Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 16 DE DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN 3 B PAU. O. Anoche marchó á Sevilla la condesa de París. Bajaron á despedirla á la estación el Rey y los infantes D. Carlos y doña Luisa. la Sala primera del Supremo celebróse ayer tarde la vista de admisión de un recurso interpuesto por D. Ramón Rodríguez contra sentencia relativa á la administración de los bienes parafernales de su esposa doña Anacleta Pérez é inversión de los productos de aquéllos. El Sr. Canalejas sostuvo la admisión del recurso, oponiéndose á ello el Sr. García Prieto. 1 DM 1 SJON DE UN RECURSO A n t e CONGRESO FINAL DE LA SESIÓN DE AYER RUEGOS Y PREGUNTAS TRIBUNALES El ministro de FOMENTO se niega á aceptar una interpelación del Sr. Caballé sobre la conveniencia de que el Banco de España conceda un crédito á determinado Sindicato agrícola. Alega que no es materia propia del Parlamento, presentada en esa forma tan concreta, y que, en todo caso, correspondería interpelar al ministro de Hacienda. Los Sres. NOUGUES y CABALLÉ manifiestan que tratarán ampliamente del asunto al discutirse la ley de Relaciones con el Banco de España. f Ñ JTÍRA DO En id üección tercera reEl tJÍ unióse ayer el Jurado para para Sr. ZULUETA interviene en el debate censurar que el Banco de España no ver y fallar una causa seguida por delito de cumpla el artículo 3.0 de la ley de Sindicaiiomicidio por imprudencia contra Marce- tos Agrícolas, y añade que de este asunto lino Morales. tiene que responder el ministro de FomenEste, c ae guiaba un carro cargado de ma- to, pues á la vez lo es de Agricultura y Obras teriales de una fábrica de cerámica, hizo ce- públicas. jar á las muías, y, al retroceder, aplastó El Sr. á requerimientos del contra la pared á un individuo que por allí ministro LLORENS, Justicia, aclara ciertas de Gracia y pasaba en aquel momento. El desdichado palabras que ¡pronunció ayer sobre varios falleció y el carretero fue procesado; pero empleados de dicho departamento. ayer lo declararon inculpable los jueces populares, y el Tribunal de Derecho le abPRESUPUESTOS solvió. Defendió á Marcelino Morales el letrado El Sr. PEDREGAL apoya un voto partiSr. Forns. cular al presupuesto de las posesiones del UN PASANTE golfo de Guinea, solicitando en él que se explique la eficacia y la manera cómo se t emplea dicho presupuesto, pues en los siete ATALLA DE ODIOS Es una narración años que se lleva votando importa la suma de índole pasio- de 14 millones de pesetas. Pide, en consecuencia, que se encargue el nal, coa episodios y escenas de la vida galante de nuestros dias. Su autor, D. Rafael ministerio de Fomento de administrar y reLópez de Haro, ha publicado con éxito otras gir las posesiones españolas del África Occidental. novelas, como Dominadoras. Censura que se aumenten las cantidades AMPAÑA RUSO- JAPONESA Al estallar burocrático y á las la g u e r r a destinadas á personal proporción considemisiones religiosas en entre el Japón y Rusia, España envió á la rable, mientras que se reducen á 16.000 peMancharía una comisión militar que, agre- setas las 78.000 que había consignadas para gada al ejercito del Zar, estudiase la campa- atenciones de enseñanza. ña. El jefe de aquella comisión, D. Luis FerCombate también duramente nández de Córdova, marqués de Mendigo- tes servicios de comunicacioneslos deficienterrestres y rría, falleció recién ascendido á general, sin marítimas que se han establecido en dicha haber terminado la Memoria destinada á colonia. nuestro Estado Mayor Central. Ahora los Termina lamentándose de que el Tribuhermanos del malogrado Fernández de Córhaya publicado clova lian logrado dar á luz, ya concluido, nal de Cuentas nopresupuesto. Memoria este documento, que, en opinión de los téc- alguna sobre este El señor ministro declara nicos, tiene extraordinario mérito, y que va que todas las reformasde ESTADO se proacompañado de un magnífico Atlas, de cro- ponían en la Memoria viables que regio del comisario quis, de superpuestos, etc. etc. formando, se han aplicado ya gradualmente. Reconoce un volumen en 4. de más de 400 páginas. La edición, en su mayor parte, está desti- ¡que todavía existen algunas deficiencias, nada al Ejército, Escuelas militares, Cen- que se irán poco á poco corrigiendo, según consientan los medios tros técnicos, generalato, Ateneos y Prensa. ¡lo Rectifican ambos, y eneconómicos. votación nominal, Seguramente serán muy leídos estos úl- pedida por las minorías, se desecha el voto timos estudios del marqués de Mendígorrír, particular por 60 votos contra 26. quien á su entusiasmo por la milicia unía, Sr. FERNANDEZ como sus ascendientes, extraordinarias do- te El dictamen, diciendo LATORRE comoael que este presupuestes de capacidad y de cultura. to plantea y entraña los asuntos más escanDEC 1 TAC IONES Con este título ha publi- dalosos de la Administración española. cado El Magisterio Es- Añade que el partido liberal no puede paESCOLARES pañol un notable libro sar por ello en silencio; pero como el tiempo de D. Ecequiel Solana, que contiene compo- urge, y para no entorpecer la aprobación de siciones selectas en verso y prosa de más los presupuestos, la minoría está dispuesta de ciento veinte autores españoles y ameri- á retirar las enmiendas que tiene presentacanos, multitud de notas, retratos y biogra- das si el ministro de Estado, de acuerdo con fías. el presidente de la Cámara, se decide á acepEs un volumen elegante en su presenta- tar la interpelación que desde hace tiempo ción, nuevo en su género, que responde á se le tiene anunciada. un fin educativo y á un fin literario que insHace un ligero examen del presupuesto, truye y recrea, y que seguramente obtendrá 1 censurando duramente el desbarajuste que bien pronto entre los libros escolares el hon- en él existe; pregunta qué ha sido de las roso lugar que se merece, primero, porque 250.000 pesetas consignadas á favor de la la recitación escolar es un medio educativo Compañía Hispano- Marroquí; combate que de primer orden, á la par que un medio efí- se figuren en éste 400.000 pesetas para subracísimo para la corrección del lenguaje, y venciones personales, y se lamenta de que después, porque su texto, desde el punto de el viaje del comisario regio haya costado al vista literario, encierra muchas joyas del Tesoro 70.000 pesetas. igenio español. El ministro, de ESTADO mamliesta que BIBLIOGRAFÍA B las 250.000 pesetas á que se üa reíendo el Sr. Fernández Latorre se consideran como un ingreso que hace el Tesoro de la Meíró poli á favor de la colonia. Los restantes artículos del presupuesto son copia exacta de los del año anterior, y. por lo que se refiere á las 400.000 pesetas para subvenciones personales, dice que no sabe á qué se refiere el Sr. Latorre. El Sr. FERNANDEZ LATORRE lee una larga lista de cantidades concedidas á la Sociedad Híspano Marroquí, á la de Historia Natural, al Congreso Africanista, á funcionarios, para gastos de viajes, y á particulares que han redactado Memorias de carácter reservado. Insiste en que el ministro acepte un debate próximo y amplísimo para tratar de estos asuntos. El señor ministro de ESTADO explica las razones en que el Gobierno se ha apoyado para conceder esas subvenciones. El Sr. FERNANDEZ LATORRE se extraña de la insistencia del ministro en rio aceptar la interpelación que se le propone, y anuncia que la provocará por los medios que el Reglamento le concede. Por lo pronto limítase á preguntar á cuánto asciende el Tesoro colonial en las economías que en él se han ido acumulando. Dirige gravísimos cargos contra funcionarios del ministerio de Estado, á los cuales acusa de ejercer cohecho, y para comprobarlo da lectura de una carta en la cual un empleado de la sección colonial pide un. colmillo de elefante á otro funcionario coloniai ascendido recientemente. El señor ministro de ESTADO ofrece traer los datos que el Sr. Fernández Latorre har pedido acerca del Tesoro colonial. Defiende la administración colonial, protestando contra la dureza de los calificativos del Sr. Fernández Latorre. Esa carta que su señoría ha leído, ó no dice nada, ó tlice algo que yo personalmente depuraré. Ruego á su señoría que me la entregue para enviarla al fiscal de Su Majestad. El Sr. FERNANDEZ LATORRE dice accede á ello, lamentando, no obstante, la situación difícil en que le coloca el ministro, y adyirtiendo que acepta íntegra la responsabilidad de ella. Sin embargo, al acercarse un ujier para recoger el documento, los Sres. Suárez Inclán y otros compañeros de minorías le aconsejan que no entregue la carta, y el señor Fernández Latorre se la guarda de nuevo en el bolsillo. El señor ministro de ESTADO ruega al Sr. Fernández Latorre que le- auxilie personalmente á depurar la grave acusación que ha hecho contra un funcionario, para castigo de éste, si fuera culpable, y satisfacción de los demás, cuyos nombres no deben ni pueden quedar en entredicho. El Sr. FERNANDEZ LATORRE. Yo entregaré la carta; pero no para que se lleve i los Tribunales (Rumores. ¿Cómo voy yo á entregar una carta para que con ella se forme un proceso? Yo la entregaré al presidente de la Cámara. El ministro de ESTADO: Yo no r ecesito la carta para depurar todo lo que S. S. ha denunciado. Yo haré lo que deba de hacer. El Sr. FERNANDEZ LATORRE: Yo entiendo que con un correctivo... El ministro de ESTADO: ¡Cómo que con un correctivo! ¿Cree S. S. que basta un correctivo cuando se trata de un cohecho? El Sr. FERNANDEZ LATORRE: Acaso el cohecho no exista; pero de todos modos, el lenguaje de esa carta demuestra la clase de relaciones que existen entre los funcionarios del ministerio y los de la colonia. El PRESIDENTE: Han transcurrido la? horas reglamentarias. Se suspende este debate. Queda S. S. en el uso de la palabra para mañana. Se levanta la sesión, oon las nueve y diez.