Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA PATflS, DICIEMBRE BE i9o b pretexto para entretener sus ocios? No es posible tratar del asunto de modas sin hablar de pieles; tratemos, pues, de ellas. Las pieles de zorro, tan en auge este año, deben colocarse planas; de este modo luce toda su anchura y descienden majestuosas desde el cuello hasta el brazo. Para confeccionar uno de estos confortables adornos son necesarias, á lo menos, las pieles de dos ani malitos. Aesta especie de taima debe unirse un manguito enorme de la misma piel, é igual el gorro, alo granadero. Ahora bien; imaginad el efecto que hará esta pesada balumba sobre una fina silueta modelada en las angosturas del traje Directorio; es el colmo de la ridiculez. I a piel ensancha, abulta los hombros, en los cuales descansa la cabeza, agobiada por el tremiendo morrión, mientras que la estrecha falda ciñe las piernas, ridiculizando la base de la figura femenil. Si la falda se levanta, se advierte que sólo lleva la mujer como protección una media de seda, que se ve, y un calzón de punto ceñido, que se supone. Y es realmente divertido observar cómo la fiebre de las novedades se apodera de las exquisitas, y ver cómo en nuestros almace nes son tomados casi por asalto los calzones de punto de media, de hilo, de algodón, de lana, de seda, pero siempre ceñidos á la rodilla por una cinta de goma. Desaparecen los centenares como por encanto, no puede darse abasto á todos los pedidos. Apresurémonos á añadir, sin embargo, para tranquilidad de las señoras no reñidas con lo serio, que muchas conservan todavía las enaguas sin ridiculez por su parte. V los caballeros siguen clamando contra los sombreros femeninos, aunque ahora con mayor razón que hace unos meses, pues si los grandes sombreros tenían en descargo de su culpa el ser graciosos, los morriones actuales son feísimos á más de grandes, y esto, la verdad, sí que es abusar. IJn algunos de nuestros teatros se ha anunciado que no se permitirá la entrada á las damas con sombrero ni con grandes tocados, lo cual ha producido cierta extrañeza en el mundo femenino, p. orque los sombreros pueden quitarse; pero, ¿es que van á obligar á deshacer el peinado á las que lleven rizos, trenzas, bucles y ondulados en mayor proporción que la que estimen conveniente los encargados de la tasa y medida de los locados femeninos? VIZCONDESA 8. DE NEU 1 LLY La Dirección se reserva el derecho de no contestar á determinadas consultas que exijan gran extensión en la respuesta, Vichiquato. -Con Verruguilla ó con Pomada de papel. Un abanico de teatro. No hay de qué. Una que desearía ser íntima déla Secretaria. -Muy complacida estaría yo en elío. Gris claro ó violeta obscuro. Negras ó del color del traje. Un desesperado, -Yo creo que sí sus padres le ven, insistir en ello con razonado tesón y poniéndoles un plazo para demostrarles que fuera también será bueno y aplicado, y en caso de no serlo, ofrecer sumisión absoluta para entrar nuevamente, sus padres accederán á probar. A. S. -Use á diario el Jabón Centrifugado, por ser el mejor de todos los conocidos. Véndese en la perfumería Varonat, Fuencarral, núm. 3o, Madrid. No hay de qué. S. T C. -Sí; de verdad me hizo reír el atrevidillo plan, pero continúo con el mismo parecer. Ya puede usted comprender que cuando imponen una atención... ¡hay que quitar hierro! Aproximadamente esa era Ja idea formada, con la sola diferencia de que 3 a idea... tenía barba. EJ orden fue necesidades de ajuste, aunque no se me alcanza el por qué de lo que dice. Decía yo que no tiene nada de particular lo del espejo. Y nada más por hoy. Tin desengañado. -Sí que es cierto, pero no tiene remedio, y además me parece que la da usted excesiva importancia. Todo en amor es triste; mas, triste y todo, es lo mejor que existe. Tina madrileña que adora á la Secretaria de A B C. -Gracias por su afectuoso seudónimo. Si no ha de arreglarse con él, vale más que lo reclame, aunque esto no sea corresponder á lo que él dijo. Pero, en realidad, no hay motivo para que él conserve unas cartas y unos retratos que pueden costar á usted algún disgusto en el porvenir. Sebeca Oilema 7 odablas. -Es usted muy galante, i. Es raro; puede o edecer á que no esté segura de escribir correctamente ó á que tema que cartas suyas estén en manos masculinas. i a Si fe da pruebas de afecto, no se preocupe, y trate con habilidad de hacer averiguaciones. 3 a El jabón Angelina, que venden en la perfumería Varonat, Fuencarral- 3o j Madrid. Creo que 3 pesetas. Diga usted á esa joven que lavándose muy á menudo con agua de saúco muy caliente. Obrero armero. -Siento mucho no complacerle; pero no estoy autorizada para corregir á los que, al menos por su profesión, deben saber lo que dicen. Luis M. G. -i. a Si elía le desprecia pronto desistirá él. 2. a Hablar á los padres. Vaya usted á Lara á enterarse, pues creo que hay plazas de meritorios. Tfasíay de Campratón. ¡Caramba, caramba, señor don, Haslay, es usted un granuja y un. píllnv, caray. ¡Vaya que inicíales queme ha adjudicado para que yo crea que está equivocado I ¿Y no j hacen juego las que dije que eran de usted? Oh, qué lío! ¡Oh, qué duda fieral Dejemos en reposo el juego de las iniciales, una vez protestadas las mías. M u y lindas las postales; de veras que me gustan, como también me gusta eso de que Dios guarde mi vida muchos años, i Ay! Soy yo. 2. a Bastante aceptable. 3. a Opino bien, puesto que á mí me gusta mucho. Creo que tiene usted unas caricaturas de una señora y un niño muy bonitas. 4 a A vótre votante 5. a A más del j por 1000, no. Quémese el cabello con unas tenazas (suponiendo que le tenga más de cuatro dedos de largo) 6. a Es... una comunicante; está Jejos y no puedo decírselo. 7. a A mí me parece muy bien si Ja Empresa quiere; busque usted una buena recomendación. 8. Cuando aprenda usted el lucrativo arte de aprovechar el tiempo. 9. a Esta pregunteja cae en el panteón del olvido involuntario. 1 o ¿Por qué no? Se proveerá. Seíica. -No es de confección casera. Escriba usted para la espuma á Madrid, calle de AícaJá, 29, Instituto de Belleza. No recuerdo qué otras cosas la he dicho; pero con eso y buenos polvos se arreglará mucho su cutis. A sus órdenes. Tina morena, hija de Madrid. -Con Sidol. lina casadita de tres semanas. -i. a Depilación eléctrica. a. a No hay nada. 3. a No existe libro para eso. 4. No es así; se pone el salvado en una muñequilla de linón ó de nansú; ésta se cuece en el agua, hasta que ésta se ponga lechosa. 5. a Eso debe usted preguntarlo en la calle de Fernando V i aúm. 7. A sus órdenes. M. H T. -Sacudiéndolas con una varita y frotándolas con harina. No hay de qué. John, -Es. usted muy amable. Levita. Para la cara, los polvos más sanos son los que llevan el nombre de Angelina. D e venta en la perfumería Varonat, Fucncarral, 3o. Grafcfas. í príncipe cte tos ojos verdes -Veamos qué se le ocurre al orincipito de los ojos verdes y de la tinta encarnada. harian ías desocupadas elegantes sí Qué moda no les proporcionase motivola y Permitido el córiéü saludo. Dudo del conocimiento por un detalle de su catía. Puede usted consultarme cuanto le plazca; pero no puedo garantizar nada respecto al resultado de ía consuíta ¿Que la cartita se las trae y sopla mi musa guasoncíta... Pues le ahorro á usted 5o céntimos de peluquería. ¿Que la misiva no es conveniente, á mi humiJde juicio... Pues le dejo á usted cnterito, haciendo juego con sus oíos. líoilá tout. Pero siempre amigos, v La otra. Puesto que su cabello se encanece, y eso á usted la molesta y la tortura, y me pregunta á mí qué me parece, la recomiendo de HmÜmat Mixtura. ¡Verá usted qué cabellos tan divinos! ¡Qué color! ¡Qué sedosos ¡Y qué finosl Las gracias me ha de dar, estoy segura, por haberla mandado la Mixtura Eí estudiante de Salamanca. -Tome usted mucha brea joven; tome usted mucha brea. Una que quiere ser buena- -Son aproximadamente como los del año pasado, fe eis ó siete pesetas, respecto i la segunda pregunta. No hay de qué. Pasionaria. -De. terciopelo, con bordado racocó. La caja, como usted dice, ó de marquetería; me parece mejor esto último, pues la otra labor ha pasado por completo de moda. Creo que teñiría; pero no la aconsejo qUC Jo haga, porque resultaría poco chic; mucho mejor me parece queconfeccione una funda de crespón de lana que oculte en el viaje de regreso el vivo color de la piel. Debe Hevarse u n traje de cañamazo ó gasa negra. Ahora no se lleva mantilla. Sombrero. Gracias por sus amables frases. Las de Caín. -i a El mejor consejo sobre peinaaos lo da un espejo. El de mucho rizado, hueco, raya á un lado y moño ni alto ni bajo, saele favorecer, 2. a No hay remedio. 3. a Tampoco para eso sirven premeditaciones ni consejos. 4. a Sí él Ja quiere de veras, ya Jas vencerá. 5. Derecho... no mucho; pero apelando á su caballerosidad y cortesía, quizá Jo consiga. 6. A Forma imperio; color gris perla! A sus órdenes. H. psa Germana. -Dése harina tostada para que absorba la grasa. Une bonne filte. -No me molesta usted. Extirpación con Jas uñas y suaves fricciones de éter. 2. a Láveselas con miga de pan mojada en vinagre. 3. a Bota. 4. Muy rizado, raya en medio y moño bajo, adornado con terciopelo negro, entrelazado con el cabello. 5. Es Ja letra de moda, pero á mí no me gusta. 4. -111- 1908. -J. a En las de cama y, mesa. 2. Creo que no existen. 3. u DarJc de vez en cuando brillantina á la violeta. 4. a Fricciones con un cocimiento compuesto de vino bíanco, quina y unas gotas de ricino. Ya puede usted comprender que no es pGsibie adivinar si las damas aceptarán 5 no la nueva moda. María Leticia. -Sólo al cabo de muchísimo tiempo y lavados frecuentes podía conseguirlo. Lávese con Belleza Venus Emilmat. De coia. No es molestia. Daniel M, -Declárese á ella, y si acepta su cariño, ya convendrán Ja forma de despejar e! campo, que. probablemente, será el que ella le dé una cortes y enérgica despedida. Til hombre fiera. ¡Me sonrío yo de las fieras así! ¿No le es á usted igual poner el hombre tonto? ¡Porque mire usted que creer esas cosas ó pretender hacérmelas creer á mí, ya es inocencia! Si de veras le han dado á usted esos informes y los ha creído, peor para usted. ¡Vaya con ía toilette, y qué feíta es! A. Creo que sí Jos sirven. B Una joya. C. Son planes del señor Director, en ios que yo no intervengo. D. Ya digo que ignoro los planes del señot Director. E. Usar limón y glicerina. Leche Candé. F FuencarraJ, frente á Infantas. G. Creo que tendrá usted que conformarse, sí no puede resolver cJ libertarla del trabajo. H Todos son malos. 1. No. J. No es excelente, pero es aceptable. K. Con talento. L. Pero ¡qué tunantón es usted con esos infundiosos informes! LJ. Telón rápido. Las dos Dianas. -Son ustedes muy amables. Cada una debe seguir exactamente la misma conducta que él; eso, al menos, tiene la ventaja de que se les pone ante los ojos espejó moral, con el cual corrigen sus propios defectos. J. M. -He contestado á usted ya que ignoro detalles. Gloria 3. -i. Con leche Candé. 2. a En el tinte. 3. Volante de seda. 4. a Blanco, de raso, seda otomana ó crespón. 5. a Una botonadura ó un reloj, 6. a De cabritilla blanca, zapato. Pregúnteme cuanto quiera. TotS. -Mucho me ha apenado saber Ja causa de su silencio, J a Seis meses de manto, seis de sombrero y un año de alivio. a. a Fricciones suaves con un cocimiento compuesto de vino blanco, quina y unas otas de ricino. 3. a Si ¿1 conserva interés, si; t u caso ¿Oiittaüo, es inútil. A sus órdenes. PARTICULAR j g g F á l i J En esta sección se contestara i las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, iiempre. que la pregunta venga acompañada de STETB CITRONES COmiBLJiriVOS O SEA DEL i AL de ios que se publican diariamente en las páginas de anuncios de ABC Zas consultas habrán de firmarse con un seudónimo é con iniciales. l as que se firmen con nombres ó apellidos, se contestaran con la inicial de los mismos. 1