Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO i3 DE DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN 1. PAG. 9. OPLAS DEL DOMINGO LA GRAN VIA ¿Conque eso de la Gran Vía ya es un hecho... -Así se cuenta. ¿Y quién ha picao? -Pues dicen que ha picao el Picavea. ¿Es por un casual sudónimo? -Es irundarra. -Me dejas con apetito; ¿y qué es eso? -Pues de Irún, d ahí á la vuelta, según tiras pa Bayone. Pero es español? ¡Que se juega! ¿ü quieres que metan mano en el gazupe los belgas? Vamos, hombre, no delirios; te pones de una manera, que vas á tener que darme un cigarro. -Y dos docenas. -Mia. que esíás Jffladel mco. -Ahí va la petaca. -Venga. -Vale abusar. -Dios me libre. -Coge más. -Me da vergüenza, ¿I a has heredao? -Es una miaja, procedente de una quema. -No te conozco, Basilio. -Debilidades modernas. -Y, volviendo á la Gran Vía: ¿tú qué opinas? -Si la dejan como dicen, no te ocupes, que por holgura no queda; ya podrás pasar á gusto con tus chuletas de huerta, y tu carrito y la burra, y tu mujer y tu suegra. -Oye: pero si me llama una parroquiana de esas que vive en un piso undécimo, ¿qué hago yo? -Que bajen ellas, ú les tiras las patatas con honda, ú con escopeta; mia tú éste; pues si subes al último piso, llega la mercancía frapepe, ú te expones, que pudiera suceder, que vas y subes, tardas dos horas y media y encuentras á la parroquia que está con la inapetencia. ¡Mia que casas de diez pisos... ¡Y de doce! -Cualesquiera se hace cartero. -Pues oye; ¿y el valiente que se atreva á ocupar una bohardilla? -Pues ya puede á su parienta reñir al oído, porque á na que grite se entera San Pedro. -Pues ¿y los gatos? -A los gatos los elevan. -Con lo que chillan p hacerse el amor, sí que se arreglan, porque lo que es á San Pedro, pa mí que no le molestan... -Pues no divagues; ¿y el día que te dé, Dios no lo quiera, un cólico, que es muy fácil de que te dé, y ala fuerza tengas que avisar al médico de una Sociedad cualquiera? Porque tú estarás colao en una Sociedad de esas de enterramiento, botica y luto: -Oye, Yenegas, que estás poniéndome el alma una atrocidaz de negra, y que estás viendo las cosas y las casas de manera que pa mí que se arrepiente, si te escucha, el Picavea. ¿Y dices que es irandorro? ¡Irundarra! no te vengas arreglando el diccionario. -Perdona, que no es ofensa; oye: ¿y estaría torpe que un servidor le pidiera... ¡No tiene! -Calla, hombre, calla; una portería de esas, ¿me la daría? -No sé; si quieres una tarjeta, aunque yo no le conozco, te la daréá la carrera, y en cuanto que se la entregues y te vea Picavea, pa mí que te manda al Cáucaso; pero si le da otra vena y te da la portería, azvierte que pa vivienda te mande al sótano, porque en el tejao te mareas. ANTONIO CASERO LOS ESTRENOS í Extraordinaria expectación había despertado la nueva revista de Perrín y Palacios, autores que en este género han tenido largos y provechosos éxitos. De una parte las esplendiflsces que st contaban de su presentación escénica, dignas del fastuoso D. Simón Rivas, que hizo inolvidables sus rumbosos tiempos de empresario en el Príncipe Alfonso; de otra, los aplazamientos que por diversas circunstancias motivaron la suspensión del estreno varias veces, y á última hora el plante de una de las tiples de la compañía, justificaban el interés que el público sentía por asistir á la primera representación de la obra de Perrín y Palacios. En efecto, la sala del teatro estaba imponente, rebosante de espectadores, el todo Madrid. Al alzarse el telón, un solemne y expectante silencio se impuso. Comenzó la revista, y sonaron los primeros aplausos en honor de Muríel, por una decoración que representa la fachada de nuestro periódico. El título de A B Cha servido á Perrín y Palacios como símbolo para eaearnar en tres arrogantes hembras el Arte, la Belleza y los Cuernos, entiéndase la fiesta nacional. I a canalización del Manzanares, ya resuelta, y por cierto con estupendo espectáculo, da ocasión á un concurso que ABC organiza en nombre de la Prensa española para premiar á los aspirantes que, segán el criterio del Jurado, lo merezcan. Y entrarnos en plena revista, confeccionada á la manera de esas suntuosas féeries que constituyen ja gran atracción de los elegantes y mundiales concerts de París. Con este propósito, atendiendo principal; mente á la visualidad y á la belleza, han hecho Perrín y Palacios su nueva obra, marco de un cuadro lujoso, compuesto con una riqueza y ostentación inusitadas. I,o s libretistas han preparado á Jerónimo Giménez, autor de la música, situación es musicales de gran amplitud y conjunto, como el número concertado del segundo cuadro, del que sobresalen el terceto de las damas modernistas, que vistieron tres magníficos trajes Directorio; la farruca, que valió á Paz Calzado nutrida ovación; el picaresco terceto del ¡Sópleme usted! que con admirable gachonería dijeron la Esparza, la Quijano y la Pujol, y la intencionada caricatura del bloque. En el último cuadro, una ingeniosk sátira política, puesta en boca de Gedeón. fííé lo más celebrado del libro. IvUis Muriel logró anoche las mayores y más entusiastas ovaciones de su vida. El admirable y originalísimo efecto con seguido en la decoración del segundo cuadro sorprendió al público, que hizo salir á escena al insigne escenógrafo innumerables veces, aclamándole coa imponentes aplausos. Pero donde el entusiasmo llegó al delirio fue en la apoteosis final, una fantasía del Manzanares convertido en graa canal, con suntuosos y espléndidos palacios en sus márgenes. ¡Un prodigio de perspectiva, de. buen gusto y de riqueza, y, sobre todo, uri absoluto dominio de cuanto puede hacerse en la moderna escenografía! ¡Brayo tocayo! ¡Así se pinta, como diría Mauraá Vila también ha echado el resto, comeecionando un espléndido vestuario: sedasv tules, terciopelos, dalmáticas, brocados, todo riquísimo y elegante. Vila mereció igualmente los honores del proscenio. Y agotemos el capítulo de felicitaciones celebrando el rumbo de Reynot, empresario, de la Zarzuela, que ha puesto al servicio de la revista unjurespetable cantidad áe miles ZARZUELA, ABC p o m o prueba fehaciente de la fama que están logrando los vinos medicinales Quina Málaga y Hierro- Quina Málaga Gutiérrez, transcribimos á continuación tes timonios suscritos por tres eminencias médicas de esta corte, y en días sucesivos lo haremos de otros afamados doctores, reconociendo las excelencias de esos privilegiados vinos medicinales. Dicen así esos autorizados y valiosos documentos. Madrid 8 de Julio de 1908. Sr. D. Tomás Gutiérrez. Málaga. Muy señor mío: Probados los vinos medicinales Quina Málaga y Hierro- Quina Málaga que se ha servido mandarme, tengo el gusto de manifestarle que los encuentro muy aceptables para los casos de debilidad general é inapetencia. Soy de usted atento y s. s. q. b. s. ni. doctor Eloy Befarano, de la Real Academia de Medicina é inspector general de Sanidad interior. Ceñor D. Tomás Gutiérrez. Muy señor mío y de mi consideración más distinguida: Al dar á usted las más rendidas gracias por el envío de dos botellas de vino Quina Málaga y Hierro- Quina Málaga, me complazco en testimoniarle que encuentro sumamente útil su preparado en los casos de atonía gástrica, dispepsias de todas clases, anemias, convalecencias de enfermedades infecciosas, especialmente del paludismo, y en cuantos casos se necesite emplear un tónico neurasténico y dinamóforo. Suyo afectísimo q. 1. b. 1. m. doctor Calatraveño, médico director de la Revista de Sanidad Civil, Madrid 12 de Noviembre de 1908. 0 eñor D. Tomás Gutiérrez. Muy señor mío: He empleado repetidas veres el vino de Quina Málaga y Hierro Quina Málaga preparados por usted, y tanto en mi clientela particular como en el Dispensario de enfermedades de niños del Instituto Rubio, del que soy encargado, he obtenido brillantes resultados, debidos por una parte á la excelencia de la preparación, y por otra, á su fácil administración, pues ni aun los niños más indóciles dejan de tomar con gusto estos vinos medicinales. Madrid, Diciembre jefe del Dispensario de enfermedades de niños del Instituto Rubio. 1 os escritos que acabamos de reproducir avaloran y confirman las notables cualidades de los YÍÜQS medicinales referidos. de 1908. -Doctor Celestino Moliner, profesor LOS MAS RICOS VINOS MEDICINALES