Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO m m TELEFONO LOS SRES. M A U R A Y L A CIERVA E N A B C Fot. R. Cifuentes. EL PRESIDENTE DEL CONSEJO Y EL MINISTRO DE LA GOBERNACIÓN EN NUESTRA GALERÍA DE MAQUINAS, QUE VISITARON AYER TARDE, ACOMPAÑADOS POR EL SR. SA 1 NT- AUB 1 N Y NUESTRO DIRECTOR, SR. LUCA DE TENA DE NUESTRO CORRESPONSAL A B C EN LONDRES La crisis uiinisterial- -aquí también las hay- -ha quedado definitivamente conurada, y el presidente del Consejo, míster A. squith, se ha decidido á anunciar la guerra á los Lores. El primer ministro inglés, cansado de la oposición que la Cámara de los Lords hace á los proyectos del Gabinete radical, ha denunciado á la opinión los hechos, bien conocidos de todos, para terminar protestando del veto que los lords aplican á cada momento á las leyes que los ministros llevan ya aprobadas de la otra Cámara. Estas declaraciones no las ha hecho el primer ministro en el Parlamento, sino por medio de un discurso pronunciado días pasados ante sus electores, y á juzgar por la energía con que habló, sospechamos que trata de modificar el actual estado de cosas y que estudia el modo de anular ese veto de que tanto abusan los señores lords ingleses. Míster Asquitb dijo que todavía no po (CRISIS CONJURADA día adelantar ni siquiera las líneas generales del discurso que el Monarca inglés leerá en el Parlamento el próximo mes de Enero, y esto ha despertado nuestra curiosidad y nos hace sospechar que quizá alguno de los puntos del documento regio se refiera á la batallona cuestión de las relaciones entre el Gobierno y la Alta Cámara. p l pueblo inglés tiene muchos puntos de contacto con nuestro pueblo español, aunque parezca mentira, y en los asuntos políticos es en los que con más frecuencia advertimos la identidad de manera de pensar de ambos. Para los dos parece que se escribió la famosa letrilla castellana: La culpa de todo la tiene el Gobierno. De todos los males, de todos los contratiempos, de las calamidades que sobre la nación caigan, el inglés culpará siempre á los gobernantes, con razón ó sin ella. Y estos son los motivos que han llevado por un momento la inseguridad al Gobierno y le han amenazado con la crisis. Inglaterra- atraviesa en la ocasión presente un período de malestar, que en vano tratan de ocultar los gobernantes ingleses, porque en este país de los números, los números cantan y tienen más fuerza que todas las discusiones. El comercio inglés se ve seriamente comprometido por la concurrencia de las otras naciones, y lo que comenzó siendo una cosa sin importancia se ha convertido en un peligro formidablet Las competencias comerciales hacían sonreír á Inglaterra, dueña y señora de los mares, proveedora del mundo entero; no las temía ni se preocupaba de ellas, las despreciaba simplemente. Los hechos se han encargado de demostrarla el error en que ha vivido, y hoy, al finalizar el año, el pueblo inglés se entera de que el comercio de la Gran Bretaña, ea los once meses de 1908 que acabanjde transcurrir, ha sufrido una baja de 2.475.000.000 de francos. Si no fuera de todos conocida la riqueza de esta gran nación, esa cifra bastaría para probarla. Sufrir tamaña pérdida sin hundirse en la bancarrota, da idea de la resistencia prodigiosa del comercio inglés. Lo que en otra nación hubiera sido un krack formidable, aquí ha quedado reducido á uu. malestar grave, naturalmente; pero