Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CARTAS A FLORA T ESPED 1 DA Acababa de escribirte, cumU pliendo mi promesa, una carta acerca del hastío, el mayor peligro de la felicidad doméstica, cuando entró en mi despacho un amigo, hombre experto y genial, que ha leído todas mis cartas. Al ver la última echóse á reir y ine dijo: ¿No has recibido aún aviso de Florita para que ceses tus sermones? ¿Acaso te figuras que las co sas melancólicas y un tanto sombrías que la p L DESTcTE Constituye el período más dijiste pueden agradarla? Pues eres un grave y peligroso para el grandísimo bobo, amigo doctor. Use hastío niño, pues se le separa del pecho de su made que hablas en tu carta es sinónimo de dre ó del de la nodriza, transformándose su fastidio, significa el disgusto ó desazón que alimentación. causa un manjar mal recibido por el estóEn los niños sometidos á la alimentación mago, y en lo moral equivale al enfado ó artificial puede decirse que no existe desterepugnancia que ocasiona una persona mo- te propiamente dicho, pues ya están acoslesta. ¿No temes serlo? Cuando el hastío se tumbrados al biberón. presenta en el hogar es porque algo hay en Siendo tan importantes los trastornos él dañoso y cree que es muy difícil arre- gastro- intestinales en la infancia, se comglarlo con frases ni consejos. prende fácilmente cuantas precauciones son- -Es cierto- -le repliqué; -precisamente necesarias para llevar á cabo todo cambio por eso tuve buen cuidado de señalar los alimenticio. peligros que vienen de fuera, pues si, por Desde luego debe comenzarse por substidesgracia, el parásito se logra apoderar de tuir la leche materna con la de vacas ó canuestro ser, entonces el remedio es dificilí- bras. Ha sido moda durante algún- tiempo simo. En estos casos nos convertimos en preconizar la leche de burras, por su semenuestro mayor enemigo. Y pensando en janza á la de mujer; pero no ha dado bueello, quería aconsejar á Flora un medio sen- nos resaltados, pues provoca diarrea y adecillo paTa salvar las situaciones graves, para más no es conveniente para los niños creendulzar los dolores y las jaenas hondas. cidos. Consiste en evocar la alegría lejana, que El destete suele hacerse lab mas de las suele traernos coa el tiempo nuevas alegrías veces porque la madre no tiene leche ó ahuyentando el sufrír. jj porque el niño es ya crecido. Así, por ejemplo, dentro de muy poco esI a duración de la lactancia es muy vatará casada mi amada niña. Ya viste que su riable, y por regla general debe supeditarse infancia fue algo triste; pero tuvo sus ínti- á la evolución dentaria. Tan absurdo es mas y nobles satisfacciones; gracias á eilas que un niño mame hasta más de los dos se mantuvo firme cuando pudo caer. l ¿a. años, como la supresión de ia teta en criatranquila vida del colegio y sus pequeños turas débiles que no presentan señales de triunfos y glorias endulzaron las amarguras dientes. del servicio penoso, y cuando luchaba en el Se realiza las más de las veces bruscataller animaban su espíritu los gratos pa- mente, y suele decretarse la marcha de la seos con su prometido, sus proyectos para nodriza, aplicándola al pecho substancias el porvenir. En esta cadena de hechos rea- amargas para que el niño sienta repugnanles ó soñados (y lo pasado nos parece siem- cia al mamar. Este procedimiento es absurpre sueño) conviene separar lo que nos fue do y peligroso. No pocas veces se observan grato y dulce, y por muy amarga que sea fracasos que obligan á restablecer la lactanla vida, alguna satisfacción tuvimos que nos cia materna en malas condiciones. place recordar. Según las estadísticas, la mayoría de las Yo quería escribir algunas cartas enume- mujeres pueden criar sin ayuda alguna á un rando las alegrías microscópicas de la vida niño robusto durante Gcho meses. No se olfamiliar, para que no las desdeñe jamás y las vide que la producción de la leche está en recuerde siempre, á fin de ahuyentar el ho- relación directa con las succiones y la buena rrible hastío, t o s arreglos de la casita, los reglamentación de la alimentación, dándose planes y presupuestos, la adquisición de un el caso de que una mujer pueda criar bien á mueblecito deseado, que se limpia y se mi- dos niños siendo robusta y sana. ma; los pobres regalillos que su novio la I o que importa conocer es la marcha del hizo y que ella debe conservar, el releer ios desarrollo de la criatura, y nada mejor que libros bonitos y agradables, que constituyen el peso revela si ésta se nutre lo suficiente. nuestros más fieles compañeros en las horas Destetar á un niño por la edad sin tener de soledad, y, sobre todo, algunos placeres en cuenta Jos datos anteriormente indicainefables como el de recluirse en la casa en dos, es un absurdo. día lluvioso embebecidos en animada charla, Por esta razón, es conveniente adoptar el en la compañía de un niño, que siempre ale- destete progresivo, salvo los casos de fuergra el hogar. Estas cosas pequeñas, insignifi za mayor. De todas suertes, deberá comencantes, pasajeras, no se olvidan jamás, y si zarse por los biberones. Es preciso mucho se olvidan, somos por siempre desgracia- tacto y cuidado en el empleo de éstos. Suedos... le ocurrir, especialmente en los destetes re- -Tienes razón, amigo doctor; pero si pentinos, que el niño no quiere tomar leche slla no siente esas cosas, más vale que no ni con biberón ni con cuchara, y hasta re se las digas. Además, sólo podrían encan- chaza el pecho. Kn casos tales, se impone el tarla oyéndolas de labios de su marido, y empleo de la sonda. Pero con un poco de panosotros, los hombres, somos lo bastante ciencia, y teniendo gran cuidado con las conegoístas para no permitir que otros refieran diciones de la leche que se dé al niño, proestas minucias á su mujer. Lo mejor es que curando que sean las dosis pequeñas en los rompas tu carta y no la escribas más, á no comienzos, que los pezones de goma no lleser que necesite tus- consejos y los redame. nen la boca, pues podría provocártela náu- V así lo hice, niña querida, convencido de que tiene razón mi amigo. ¡Sé muy feliz, hija mía; sé muy feliz, y cuando estés triste ó sufras acuérdate de que te quise siernpre muetio, á fin de que sientas algún minúsculo consuelo que atenúe los dolores de la exi t ncia! ARTE DE CUIDAR A LOS NIÑOS sea, y, por fin, que la leche se dé á una minina temperatura siempre y, á ser posible, tenga el mismo sabor, el niño se acostumbra fácilmente al nuevo régimen. Importa mucho tener presente esta última circunstancia, no sólo respecto á la leche, sino á las papillas. No pocas veces el olfalto y el paladar del niño distinguen perfectamente la diferencia entre los alimentos que se le dan, y sí no se cuida mucho de su preparación y condimento, se hacen dispépticos. Por lo común, cuando una misma persona, cuidadosa y observadora, se consagra á la preparación de los alimentos del niño, éste no protesta jamás, salvo en caso de en fermedad. Compréndese fácilmente por 10 expuesto que no es posible señalar época fija para el destete, y menos aún determinar la ración alimenticia de leche ó harinas. Depende de las condiciones individuales del niño, y no debe nunca destetarse á éste sin una consulta detenida al médico y un examen completo de cada caso. I s demás es dejarse llevar por una rutina perjudicial que tantos daños ocasiona. Gracias á ella la mortalidad infantil ha sido enorme. El destete es siempre peligroso, por ios trastornos que pueden presentarse. En pocos días se puede perder el resultado de muchos meses de cuidados asiduos. No es oportuno durante la evolución de un grupo de dientes, durante la cual suelen ser frecuentes los trastornos digestivos. Por esta causa también no es conveniente durante los grandes calores, por ser la época en que se presentan múltiples dolencias intestinales. El problema de las harinas es de una importancia extraordinaria. Suele ocurrir que algunas muy buenas no sean soportadas por el niño destetado. En otra ocasión se hará una resena de las más útiles. Por ahora conviene consignar que el destete normal debe realizarse al final del primer año y á veces durante el segundo, relacionándolo con el estado del niño y su evolución dentaria. El destete prematuro es casi siempre perjudicial, y el brusco, peligroso. DICHOS Y HECHOS 1 A OBRA GRANCHER- La Junta general fundó el ilustre doctor francés bajo el nombre de Preservación de la Infancia contra la Tuberculosis se reunió en 7 del pasado mes en los salones de la viuda del doctor Grancher, presidiendo el doctor Roux. Se podrán colocar en el presente año 400 niños. Los gastos fueron en 1907 á 1908 de 140.524,20 francos, y los ingresos 326.582,75, quedando un remanente de 186.058 55 francos. I a Asociación tiene de capital 425.790. fe 5 francos. La fundación cuenta inuy pocos años de existencia. 1 A CASA DE FAMILIA La J mía provincial de protección á la infancia que funciona en Barcelona, con arreglo á la ley de Protección, bajo la presidencia del dignísimo gobernador, señor Ossorio, proyecta fundar una casa dejamilia, cuya misión sea substituir el calor y cariño de ésta y donde los jóvenes abandonados encuentren desde un hospedaje material, hasta el más decidido apoyo y protección moral. Según los datos recogidos, existen de ocho á diez mil trinxerazres (equivalente á golfo) v esto constituye una verdadera!