Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO E L MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO m m m M DE TODO EL MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONO LA PROPAGANDA DEL BLOQUE MITIN CELEBRADO EN LA PLAZA DE TOROS DE MURCIA. EN LA TRIBUNA, EL CONDE DE ROMANONES PRONUNCIANDO SU DISCURSO Fot. Miraües. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL recién llegado entraba en la sala y no se gente, y el suizo repite una vez y otra la apresuraba á quitarse el sombrero, estallaba frase sacramantal: ¡No hay mesa! un escándalo formidable: ¡C iapeaul ChaDentro, en tanto, la alegría aumenta; la peau! -gritaban doscientas voces, y llovían batalla de flores arrecia, y constantemente EVE 1 LLON Comenzó el Reveillon con sobre el pobre clac los bouquets de flores y los criados depositan nuevas cargas de mula apertura del primer Sa- las damas palmoteaban alegres, chillando: niciones en las mesas, elegantes cestitos llelón Aeronáutico por la mañana; los estu- Chapean! ¡Chapean! nos de bouquets que de extremo á extremo diantes festejaron el día á palo limpio en el Las más lindas artistas parisinas hallá- de la sala se arrojan á puñados los contenbarrio Latino, y por la noche asistimos á la banse allí mezcladas con las nobles y aris- dientes Premüre de Noel en Sevilla, pantomima canta- tocráticas damas que componen la clientela ble y bailable de Rene Maiseroy y Quinito habitual del restaurant de la avenida de la D ompen los tziganes á tocar de pronto, y Yalverde. Opera, rivalizando en lujo y elegancia, todo el mundo canta las últimas cauEn el Salón, á la hora de abrir las puer- arrastrando toilettes de 5.000 francos, lucien- ciones en moda. El público arrastra á Quitas, estaban montando todavía el modelo do diademas y prendidos que valían millo- nito hasta el sitio donde está el piano y ie del aeroplano de Wnght, que es, natural- nes. ¡Oh! El espectáculo era de veras inena- obliga á que ejecute sus recientes producciones La danza gitana, La Fornarinette, damente, lo más interesante del concurso y lo rrable... ¡Diríase que son treinas! -oigo deque París entero quiere ver; en el barrio cir á mi lado. Y al extender la vista por el velitos... Porque Quinito es ya conocido en ¿atino continúan las manifestaciones con salón, viendo los soberbios trajes con que todas partes, se le busca, se le solicita, y garrotazos, intercalados en el texto oficial, y medio visten sus cuerpos adorables las mu- hasta en la revista de la Gaite Rochechouart en el teatro Olimpia, Quinito Valverde tuvo jeres, cegado por las espadas de luz que hay un personaje que habla de la música un gran éxito. ¡Otro más! Podíamos, pues, lanzan los brillantes, gordos como avella- española, modernizada en París por el solemnizar el Reveillon alegremente, y fui- nas, que se agitan temblorosos sobre las ca- maestro Valverde Y Quinito toca lo que le mos á ocupar nuestros puestos- -con mu- bezas, sobre los pechos, en las orejas y en piden, mientras el público tararea la letra chos días de anticipación encargados- -en la los brazos, pienso que, en efecto, estas cria- francesa de todos esos números de mú sica España son populares, coqueta sala del Café de París. turas son verdaderas reinas: son las reinas que enla Paraguaya, como el como el Cu- cu, como Pom- pom, que ¡L. a sala del Café de Parísl Imposible des- de París. eribir nada más lujoso, nada más elegante, Y como á Reinas se las trata... Un servi- aquí se llama Pum- pum. Y a pas besoin de savoir l espagnol, nada más chic! Unidas las mesas unas á cio de Policía custodia las puertas, cerradas, la langue du Tyrol, otras, el público, apelotonado, disparábase del restaurant, donde el suizo de guardia, le Ture ou le Mogol; ramos de flores; mil juguetes repartidos por con una lista en la mano, recibe al público á París, á Londres, comme á Kartun. todas partes, grandes globos atados al cue- que llega. Todo el que no había encargado llo de las botellas de Champagne, trompetas, puesto para esta noche se queda sin entrar. ¡caramba! y a qu faire: Pum- pum. sombreros y cascos de cartón... Cuando un Y los automóviles avanzan cargados de Ya sé, ya sé que sonreiréis al leer esto A B C EN PARÍS R