Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A E C. SÁBADO 12 Dfc DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN 3 1 PAG, S La señorita Carmen Rodríg iiez es discípuIa del maestro D. Javier G- iucénez Delgado. Segunda parte. -Un primer premio, concedido por unanimidad, ostenta la gentilísima señorita María Jiménez. Al escucharla en obras de Chopin, venciendo enormes dificultades, con seguridad 3 r limpieza, se prueba que el Jurado fue justísimo al otorgar el mencionado premio. Brillante porvenir espera á la señorita Jiménez como concertista y profesora, formada en las lecciones del maestro Tragó, que los cristales perdían su orillo, que ios raron sus colegas por qué, durante un libros estaban cubiertos de polvo, que su no volvió el tenedor de libros al restawaiu jefe estaba más calvo que de costumbre y donde solía comer. que sus compañeros eran más feos que los Durante aquel mes, todos los días, de doce demás días. Suspiró y volvió á hacer samas. á una, Santiago Reynald, el enamorado Desde aquel momento trastornóse la exis- empleadillo, se paseó por el jardín de la tencia de Santiago. Todos los días iba la Tullerías, comiendo con voluptuosa lentimuchacha de los ojos negros, pues así lo tud un pedazo de pan y pensando en una exigía el cargo que desempeñaba en la casa mujer de ojos negros cuyo nombre ignoraba Martín y Compañía, fabricantes de muebles L. M. GROC domiciliados en el barrio. El mal fue empeorando. El infeliz tejedor de libros, cuando se hallaba solo en el humilde cuarto que habitaba, daba rienda QECRETAR 1 AS DE JUZI as pujas de ayer: D A. Covarsi, Paisaje, de J, Garaelo, 30; suelta á su imaginación. Soñaba con un as- U GADOS MUNICIPALES censo inesperado, le nombraban subdirecBorregos, de C. Iborra, ¡o; OfiHa, de C. VázLa Gaceta publica un Real decreto del miquez, 85; Los barrenderos, de F. Sancha, 30; tor, se casaba. Pero pronto venía la reacManna, de A. Muñoz Degraín, 35, y Taide de ción. ¡Jamás se atrevería á expresar el cari- nisterio de Gracia y Justicia en que se re otoño, de L. Menéndez Pidal, 55; D. Isidro ño y la abnegación que atesoraba su alma á glamenta el procedimiento que debe seguirse para proveer por oposición las vacantes Romero, Paisaje, de L. Pinazo Martínez, 55; la muchacha de los ojos negros! el Sr. Joosteus, Lafiestagrande de R. Domin- Oasó algún tiempo. El último día de cierto de secretarios de Juzgados y Tribunales go, 135; el Sr. Vildósola, Costas de Asturias, de mes acababa de cobrar Santiago su municipales que ocurran en las poblaciones J. Martínez Abades, 190. mensualidad y pensó ofrecer unas flores á de más de 30.000 almas, conforme á la ley El maestro Muriel ha enviado á la Comi- la mujer que tanto le enloquecía. Calculó de Justicia municipal de 5 de Agosío de sión el precioso boceto de una decoración que dejando de fumar durante dos semanas 1907. El reglamento señala para los opositores pintada para la obrará B C, que figurará en- podría economizar lo que le costaría un rasiguientes condiciones: tre las obras fuera de catálogo. mo; y sonriente repasaba en sus libros las á dichas plazas las estado seglar, mayor de Ser español, de D. Torcuato Luca de Tena ofreció 20 pe- operaciones del día, cuando de repente exveinticinco años y menor de cincuenta, y setas por el trabajo de Muriel, y D. Luis Ar- clamó: ser licenciado en Derecho, ó haber cursado miñán, 30. ¿Cómo es eso? ¿Cómo puede resultar deu- los estudios y cumplido con los demás redora la cuenta de Martín y Compañía? Es quisitos que prevengan las leyes y reglala primera vez que esto sucede... Veamos... mentos para ser notario, ó haber sido aproCUENTOS ILUSTRADOS Tenía i. roo francos, y su cajera ha cobrado bado en el examen de aptitud para obtener un che ue de 1.200. No hay duda... Un dé- el cargo de secretario de Juzgado munificit de cien francos... No me lo explico. cipal. Tuvo una horrible sospecha. Cogió con También serán admitidos a oposición los Oantiago Reynald, tenedor de libros del mano febril el montón de cheques y apartó el solicitantes en quienes no concurra ningu Comploir Uuiversel de Cud t, era un em- del fabricante de muebles... No cabía duda. na de las cualidades académicas consignapleado puntual y sumiso. A fuerza de revi- Era visible que una mano algo temblona das, siempre que se hallen sirviendo el carsar cheques y de pasarlos al debe de los clien- había convertido u n 1 en u n 2. Ella era go de secretario de Juzgado municipal con tes, se había convertido enuna máquina cal- quien había falsificado el cheque. ¡Era una buena nota. culadora, en un rodaje inferior de esa enor- ladrona... Se estremeció. Su honradez naLas oposiciones se efectuarán ante un me máquina que se llama el C omptoir Uni- tiva se sublevó y murmuró entre dientes: tribunal formado por un magistrado, que ¡Qué infamia! Luego pensó en las conse- será presidente del mismo; un secretario de cuencias del delito. El fabricante era un un abogado, un escribano y un secrehombre recto, pero inflexible; no vacilaría Sala, de Juzgado municipal, nombrados totario en denunciar á la cajera. dos ellos por el presidente de la Audiencia El pobre Santiago ya la veía en la cárcel territorial, libremente los dos primeros, y el derramando amargas lágrimas, y sin darse secretario del Juzgado municipal y el tercuenta de lo que hacía, ocultándose, como cero y cuarto á propuesta su terna de sus si cometiera una mala acción, sacó de su respectivos Colegios. bolsillo los billetes que acababa de cobrar, El secretario del cogió el de 100 francos, lo pasó al cajero, y será del Tribunal deJuzgado municipal lo oposiciones. dij j Eí programa de oposiciones versará sobre- -Allá van 100 francos de Martín y Com- las siguientes materias: pañía que he olvidado de entregar. Derecho civil, político, administrativo, Luego, er la cuenta de Martín y en la mercantil y penal de España. Derecho internacional en sus relaciones con el Registro civil de España. Legislación del impuesto de derechos reales y utilidades, Timbre del Estado y aranceles judiciales. Teori? y práctica de procedimientos judiciales en materia civil y criminal y en la referente al Registro civil Los ejercicios de oposición serán dos: uno teórico y otro práctico. Ganaba 1.800 francos cada año, 150 menLas convocatorias á oposición deben efee- sttales, que repartía de manera que resultataarse por el presidente de la Audiencia teran cubiertas todas sus necesidades, de las rritorial respectiva en el primer día hábil uales no distraía ai un solo céntimo, tedel mes de Enero de cada año. miendo que al hacerlo se desnivelara su exiguo presupuesto. Transcurría con calma y monotonía su existencia, cuando, cierta tarde, una muchaeha, sin sombrero y vestida con un traje negro semejante al que usan las mujeres emPOR TELÉGRAFO pleadas en los almacenes parisienses, penetró en el Comptoir Univmd. I levaba en la OE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR mano un cheque y se dirigió hacia Santiago. PARÍS, 11, ÍI. Este la miró. Era guapa, y sus ojos, grandes 1 ibre circulación. y negros, iluminaban una fisonomía tan dul Según informes oficiosos, se consentirá ce que el tenedor de libros permaneció al- columna correspondiente, escribió con letra al general Castro que se detenga en Frangunos segundos deslumhrado por aguellos clara: Entrega del 30 de Abril... íoo fran- cia, á condición de que no haga declaracioojos incomparables. cos nes ni realice ningún acto que pueda tenes? Después de examinar la lelra de cambio, La muchacha no volvió; ó la despidieron carácter político. rniió de nuevo á la joven, y cuando ésta se ó se despidió voluntariamente de la ca a. Arranciase sxx resrreso A aquella República ii ar, 1, k oareció al pobre tenedor de libros Santiago lo ignuio siempre, así como igno- el 26 de Jbebieio LA LADRONA EL GENERAL CIPRIANO DE CASTRÓ