Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A. B C. SÁBADO 12 DE DICIEMBRE DE 1908. EPICK 3 N 3 PAG. 4. Además, los artistas del Teatro Nacional- -fieren á los artistas y al director, y éstos son aun los pertenecientes á la Asociación de los que deben ser bien estudiados y mejor Actores- -no estarán obligados á acatar las meditados. Quedan después infinitos detadisposiciones de ésta en caso de huelga, lles, tales como el número de obras que un cierre de teatros, etc. ¡Ah! Y ningún cómico mismo autor puede estrenar en una tempopodrá sentirse autor en el Teatro Nacional. rada, las representaciones de los clásicos, Si quiere escribir, que estrene sus obras en el precio de las localidades, las funciones populares, las matinees en días laborables, el los demás teatros. y vamos con el director. ¿Conque inamo- sistema (que urge implantar) de las confe 1 vible? Pero ¿á quién se le ha podido rencias antes de óla representación de las imporocwrrir semejante disparate? El mismo di- obras refundidasmilde las reprises de es imtancia... Y mil y cosas de las que rector- administrador de la Comedia Fran- posible hablar en un artículo breve y escricesa, Julio Claretie, que parece que es inamovible, no lo es en realidad, y aunque lo fue- to al correr de la pluma. Querer hacer el Teatro Nacional de golpe ra, ¿es que no se enteran en Espafia de los mil inconvenientes que surgen todos los y porrazo me parece una locura, sin más fin días en el teatro Francés á causa de esta es- que derrochar las pesetas de la subvención oficial, Eso de decir: ¡Hágase el Teatro Napecie de inamovilidad? surja en No... El director- administrador del Teatro cional! -y que el Teatro Nacional resultado horas, va á dar por Nacional- -porque debiera ser ambas cosas veinticuatrouna cosa que debía ser buena un al elegido- -ha de ser nombrado por el Go- el hacer depies ni cabeza. bierno, que podrá escoger, entre los nom- bululú sin Pero probablemente los fundadores del bres que le proponga el Comité de Actores. No olvidemos que el Teatro Nacional es la Teatro Nacional no tratan de hacer otra casa de los cómicos, y que éstos han de ser cosa que un teatro más, buscando como calos que propongan los candidatos, pues es ballo blanco al Estado, que, efectivamente, preciso que el elegido goce de la confianza no tiene un solo pelo negro. Y ni se preocude la compañía para que todos vivan en paz. pan de dar á los cómicos la importancia que Y nada de inamovilidad. Los hombres, necesariamente deben tener en la nueva institución, ni pensado en coa los años, perdemos actividad y energías, Teatro Francés han que en lo que imitar al más se y el director del Teatro Nacional ha de te- á la subvención. Digo estp porque refiere no sé ner que realizar un trabajo grande, una la- dónde he leído que las utilidades de la embor que no puede ser resistida por espacio presa serían cedidas generosamente á los de mucho tiempo. Preguntadle á, Fernando pobres de Madrid, y yo, la verdad, cuando Díaz de Me. n croza si hubiera podido dirigir me entero de que en un negocio cualquiera el Teatro Español Federico Balart, Quedamos, por lo tanto, en que el direc- losjbeneficios se destinan ala caridad... suetor que se nombre no puede ser inamovi- lo desconfiar de los beneficios. ¡Y de la caridad! ble; pero, en fin, supongamos que los manJOSÉ JUAN CADENAS goneadares del proyecto se salen con la suya París- Diciembre. y decretan la inamovilidad del director. Ya se encardará el público Amoverle del cargoEl director, propuesto por los actores y nombrado por el Consejo de ministros, debe ser elegido por cuatro años, renovables. En pianista notabilísima. cuatro años un director tiene tiempo de des- Por separado damos cuenta del éxito arrol) ir bien sus planes artísticos, y si en extraordinario que obtuvo ayer tarde en la ests tiempo no ha hecho nada de provecho, Exposición á beneficio de la Asociación de lo mejor es que se vaya á su casa y deje el la Prensa la señorita Carmen Rodríguez cargS á otro. Naturalmente, no le estará Trelles, que dio un concierto de piano, ejepermitido estrenar ninguna obra suya, ni cutando diversas y difíciles obras de los podrá elegir k s de repertorio más que de grandes maestros. acuerdo conJ Comité de lectura. ¡Hay que estar en tocTO! Por más que un director del i a niebla en París. Teatro Nacional que quiera cumplir con su Ha empezado el mes de Diciembre deber... no tiene tiempo para escribir una para la capital de Francia con unas nieblas escena. tan densas, que ni aun en Londres se han Una condición que debiera ser tenida en conocido otras semejantes. cuenta en la elección del director es la moFue preciso, según comunicó el telégrafo, ralidad del personaje. Algo dificilillo de tra- tener encendido todo el día el alumbrado tar es este punto; pero antes de pasar ade- público y proveer de antorchas á los guarlante quiero hacer constar que yo no conoz- dias municipales que haSlan de cuidar del co del Teatro Nacional más que el proyecto orden de la circulación. de su creación, y que, como vivo ausente de Aun así no pudieron evitarse varios accila corte, no sé qué nombres circulan por los dentes, á consecuencia de los cuales perementidems para aspirar á tan difícil cargo. No cieron cuatro personas y resultaron otras se vea ues, en estas observaciones ni mala varias gravemente heridas. Intención ni propósitos de zaherir á nadie. Pero los hombres somos como Dios nos ha hecho, tenemos nuestras pasiones y estainos sujetos á un montón de pequeñas deOS INOPORTUNOS En todas partes los bilidad l alas cuales no pueden sustraerse hay, y en las Corni siquiera los directores de teatro. Un di- rector que demuestre sus preferencias por tes, más. Ayer hablaron en el Congreso dos determinados artistas, en perjuicio de los señores diputados para rechazar los cargos demás, puede ser un peligro. Un director que un colega suyo formuló el día anterior, que se enamora de una actriz- -ya saben us- al referirse a las provincias vascas, incutedes que suele darse el caso- -y pretenda, rriendo en la inoportunidad de tratar de lo naturalmente, favorecerla, podría ocasionar que seguramente no comprende. Asi muchas veces se envenenan cuestiouna catástrofe. Este asunto de la moralidad personal del elegido, créanme ustedes que nes y se provocan recelos que no hay para es la verdadera piedra de toque. Ni siquiera qué despertar. ¡Qué más podría desearse debemos fiarnos de aquellos que miran con sino que todas las provincias se rigiesen íiorror al bello sexo. ¡Ay! Estos serían los como las vascongadas y supieran administrarse como se administran las que, por lo peores. visto, no merecen, la devoción de ese especial U abrá que atar tantos cabos si se quiere representante! ¡Que alivio para el Estado que el Teatro Nacional nazca con vida! verse libre ae. br tutela de tantos menores dos más importantes- Son los que se re- de edad jf en el ausjustn ejercida Je funciones, confiado en la buena administración de las provincias, merced á la virtud cívica, á la inteligencia y á la actividad de sus ciudadanos! No preocuparía tanto la reforma del régimen local á los conservadores para defender un proyecto en el que han puesto sus amores, y á los liberales para combatirlo por haberle consagrado sus odios sin cuidarse de brindar prenda mejor. Las leyes pueden improvisarse; los buenos hábitos, la seriedad, la rectitud, no. Se hacen lentamente, si no es que nacen con los hombres que los tienen y los practican. Es locura insigne pretender unir á una misma y triste suerte á los pueblos que por su propio esfuerzo adelantan y á los que por propios defectos ó por los de los que los manejan y los esclavizan caminan lentamente por la senda del progreso moral y material. MADRID AL DÍA l cronista al día se alegrará de que al re. cibo de estas cortas líneas los lectores de A B C sigan bien, incólumes y sin haber volado. El céfiro blando, murmurador, hizo lo suyo, para que anduviésemos por los aires mejor que Wrigh y que Zeppelin. Si no lo consiguió, no f ué culpa suya, que sopló como un condenado á beneficio de vidrieros y fumistas. Momentos hubo en que la pluma estuvo á punto de confundirse y escribir ¡Buenos Aires! al día en vez de Madrid al día Luego, ¡qué inconsiderado Eolo! ¡Revolvernos asi cuando tan revueltos andamos con si doña Úrsula se va ó no se va de la Zarzuela, y si Carreras ha vuelto más gracioso ó menos de América! Por suerte para Madrid, para España, para tranquilidad de Europa, para paz del mundo entero, doña Úrsula no se retira de la escena. Si acaso, lo hará por una temporada; pero volverá, ¡volverá, sí! y con automóvil, con brillantes, con igual ó mayor peso, con el mismo escaso arte. Por lo que respecta á Carreras, anoche debutó. Fue un éxito loco. El público se divirtió ¡una multitud! Notó que el genial actor ha ganado en voz, en impostación sobre todo. Puede que en la cotüp ración salga perjudicado Titta Rufo. El Ayuntamiento celebró sesión ordinaria, muy ordinaria. Lo más notable que ocurrió en ella fue una comunicación que los pobrecitos caseros madrileños dirigen á la Corporación, acordándose, ¡almas candidas! de los obreros. Desean que se construyan casas para la gente humilde, porque temen que tengan que subir los alquileres cuando vse derriben las casas que ha de comprender la Gran Vía. Ya ven ustedes que es pura solicitud. Antes de las veinticuatro horas de aprobarse lo de la Gran Vía, ya han dado un paso en favor... de los pobres obreros. ¿Azuzando á los inquilinos contra la realización de aquel proyecto! ¿Y por qué han de subir los alquileres aunque se derriben doscientas casas? Deberían bajarvporque habrá muchos menos cuartos desalquilados de los que hay ahora. La Diputación tuvo una sesión corta. Aprobó el contingente provincial y echó sobre Madrid una nueva carga de tres millones. La sesión fu breve; pero la carga, ¡demontres! ¡no! El Tribunal condenó á cadena perpetua al homicida que, según el Jurado, obró con miedo insuperable. Queda, pues, demostrado que en e) acusado no hubo miedo. Y en el Tribunal, tampoco. Suceso notable, un terrible drama en la ¡Carrera de San Francisco: una dama que desde un balcón demanda socorro; dentro, su esposo, que se encierra en una alcoba después de disparar jios tiros, causando una víctima La Dg ilicíau que entra y recoge en B NUESTROS GRABADOS CRÓNICA