Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNPOR TELÉGRAFO Y DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELEFONÓ L PRIMERA EXPOSICIÓN AERONÁUTICA PARÍS. ASPECTO GENERAL DE LAS INSTALACIONES EN EL GRAND PALA 1 S DE BARCELONA Fot. Branger. El mismo espectáculo de la civilización en sus formas más completas y eminentes, y la misma desigualdad de su distribución DESPUÉS en Europa y América, dícennos que aquélla coexiste con la República federativa, con la DEL CENTENARIO unitaria, con la Monarquía templada y has Toca á su término el año 1908, centenario feudal. A la inversa: hay de la guerra de la Independencia. Se sos á la nación alemana, y convertía en leva- ta con un Imperio las instituciones políticas dura de redención las hieles del oprobio y que reconocer que cerró la Exposición de Zaragoza; han acaen teoría más perfectas no han conseguido bado los festejos conmemorativos. Nadie la impotencia. Y Alemania tomo el camino largo para evi- arraigar ni una sombra de civilización en habla ya de la interesante fecha. I, a expecpueblos indóciles y que no se resuelven á tación del público se ha desvanecido por tar rodeos y llegar con seguridad y más de- capacitarse por sí mismos. prisa al término del viaje. No pidió á las completo. Antes de que un olvido total De esta manera, la Germania Victríx de arrastre ese episodio, ¿no convendrá dedi- convulsiones de la política pura más que lo estrictamente necesario para su obra, ci- nuestros días ha celebrado el centenario de carle un comentario de despedida? Alemania conmemoró también el mismo frándola easi entera en la transformación la Alemania amorfa, humillada é inconsticallado de su recuerdo, en forma distinta de la conmemo- individual. Más que á modificar las formas tuída de 1808 con el himno elocuente que grandeza actual, más ración española. Allí se celebró una derrota externas y adjetivas, dedicáronse todos los propia las proclamas, arengas y derrames material, inaudita y sin precedentes, de la esfuerzos á operar sobre el contenido de la todas que surgió el ansia implacable de la reha- nación, á transformar y robustecer la pri- oratorios. Ella ofrece el gran ejemplo mobilitación. Allí se inauguró un monumento mera materia: el individuo, el ciudadano. derno de las redenciones ycolectivas. Toda es remordimiento. para perpetuar la memoria del desastre y No se dejó engañar la conciencia pública ella ellahija de contrición obra maestra del En reconocemos á la evocar los días lúgubres de Austerlitz, au- por esos vanos espejismos que ofrecen la sacrificio expiatorio y del culto á la volunrora y preludio de un asombroso desquite. felicidad emanada exclusivamente de u n a tad; en ella saludamos á la primogénita de De la humillación brotó un manantial de carta, de un estatuto, de una constitución, la diseiplina correctora y hallamos el ejemenergía silenciosa y fecunda. I, a adversidad de una palabra sonora. Ellas carecen de plo fortificante y sublime de la enmienda. tocó los corazones y templó la voluntad de valor substancial y de eficacia creatriz. No ¿Que ha tenido la suerte de toda una raza, elevándola á la región del pueden sacar ex nikilo una civilización, una bres providenciales Nadie lo poseer homdiscute. Mas entusiasmo supremo. Cuanto había de co- cultura, ana prosperidad económica, allí falta saber si esos genios hubieran podido teji rrupción, de molicie, de escepticismo pa- donde el tejido social no las haga previa- madurar en otro país y si eran producto y ¿triótico en aquellas clases directoras, con- mente posibles. virtiéronlo en sentido heroico las generaciones siguientes, que surgieron maravilladas entre la apoteosis metafísica de Hegel y la apoteosis artística de Wagner. Hace un siglo justo que Fichte fecundaba dolorosa mente el alma de su pueblo con los Discur-