Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 26 DE DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4. W en los autores franceses cuándo, á pesar ¡No llevéis á vuestras mamas á ver esta obra! Y a v e e l señor senador Rivet cómo las causas de la decadencia del teatro francés son distintas de las que él supone. No hay que culpar á las comedias extranjeras. ¡Pobres autores extranjeros si tuvieran que vivir de lo que producen las obras que logran ver estrenadas en París! Y por lo que se refiere á los teatros que el Estado subvenciona, el único donde predomina el repertorio extranjero es la Opera Cómica, en el que vemos por lo menos tres veces á la semana el nombre de Puccini en el cartel. Pero ¿qué culpa tiene el director de la Opera Cómica de que al público parisién le gusten Tosca, Boheme y Madame Bnterfly más que Elclown, Tanga y esos engendros que escriben ó compran los accionistas del teatro rjara firmarlos y darse tono? Y, además, ¿no sabe el señor senador Rivet que el arte no tiene patria? de lo desigual de la lucha y de las pésimas ¡condiciones en que el teatro extranjero suel e ser ofrecido al público parisién, aun teme Xa. competencia! presentarla á la aprobación de las Cortes, cuando se reanuden las sesiones, en un proyecto de ley. Este proyecto no será llevado á las Cortes sin nuevo acuerdo del Gobierno. En cuanto al ferrocarril de Zamora á Orense, nada se resolvió. Según las referencias de los ministros, fueron de menos interés los demás asuntos de que trató el Consejo. Además de los que habían anunciado á los periodistas antes de la reunión, hablaron los ministros del servicio de paquetes postales y otras reformas de Correos, y de las medidas de repoblación forestal en estudio. UNA CONFERENCIA I as obras extranjeras- -sigue diciendo Mr. Rivet- -ocupan en nuestros teatros el lugar que corresponde á los autores franceses, en perjuicio de éstos, porque cuando el extranjero ve su teatro consagrado por el éxito en París, se dice: -Pues nuestros autores son mejores de lo que sospechábamos; las obras que escriben son buenas; debemos admirar á nuestros literatos y proteger nuestro arte, sin necesidad de acudir al teatro ajeno. -Y las comedias francesas encontrarán cerrados los teatros extranjeros. La Sociedad de Autores nos podría presentar una convincente estadística. He aquí lo que duele... El teatro parisino, en efecto, está en decadencia; la producción teatral francesa no abastece ya los teatros del mundo entero, y en la Sociedad de AuJOSÉ JUAN CADENAS tores se ha hecho la observación en estos París- Diciembre. últimos años. Pero las causas de esta decadencia no son las que señala en su informe el senador Mr. Rivet- -que además es autor de comedias... malas, ya lo habréis adivinaT) asó la Nochebuena y pasó el primer día do; -las causas son otras muy distintas. de Navidad. La Nochebuena lo sería Los autores franceses continúan estrenan- para los que la pasaron al amor de la lumdo igual ó mayor número de obras todos los bre. En la calle no había más que el amor años, y todos los años también el público de la pulmonía. No fue, sin embargo, obsconsagra un par de grandes éxitos. Antes táculo para que Baco hiciese de las suyas. estas obras eran solicitadas por todos los La sangre no llegó al rio, porque Tetuán de teatros de Europa y América. Ahora, no. ¿Por las Victorias, donde hubo agresión y heriqué? ¿Por la concurrencia de los teatros ex- dos, está bastante alejado del Manzanares. tranjeros, como pretende el senador monDigno sucesor del jueves fue el viernes. sieur Rivet? Amaneció lloviendo; después se despejó un ¡Ay, no! El teatro francés muere y se que- poco; pero el frío apretó como un dolor. No da sin mercado por lo mismo que la novela fué inconveniente para que los que se dediean perece: por inmoral. Hace poco tiempo los á la dulce tarea de demandar aguinaldos maeditores parisinos se informaron de las cau- nejasen el sable á todo juego. ¡Señores, qué pedir! Hace tiempo que los aguinaldos es sas á que obedecía la baja de la venta de libros en América, y tuvieron que rendirse tán clasificados en dos clases: una, la de los ante la unanimidad del juicio que la moderimprocedentes; otra, la de los inoportunos. na literatura francesa merecía. La sociedad Bueno; pues este año han arreciado unos y parisiense vive entre el divorcio y el flirt y otros en proporeión abrumadora. Con esto se ha ido acostumbrando á no asustarse de y con el aumento diario de la mendicidad nada y á acep. ar las situaciones más esca- en la vía pública llega uno á convencerse brosas como si fueran las cosas más natu- de que, decididamente, están mejor en jales del inundo. Las novelas reflejan la Bombay. vida de esU sociedad; el teatro, también. Ni El frío tampoco impidió al públieo de la los iioros ni las comedias pueden ser acep- capilla de Palacio ir al Alcázar de nuestros tados por otra sociedad que no sea ésta. Reyes á ver el desfile de la Corte, á sufrir ¡Cuaiuas obras que en París alcanzan apretones y á pasar un rato de agradable éxitos 1 uidosísiuios y centenares de repre- temperatura, porque la calefacción en las sentaciones son luego rechazadas por el pú- galerías palatinas es de primera. bhcj de Madrid, de Milán ó de Roma, al A mal tiempo, buena cara de empresarios aparecer ea estos escenarios traducidas al de teatros. Veinticinco de ellos, grandes y italiano y al castellano! Y la razón es muy chicos, veinticinco llenos por tarde y noche. sendlla... Es. as comedias parisinas tienen ¡Pretendan ustedes que aquellos señores el encanto del diálogo atrevido y en oca- renieguen de la tradición y formen en el siones biutal- ¡ved todas las obras de Bers- bloque! teini, -tienen la gracia de la situación escaPor lo demás, la Pascua ha sido tranquibrosa ó indecente; y como quiera que para la. Un tiro perdido en una calle, y ¡no ha representarlas ante otros públicos haee fal- sido el único perdido que ha habido por ta dulcificarlas, suprimir escenas, y á veces esas calles de Dios! hasta personajes, resulta que no queda nada de lo que constituía el éxito en la obra original. Suprimidas las indecencias, se acabó la gracia. -Pero, ¡cómo es posible que esto haya CONSEJO DE MINISTROS gustado en Paiís! -deeimos al salir de un estreno desgraciado en Madrid. 1 argo tiempo, desde las cuatro de la tarde Y en París, al enterarse del fracaso de una hasta después de las ocho y media de dhiasuya, exclaman: la noche, estuvieron reunidos el jueves los- ¡Qué atrasado deben estar en España! ministros en Consejo en el domicilio del sejNo haber gustado e. a obra, que es una ma- ñor Maura. ravilla! Los asuntos más importantes que habían Y es que no es la misma obra, porque no de tratar, según sus manifestaciones, eran es el mismo público. En Madrid, la crítica la inclusión en el plan de los ferrocarriles se apresura á decir al dar cuenta del estre- secundarios del proyectado entre Madrid y Valencia y del de Zamora á Orense. no de una obra inmoral: ¡No llevéis á vuestras hijas á verla! Bn cuanto al primero, el ministro de FoLos críticos de París se limitan á decir á mento llevó el expediente instruido en su las candidas demi- vierges que componen la departamento, fue discutido ampliamente y recayó acuerdo. Este no resuelve en definisociedad parisina, al dta siguiente d tiva, puesto que aplaza la cuestión para treno, como feanne qut ni: A yer tarde celebraron una conferencia los Sres. Moret y Montero Ríos en el domicilio del primero. La conferencia tuvo por objeto despedirse el Sr. Montero del Sr. Moret, antes de que éste salga de Madrid, y tratar de algunos de los extremos relacionados con la campaña del bloque. EL SR. MORET MADRID AL DÍA fl lunes saldrá el Sr. Moret para Bilbao con objeto de dar su anunciada conferencia en la Sociedad El Sitio. Después marchará á Francia, y al regreso irá otra vez á la capital de Vizcaya para tomar parte en un mitin del bloque. LAS JUNTAS DEL CENSO p resultas de la consulta elevada por la Junta Central del Censo, en breve se publicará un decreto de Gobernación disponiendo que se nombre un asesor á aquellos individuos á los que corresponda formar parte de las Juntas provinciales y no sepan leer y escribir. EL PRESIDENTE pfl Sr. Maura pasó la tarde de ayer en su domicilio, en donde, á última hora, fue visitado por algunos ministros. EL COLERA r j l ministro de la Gobernación está ocu pandóse durante estos días en las medidas sanitarias, completando todos los detalles para poner en práctica las resoluciones de previsión contra la invasión colérica. A TRAVÉS DE LA FRONTERA H OLANDA ALEGRE Júbilo inmenso ha producido en Holanda la noticia que oficialmente ha comunicado el Parlamento. S. M. la Reina Guillermina, tan querida por sus subditos, se halla en estado de buena esperanza. Contrajo matrimonio en 1901. No había tenido sucesión. Diversos accidentes hicieron creer que probablemente no la tendría ya. Los holandeses estaban sumamente preocupados. A la muerte de Guillermina sin heredero, la Corona debía pasar á un principe alemán. Esto mortificaría grandemente á Holanda, amante como pocos puebljs de su independencia y de sus tradiciones. También la cuestión era para preoaupar á Europa, porque la situación de los Países Bajos tiene una importancia estratégica considerable, y su independencia es también asunto muy capital para el equilibrio europeo. La grata nueva viene á desvaneter te mores. Se comprende el regocijo de los holandeses. SI presidente del Gobierno holandés ha leído al Parlamento la comunicación de los médicos de la real Cámara. I, a manifestación del Gobierno fue acogida con grandes salvas de aplausos. El presidende felicitó á Holanda por el anuncio de pst 3 aíg) j) M iÍsn Todos los INFORMACIÓN POLÍTICA