Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 17 DE DICIEMBRE DH 1 goSJBD CIONj PAC 8. ge, ¡allá él con las consecuencias! No Itabria gobernante que cargase con el mochuelo. Temióse que el Kaiser, al enterarse, se enfurecería, se le pondrían de punta las guías del bigote... Nada de eso. La lección ha sido reeibida con resignación ejemplar. Ni una observación, ni una protesta. Al contrario, más risueño que nunca. Algo de lo que sucede con ¡os niños consentidos cuando se les niega un capricho: para disimular la rabia y pa a no llorar se ponen á cantar sin ganas. Aunque ande por dentro la procesión. PASATIEMPOS COPIO, COPIAS, COPIARE. POR MELITÓN GONZÁLEZ Y edro Minio. Reproducimos hoy la fotografía de una de las escenas más interesantes de la nueva obra de B. Benito Pérez Galdós, estie la con excelente éxito en el teatro! alecciones originales. Lo han sido, indudablemente, las celebradas hace poco en Turquía. Los electores de las orillas del Bosforo han votado en el agua. La urna turca, que ha sido en estas primeras elecciones un baúl, era conducida en un bote, y ios funcionarios encargados de recoger los votos, dando guardia de honor á la urna, iban en otras embarcaciones y destacaban agentes en cada punto para llamar á los votantes. T el teatro Real. a- De la representación áeAmleto en el tea tro Real, verificada anoche para debut de la señorita Alabau y del eminente barítono Titta Ruffo, hablamos por separado. -7... A consecuencia da la lluvia torrenciaíj los sótanos de la casa se anegaron de agua. ...En el Gobierno civil ha sido presentada una denuncia de haber desaparecido de su casa una joven de diez y siete años, hija del denunciante desde las seis de la tarde de ayer. ...El coche salió al galope de los caballost- ...La lancha continuaba á merced de la impetuosa corriente, que la empujaba río abajo. ...Uno de los guardias civiles de Caballería se cayó del caballo que montaba APELLIDO METÁTESIS, pos NOVEJARQUE ¡y no sé como han de hacerse los milagros que pedimos, á no ser que ponga Maura dinero de su bolsillo! Lo del teatro de Estado me parece que se enfría. Lo siento, porque tenía mi dramita embotellado. SINES. O DELGADO LAS NOCHES DEL REAL T ITTA RUFFO A toul seigncur, tout honueur. h e i teatro, literalmente lleno; los Reyes, en el palco regio; la infanta Isabel, en el suyo. El Madrid elegante y distinguido, ocupando las localidades de preferencia; las alturas, sin sitio para un alfiler de punta. Titta Ruífo amaneció a er con un fuerte dolor reumático en la cara, que le impedía los movimientos de la mandíbula. A media tarde no se sabía si podría ir al teatro; pero á las cinco sintió un pequeño alivio y resolvió cantar, aunque se cayese á pedazos. El público fue puntual, para no perdei una sola nota. Los que no fueron puntuales fueron algunos profesores de la orquesta, con quienes el público de arriba, que tiene la idea de que los músicos deben estar en su puesto antes de la hora fijada por los carteles, se metió ostensiblemente, y eso que las alturas tienen en gran aprecio á la orquesta; pero no la consienten esas cosas. Titta Ruffo fue acogido con una ovación de saludo. Titta Ruffo fue después aclamado en sus primeras frases, en el dúo coa Ofelia y en el spettro injernale, y llamado tres ó cuatro veces al terminar el primer acto. En el brindis del segundo acto, cuya cadencia hizo en un solo aliento y con más notas que en la que ya nos dio á conocer el año pasado, el entusiasmo del público rayó eu el delirio. Volvió á salir á escena infinidad de veces mientras el auditorio le aplau- día y le aclamaba. El gran artista hizo comprender por signos que no podía repetir el brindis, que estaba enfermo. Las ovaciones estruendosas se repitieron al terminar el segundo acto, después de la representación de la muerte de Gonzaga y después del acto tercero, cuyos pasajes trágicos fueron interrumpidos con frecuentes ¡bravos! y coronados por nuevos arrebatos de admiración y de entusiasmo. En resumen, el público ha encontrado n Titta Ruffo la misma hermosa y potente voz, rica en colorido y en entusiasmo, que el año pasado; el mismo ó acaso mejor artista trágico, y desde luego el más completo barítono de cuantos han pisado el teatro Real. Con una frase expresaba la concurrencia el juicio que formó de Titta Ruffo: ¡Colosal, colosal! No es descortesía hablar en segundo término de las cantantes. Además, lo impone así el orden de los éxitos, porque, después del gran barítono, los aplausos más unánimes, más calurosos y más justos fueron para Amparito Alabau, una joven valenciana monísima, que triunfó en toda la línea. Y fue su triunfo legítimo de toda legitimidad. Su voz es de timbre delicioso, sobre todo en el registro medio; la maneja bien; sa se deeir y poner pasión en lo que dice, y cada número le valió una nutrida salva de aplausos y los honores de la escena á la terminación de todos los actos. Así, modestamente, sin reclamos anticipados, ha conquistado u n primer puesto en el Real, con la sanción unánime del público. La Ofelia que ha hecho anoche no tiene nada que envidiar á ninguna otra. La Lucacewska. tanibién íué muy aplaudí. La solución, mañana. Solución á la celebridad: BB. M e Í S S O n Í e r (Célebre pintor. LA EXPOSICIÓN DE LA PRENSA j p l concierto. Fue brillantísimo, y aplaudidos con entusiasmo los artistas por el numeroso público que acudió á la Exposición que se celebra en el hall de Blanco y Negro y A B C. La señorita Carmen Trelles lució su ejecución soberbia; la señorita Luisa Valle y el joven pianista TomasitoTerán hicieron gala de sus extraordinarios méritos, y los aplausos sonaron en honor suyo. I as pujas. Entre las pujas de í yer, mencionamos las siguientes: Don Antonio Casero, Paisa e vasco, de Regoyos, 85 pesetas; Sr. Alexandre, La Corte de Carlos IV, de B. Maura, 35; Camino delbosque, de J. Masriera, 155; Una buena estocada, de D. Mullor, 25; Sr. G. del Castillo, Cosías de Asturias, de Martínez Abades, 200; A. Sitiatoíí, Paisaje, de Pinazo Martínez, jo; Aniceto R. Suárez, Cabeza de mujer, de Parada Santía, 100; Llegada de los pescadores, de Al v- arez Sala, 325; Lorenzo Pineda, Encaje de bolillos, de 15. G. Olivera, 30; Sáiz de Carlos, Villa Florida, de José Villegas, 700; maestro Serrano, La Revoltosa, de A. Fillol, 90; Marina, de Muñoz Degraín; 75. Habiéndose de cerrar la Exposición en esta semana, según tenemos anunciado, mañana viernes comenzarán las pujas de palabra, de seis y media á ocho, y serán subastados los cuadros que el tiempo permita, desde el núm. 1 en adelante. La ley de Jurisdicciones la hicieron... las circunstancias para castigar insultos á la bandera y la patria. Su rigor, si es que lo tiene, porque es dura y porque es bárbara, debe importar tres cominos á quien no piensa insultarlas: que al que abomina del robo no le asusta ni le espanta que cuelguen á los ladrones ó los pasen por las armas. Por eso infunde sospechas el tesón con que reclaman que la ley sea abolida por las Cortes y el Monarca distinguidos ciudadanos que, al menos en las palabras, sobre el amor á su pueblo ponen el amor á España. Con júbilo extraordiaario, que en todas partes se nota, se ha sabido la derrota del partido solidario, que, con la daga en el cinto, se presentaba arrogante. Y es que el pueblo es ignorante: pero tiene buen instinto, y ha querido poner diques al torrente que traía la dichosa hegemonía entre un bloque de caciques. Dice la Prensa á diario que hay que dotar los servicios para que haya más escuelas y pantanos y caminos... Todos pedimos reformas al Consejo de ministros, y hasta exigen subvenciones los que hacen jaulas de grillos. Pero al pedirnos dinero creando nuevos arbitrios, Prensa y pueblo, clero y tropa, nos damos por ofendidos, OPLAS DEL JUEVES. VARIEDADES l KEMIO i f v u de Zaragoza. sl. T. Melttún, i u 18, pl.