Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 20 D E D I C I E M B R E D E 1908. E D I C I Ó N J 3 P A G 14. CUADROS PARISIENSES ot. H. Manuel LA HORA DEL TE EN CASA DE RUMPELMAYER. LAS ELEGANTES DE PARÍS EN SU ESTABLECIMIENTO FAVORITO O P L A S DEL DOMINGO. ¡BONITA NOCHEBUENA! ¡Vaya una Nochebuena que se prepara... 1 1 parienta, de morro, 11 con mala cara; yo, sin dos ríales, y pidiéndome cena mis tres chavales. El gato, con la gata de la vecina; mi suegra, por papeles de antipirina, porque se queja del dolor de pelota ¡maldita vieja! el dueño de la tienda de ultramarinos no fía ni á su padre, ni á los vecinos. y el tabernero, haciendo con nosotros lo que el tendero. La guitarra, sin prima; la pandereta, con el parche más roto que mi chaqueta, y los gorriones, en su jaula piando por cañamones. 151 brasero, sin lumbre; la noche, fría; los vecinos de al lado con alegría; yo, triste y solo, v por las dos ventanas, soplando Eolo. L OS colchones del catre con Don Mateo; las mantas y las colchas, de veraneo; la casa, á obscuras, y élfosíerrier, aullando sus desventuras. Por la calle, las gentes pasan cantando, mi mujer y mi suegra siguen rocando; yo acuno al nene y le canto la nana, y el día viene, y á la luz de la aurora y ante un espejo, me miro, y al mirarme me encuentro viejo sin alegría, con los ojos llorosos y el alma fría, y es que á la luz del alba, y arrebujados, veo á mis tres pequeños adormilados, y siento pena oorque pa mis chavales no hay Nochebuena. Porque no tengo nada con que alegrarles, porque á los pobrecitos na puedo darles; ¡maldito sea este sino tan negro que me rodea! Porque al ver por las calles esas pandillas, que alegres van cantando, de granujillas, veo á los mios acorbardáos los probes y enturuecíos. Vaya una Nochebuena que se prepara; mi parienta, de morro. con mala caía; yo, sin dos ríales, y pidiéndome cena mis tres chavales ANTONIO CASERO UNA IDEA DIARIA t i c o para los labios. Uvas, 250 partes; aceite de almendras dulces, 800 partes; cera blanca, 250 partes, orcaneta, 20 partes; esencia de rosa, unas cuantas gotas. Macháquense las uvas, pónganse en cápsula de porcelana con el aceite de almendras y la cera, evapórese toda la humedad á calor suave, añádase la orcaneta, m zxkse. íntimainente, e x p r í m a s e y a n tes de enfriar, agregúese la esencia de rosa