que yo entre gar jjor los informes que del mismo p u d o ¡ahora á juzgar, porque no tengo ningún in- adquirirse, que lo tratado en la reunión fue terés en promover el debate, algún día quizá lo siguiente: sacaremos esa cuenta, el concepto que se va Se ocupó el Consejo preferentemente en tgaiencio del ParSanento en la vida política examinar el proyecto de ley sobre recluta- p l gobernadorde Baleares ha telegrafiado al señor presidente de Consejo lo siguiente: En banquete celebrado á bordo de la corbeta Nautilus, me ha rogado comandante le salude con toda efusión, pues al hallarse hoy en el pueblo natal de vuecencia, no puede olvidar que vuecencia y el Gobierno han obtenido de las Cortes la ley que será el comienzo de la restauración de la Marina, á la cual, desde la escuela de guardias- marinas que dirige, procurará contribuir con todas las vehemencias de su alma, inculcando en éstos los sentimientos de amor, de respeto, de sacrificio y de abnegación para cumplir los sagrados deberes con la patria y con el Rey. El presidente del Consejo ha contestado en estos términos: Sírvase manifestar al comandante de la corbeta Nautilus que al corresponder con mi saludo quedo muy agradecido y complacido por sus manifestaciones. Sólo el alto y noble espíritu de, ellas alentando al personal de la Marina podrá hacer fructíferos los desvelos persistentes en toda mi vida, encaminados á que España no carezca del indispensable poder naval.