Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 18 DE DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. rale la ofrenda que se les hace, y que constituye una señalada prueba de adhesión á la Monarquía. 1 a construcción del palacio de la Magda lena servirá de base á otras de mayor trascendencia, que corao complemento se proyectan en aquella ciudad. En efecto: los Sres. Baladren y Acha han mostrado también á SS. MM. el plano de las obras para poner en comunicacióa á la ciudad con la mencionada península desde el dique de Carenas. El presupuesto de este proyecto se calcula en seis á siete millones de pesetas, y de la importancia que entraña la realización de esta obra se puede formar idea con sólo decir que abraza la terminación del dique y la construcción de una nueva dársena entre el palacio real y el Promontorio. dio el Manuel, cayó al suelo, y ya en él, Manuel comenzó á darle golpes con el chuzo, causándole nueve heridas de arma blanca, entre eílas una, mortal de necesidad, en el vértice de la cabeza, eon fuerte contusión, que produjo hemorragia cerebral, de la euai y de otras hemorragias producidas en la cavidad abdominal falleció instantáme- nte. Durante lo anteriormente relacionado trató de acercarse á Antón Montoya la primara vez que cayó su hermano Juan, 3 al verlo el procesado Eulogio Losada y Losada, hijo de Manuel, de diez y siete años de edad, le infirió una profunda herida en la parte posterior del muslo derecho, por la que necesitó ochenta y tres días de asistencia facultativa; durante dicho tiempo estuvo impedido de dedicarse á sus faenas habituales. El procesado Eulogio resultó con una lesión de arma de fuego, producida, al parecer, por un disparo de la Guardia civil, siEl día 23, festividad de Nuestra Señora guiéndose por dicho hecho causa por la jude la Victoria, celebrarán sus días las mar- risdicción militar, así como por los atentaquesas de Lema, Perijáa y Torrelayega. dos á la fuerza armada, que se dice comeSeñoras de Loma (ne e Marín) Villar (don tieron el procesado Eulogio y el interfecto José) Kirpatrick, Parrella, Pignatelli de Antón Montoya; Antón Montoya resultó Aragón y viuda de Beruete y Taboada (don con varias lesiones por arma de fuego, sin Carlos) qtte haya podido precisarse quiénes se las Señoritas de García Prieto, González Cas- produjeran de una manera cierta. tejón y Elío, Viejo y Delgado y Bueno. Promovida la anterior cuestión, y sin esSigue gravemente enfermo el marqués de tar previamente de acuerdo con los contendientes, intervinieron en ella los procesados Tavara. Francisco Benigno, Eduardo Losada y LoLos condes de la Concepción han tenido sada, Eulogio Nicanor Losada y Serrano y la desgracia de ver morir á un hijo suyo de Aniceto Antonio Losada Hernández, los diez y seis años de edad. cuales, sacando arrnas de fuego, las dispaTambién ha fallecido en esta corte ctoa raron contra los que se agredían, sin que Antonio Cavanillas, hermano de la condesa haya podido demostrarse que los proyectiviuda de Cerragería. les disparados por cada uno de ellos hirieA las afligidas familias enviamos nuesti o ran á persona alguna. pésame. Los relacionados hechos son constitutivos de un delito de homicidio, comprendido en el art. 419 del Código penal; de otro de lesiones graves, comprendido en el art. 431, caso 4.0, y de cuatro delitos de disparos de a 1 TANERIA ANDANTE Como mos en núes- armas de fuego contra persona determinatro número anterior, ayer comenzó á verse da, comprendidos en el art. 423 del mismo en la Sección tercera la causa seguida con- Código. tra el gitano Manuel Losada y varios comHa incurrido el procesado Manuel Losapañeros por un delito de homicidio, otro de da Serrano en la pena de catorce años, ocho lesiones graves y cuatro de disparo de arma meses y un día de reclusión temporal, con de fuego. sus accesorias, siéndole de abono la mitad El fiscal refiere los hechos en la forma si- de la prisión sufrida durante el primer año guiente: y la totalidad del resto; el procesado Eulo El procesado Manuel Losada Serrano, gio Losada y Losada, conocido por Ampleaque venía enemistado, sin que haya podido iis, en la de dos meses y un día de arresto precisarse la verdadera causa, con Antón mayor, con sus accesorias, siéndole de aboMontoya y Montoya, se encontró á éste en no la prisión sufrida, y en la de un año, ocho el ferial de Aranjuez, hacia las once de la meses y veintiún días de prisión correcciomañana del 6 de Septiembre de 1905, en nal y sus accesorias, los cuatro restantes ocasión que se encontraba el Antón sentado procesados, debiando abonar los seis proceen el puesto ó cantina de José María Pérez; sados las costas por partes iguales. acto continuo, y movido por su antiguo reEl acusador privado, Sr. Herrero, formusentimiento, sacó una pistola de dos caño- la sus conclusiones estimando la existencia res del calibre 15 y con ella hizo un disparo de un asesinato. al Antón, el cual, al sentir la detonación y De la defensa se hailan encargados los quiza al notarse herido, corrió tras el Ma- Sres. Doval y Ortiz, quienes solicitan la abnuel, que, guareciéndose detrás de un ár- solución de sus patrocinados. bol, disparó otro tiro contra el Antón, qus La sesión de ayer larde resultó larga y cayó en tierra. monótona, porque se invirtió toda en el Entonces el Manuel dio á Antón un fuer- examen de los procesados, y éstos hicieron, te golpe en la cabeza con la pistola, que es- con esa táctica que tan á maravilla conocen taba ya descargada, y sacando un chuzo lo los gitanos, que la cuestión no se desenreempalmó en una vara, del cual de momen- dara ni se aclarase más de lo que estaba. to no hizo uso, pues volviendo la cabeza se Veremos si hoy sacamos algo más an limapercibió de algo que le indujo á marcharle pio de la prueba testifical, aunque la mayoprecipitadamente hacia el caz; levantóse ría de los individuos que hay citados son entonces el Antón, y encontrando á Fran- también gitanos, y, por consecuencia, es de cisco Benigno Eduardo Losada, padre del esperar que hablen mucho y digan en conManuel, disparó contra él dos veces un re- creto pocas cosas de interés á pesar de los vólver Smit de que se hallaba provisto, de- odios y rencores que separan á los bandos rribando en tierra al Eduardo, y echó á co- que estos días pueden verse en la Audienrrer por la misma dirección que siguió el cia, aguardando ansiosamente el resultado Manuel; pero no pudo avanzar mucho, del juicio que se está celebrando, pues de resultas de dos disparos que le hiSostiene la acusación pública el señor cieron dos gitanos, que no han podido pre- Laliga. c i i e, y de J go. pe cae cor. el chrxci le Lr at. c l- 1 oara seis días, i SEÑAS Asi hubieran tenido üe ett tenderse en la Sección. se gunda en la tarde de ayer si un profesor de la Escuela de Sordomudos no hubiese ser- vido de intérprete para el procesado. Porque es el caso que compareció en dicha Secaión un pobre sordomudo, que, sobre esta desgracia, tiene la de un genio demasiado violento, y esto fue causa de que un mal día riñera, por señas, naturalmente, con otro sordomudo, se pelearan y cayeran al suelo, resultando uno de ellos con lesiones que tardaron cincuenta y cinco días en curar. En la sesión de ayer demostróse que el hecho fue un accidente desgraciado, y el fiscal retiró la acusación para el que saponía autor de un delito de lesiones. Defendía al procesado el Sr Díaz Beirio. UN PASANTE PíOR COPLAS DEL VIERNES EN VÍSPERAS DE PASCUA ¡Vente conmigo, chiquilla, á ver los escaparates de las tiendas de esta villa! En ese de Ultramarinos mira cuántos comestibles superfinos. Mira, para Navidades, cuánta anguila del tr- maño de Melquíades. Mira qué pavo tan lindo y mira qué mermeladas, Gumersindo. Mira qué ricos faisanes para Cambó y otros cuantos catalanes. Mira esa dulce j- alea, más dulce que la contrata Picavea. Mira cuántas peladillas, duras como los contratos de Comillas. Mira entre aquellos turrones el que ha tiempo anda buscando Ronianones. cual los discursos que el bloque nos ha echado. Mira tras esos cristales del bazar cuántos juguetes colosales. Mira un Belén, y, entre hierba, cerrado e ¿portal por orden Mira el vino embotellado, G de La Cierva. Mira en aquella vitrina de Don Segis la famosa carabina. Mira aquel viejo pandero, que suena como las frases de Montero. Mira, allí colgados, Rita un tambor y varios dómeos al gran Titia. Mira, allí casi en el fin, el Nacimiento del Niño... Lerrouxín. ¡Vente conmigo, chiquilla, á ver los escaparates de la villa! ¡Vente, que ya estoy en ascuas, y quiero observar contigo las novedades de Pascuas! Luis DE TAPIA 5 KA 2 Í PKE 3 SIO E posieidn de g Agente general; X. Cruz, í