Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 21 DE DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN 2. a 7 AG. 10. El Sr. Romero ha telegrafiado anuncian- ao que el domingo 27 vendrán á esta capital los Sres. Pérez Galdós, López Ballesteros y otros, para tomar parte en el mitin de propaganda en favor de la constitución del bloque de las izquierdas. -HUE A, SO, 9 N. C e ha celebrado en la plaza de toros el mi 13 tin bloquista. Los oradores fueron los Sres. Limón, Alomar, García Soto, Vázquez, Dicenta, Fernández Jiménez, Ruiz de Grijalba, Chapaprieta, Pedregal, Gallego, Burell, Vicenti y Gasset, Todos abogaron por ía unión para combatir á los reaccionarios. v Vicenti dedicó un cariñoso recuerdo á José Nogales, cuya muerte fue aquí muy sentida. 1 El Sr. Gasset cótuvo muy elocuente al combatir la proyectada subvención á la Transatlántica. CAPTURA DEL HERRERO POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PART CULAR ALICANTE, 2 0 2O M. I as primeras noticias. El gobernador civil acaba de recibir un telegrama del alcalde de San Vicente del Vaspeig, en el cual se dice que ha sido detenido un individuo cuyas señas coinciden con las del Herrero. 1 El gobernador ha contestado en el acto, ordenando que quede retenido en la cárcel, ¡y ha dispuesto que salgan inmediatamente, para hacerse cargo de él y conducirle aquí, fuerzas de la Guardia civil, al mando del capitán D. Carmelo Rodríguez. Y Un nuevo telegrama del comandante del puesto de San Vicente, recibido posteriormente, confirma la noticia de la detención. ALICANTE, J O I T Después, el niéaíco de la cárcel le somedesprendiéndose con un supremo estuerzo de los brazos de Llorca, se echó hacia atrás, tió á un nuevo reconocimiento antropoméllevó las manos al bolsillo interior de la trico, ratiñcándose en la seguridad de que se trataba del Herrero. americana y sacó una enorme navaja. Ha quedado incomunicado en una celda Entonces, el otro municipal, Torregrosa, se abalanzó á su vez sobre él y le desarmó, sólidamente amarrado por el pie derecho á mientras que el vecino Juan Lulo corría ha- una cadena que hay en el suelo. cia la estación para buscar una cuerda con Esta noche dormirá sobre una manta por que amarrarle. carecerse de camastro. Como en el momento de encerrársele diEl resto fue ya tarea fácil y sencilla. Sólidamente atado y entre los dos agentes, fue jera que tenía hambre, se le ha dado pan, conducido sin resistencia á la cárcel del chorizo y queso. pueblo. Está muy abatido y convencido de la suerte que le aguarda. ALiCANTiJ, 2 0, 2 T. Cera el llenero? De dar crédito á las noticias que se reablando con el detenido. ciben de San Vicente, todas las señas del A pesar de la incomunicación á que detenido coinciden con las del bandido el está sometido, he logrado cambiar algunas Herrero, coautor del asesinato de los guar- palabras con el preso. -dias civiles en el tren de Jerez. Me ha dicho que sujetó á uno de ios guarAsegúrase que el secretario del Ayunta- dias obligado por sus compañeros de conmiento le ha visitado en laácárcel, y, hala- ducción. gándole con promesas de que el pueblo peAnduvo con ellos dos días completos. A dirá su indulto, ha conseguido que confesa- la segunda noche se separó y se internó se que, en efecto, es el Herrero. solo en la provincia de Córdoba. Recorrió Créese que será conducido aquí esta mis- muchos pueblos implorando la caridad, y ma tarde. después se trasladó á Jaén, en cuya capital Han marchado á San Vicente el juez de permaneció algunos días. instrucción y el teniente coronel de la GuarLuego fue á Murcia, y desde allí, á pie y dia civil Sr. Castaños. por la carretera, vino á Alicante, en donde también estuvo algunos días buscando traAudMlTE, ÍO, 3 T. bajo. C S el Herreio. No le encontró, á pesar Una persona que acaba de llegar de zos, y anduvo vagando de todos los esfuerpor las calles, suSan Vicente me ha confirmado que, en efec- friendo horriblemente ante el temor consto, el detenido es el Herrero. durmiendo en los Ha declarado extensamente ante el juez tante de ser reconocido, enteros sin comer. y pasándose días de instrucción, relatándole con todo género campos llegó á San Vicente, encontró una Ayer de detalles el asesinato de los guardias y barraca, en ella se guareció y se quedó dorcuanto ha hecho desde que se fugó del va- mido. Y dormido estaba cuando le sorprengón hasta que ha sido capturado. Ha pasado la noche muy abatido, atado y dieron. El revólver Smith que le cogieron lo com vigilado por los guardias civiles. Al salir del pueblo para venir á Alicante, pro en Murcia. La navaja se la encontró en medio de la unos cuantos veeinos le han socorrido, entregándole cuatro pesetas sesenta céntimos. carretera. n prn busca del criminal. Empiezan á conocerse detalles de la detención del Herrero. El juez municipal, D. Manuel Domínguez Margarit, estaba anoche en el café del pueblo cuando se le presentó el vecino Antonio 1 Pastor Gosálvez para decirle que hace algunos días vagaba por el partido de Canas, tell un individuo de aspecto muy sospechoso. -El Sr. Margant requirió el auxilio de los agentes municipales Francisco Llorca y Vicente Torregrosa y del vigilante de Consumos Rafael Pastor Mira, y con ellos y el ve ciño Juan Lillo Santos, que espontáneamente se ofreció á acompañarles, dirigióse á las once de la noche á Canastell. 1 Siguiendo las indicaciones que había dado Antonio Pastor, llegaron ante una barraca sita en unas tierras propiedad de Pedro Sánchez. i a captura. Alumbrándose con un iarol que á prevención llevaba, y con todas las precauciones que el caso requería, el municipal Francisco Llorca entró en el interior de la barraca, y á los pocos pasos vio un bulto que se movía, y junto á él un revólver. I Llorca intentó, ante todo, apoderarse dei arma; pero el individuo le ganó la acción, la Cogió y apuntó con ella al municipal; Llorca entonces se arrojó sobre él y dio un grito. II Advertidos el juez y sus acompañantes, eatraron á su vez en el interior de la barraca. El Sr. Margarit cogió el brazo con que el desconocido empuñaba el revólver; pero como á pesar de todos sus esfuerzos no podía arrebatársele, le dio un mordisco en la mano. Ul individuo soltó, ea efecto, el arma; pero legada á Alicante. En un carrito custodiado por la Guardia civil acaba de llegar el detenido. Frente al Gobierno civil, adonde directamente ha sido conducido, se había estacionado un gentío enorme. El Herrero llevaba fuertemente sujetas las muñecas con un lazo de seguridad. Fue conducido al despacho del gobernador, en donde el médico forense D. Enrique Fernández y el inspector provincial de Sanidad D. José Gadea practicaron en él un escrupuloso reconocimiento, teniendo presente la filiación antropométrica del criminal. Todos los datos concuerdan. Únicamente se observa una insignificante discrepancia en la talla. Durante el reconocimiento, el Herrero se mostró en absoluto indiferente, concretándose á contestar con monosílabos á las preguntas que se le dirigieron. Su aspecto revela haber pasado terrible miseria. Terminado ei reconocimiento y el ligerí simo interrogatorio á que fue sometido, y en el cual se limitó á confesar su crimen y á decir que había estado cuatro días en Alicante para enterarse de las fechas de salida de los barcos que vas á Argelia, fue esposado de nuevo y otra vez en el carrito conducido á la cárcel. En ella permanecerá hasta que se disponga su traslado á Sevilla. j e n la cárcel. El capitán de la Guardia civil Sr. Rodríguez hizo entrega del preso con el mandamiento de prisión é incomunicación y una indicación especial para que se extreme con él la vigilancia. Inmediatamente fue cacheado en presencia de las autoridades ALICANTE, 20, 6 T 1 a declaración. La declaración prestada por el detenido ante el juez de instrucción fue, como dije antes, muy extensa. Además de confirmar cuanto yo ya he telegrafiado, y que por lo mismo no repito, dijo, sea; ún parece, que cuando salió de Sevilla ignoraba en absoluto el plan proyectado por sus compañeros el Cojo y Conejero. Únicamente después de realizado se dio cuenta de que debía de existir un plan preconcebido. Realizado el crimen, el Cojo y Conejero le exigieron que les acompañase. En un cortijo robaron dos caballerías, con intención de dedicarse al bandidaje. El no estaba conforme con este proyecto y los abandonó, internándose en Córdoba, En Hellín consiguió trabajar doce días. En Alicante estuvo ocho, y se marchó porque tuvo miedo de que le detuvieran por hallarse indocumentado. Jura y perjura que él no intervino para nada en el asesinato de los guardias, que realizaron exclusivamente el Cojo y Conejero. El resto de la declaración concuerda exactamente con lo que ya he anticipado. p l traslado á Sevilla. Crése que el martes será trasladado el Herrero á Sevilla. Aquí se instruye causa por atentado contra las autoridades de San Vicente. Me han dicho también que entre los de tenidos en la cárcel se halla cumpliendo quincena un policía llamado José Fuentes Pico, al cual se le supone compañero dei Herrero duraste el último período de su vida.