Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C J U S V B S 10 D E DICIEMBRE D E 1908. EDICIÓN i. esta duro de roer; y Austria, por su parte, dirige torvas miradas á Rusia, sin acabar de decidirse. Hay un periódico que describe la situación actual de las potencias diciendo: A la hora del peligro, Francia no abandonará á Rusia; Alemania no abandonará á Austria; Italia no abandonará á los países eslavos; Inglaterra no abandonará á Turquía... Y así sucesivamente. España es la única nación que está mejor que quiere, porque como en esa cuestión no toca pito ni flauta, ni se ocupan de ella ni tiene que temer el abandono de nadie. A nosotros nos abandonaron todos hace ya mucho tiempo. Pero ¿qué piensa Inglaterra? Mucho me temo que los hombres políticos ingleses se limiten á sonreír satisfechos al ver que todos estos acontecimientos van á dar un solo resultado definitivo: debilitar y romper la Triple Alianza. La anexión de la Bosnia y la Herzegovina- -escribió hace años el famoso periodista alemán Maximiliano Harden- -será el fin de la Tríplice I as dos de la tarde y es noche cerrada! A través de la niebla vemos pasar las sombras de los coches, de los automóviles ó de los ómnibus... Los focos de luz parpadean rodeados de un nimbo opaco... Y hemos dado fin de la lectura de la Prensa inglesa en su parte política, sin haber logrado matar más que dos horas de tiempo... ¿Qué hacer? ¿Salir á la calle á chapotear sobre los charcos, á hacer equilibrios gimnásticos sobre este barro escurridizo? ¡Qué hacer hasta la hora de ver á la gente ¿elante de las tazas de humeante té? M Leamos... ¡Hay que resignarse i -fondon weather! hombres- sanwich del Ejército, el anuncio que el obierno coloca en las esquinas para buscar voluntarios, y los pobres sm trabajo, al pasar por la Galería Nacional hambrientos, desnudos, tiritando de frío, se detienen á leer los cuadros del reclutamiento, admirando á los arrogantes soldados. Es el momento psicológico. El reclutador se acerca al sin trabajo y desliza en su oído unas cuantas palabras, muy pocas, pero que son el canto de la sirena... Le ofrece dinero, grados, bienestar; le pinta mágicos países encantados donde el sol luce esplendoroso, la tierra está cubierta de flores y los soldados del Rey se ven perseguidos por los ojos asesinos de mil hermosas mujeres. El sin trabajo tirita bajo su andrajoso vestido... El hombre y la libertad se debaten y luchan, librando un combate encarnizado... El reclutador, como Mefistófeles, se desabrocha su levita color escarlata y muestra arrogante el tórax poderoso, insistiendo en sus ofrecimientos... ¿Y me darán rosbif? -pregunta el sin- ¡Sí! -afirma Mefistófeles. ¿Y un barril de porter? -Sí... ¿Y un uniforme como ese. -Sí... sí... Allí mismo firma y recioe los escudos de adelanto, que corre á dejar en el bar más próximo, para hacer dignamente funerales de primera clase á su libertad. ¡La libertad! Con hambre y con frío, ¿me queréis decir de qué nos sirve á los hombres la libertad? Y ct n este sistema de reclutamiento Inglaterra no podrá realizar nunca el ideal de lord Roberts. A las cinco de la tarde me hundo en la nie bla, y arrimado á las fachadas de las casas avanzo cautelosamente, contando los pasos para no correr el peligro de extraviarme... El consuelo que tenemos es que mañana hará el mismo tiempo, y pasado, y al otro, porque éste es el tiempo de Londres... ¡Lonc on weather! C. GONZÁLEZ CLIFFORD RENUNCIA DE UN ACTA x, n ía sesión celebrada el 2 del corriente en el Senado, el obispode Jaca hizo varias preguntas. Una de ellas hacía referencia á algo anormal que ocurre en la Normal de Maestras de Toledo. Parece ser- -según decía el orador- -que el horario de la enseñanza en Toledo en esas Escuelas Normales de Maestras se ha hecho para favorecer á dos profesoras que residen en Madrid Ser profesora en Toledo y vivir en Madrid es cosa un poco ardua; hasta ahora no habían resuelto este problema de ubicuidad sin o algunos profesores de Oviedo. Las dos maestras aludidas por el obispo de Jaca comprendieron que si se viv a en Madrid no se podía estar en Toledo, y que si se estaba en Toledo no se podía vivir en Madrid. Sin embargo, estas profesoras son un tanto eclécticas; para resolver el problema, se determinó que las clases correspondientes á las dos profesoras se tuviesen sólo tres días á la semana, y que las horas de dichas elases estuvieran en combinación con el horario de los trenes. Con esto, como decía el obispo de Jaca, que en la ciudad imperial hay casi vacaciones, porque apenas hay nada que estudiar en la Escuela Normal de Maestras de Toledo, los jueves, viernes, sábado y, además, el domingo La pregunta del obispo de Jaca fue formulada con toda consideración y con toda cortesía al ministro de Instrucción pública. El orador deseaba que el ministro obligase á la residencia que impone el cargo á estas maestras. El ministro de Instrucción pública no negó los hechos expuestos por el obispo de Jaca. No digo á S. S. -afirmó- -que no sea cosa cierta todo eso Pero el ministro añadió que ya el 17 de Enero de este mismo año dictó un decreto, inspirado por M OT 1 VOS DE LA RENUNCIA trabajo. Ahora son los comentarios al discurso pronunciado por lord Roberts los que ílenan las columnas de la Prensa de Londres. El victorioso general inglés ha dado ia voz de alarma, asegurando que la Gran Bretaña no podría rechazar una invasión extranjera por carecer de tropas regulares, y aunque la opinión de lord Roberts parece algo exagerada, ha sembrado la desconfianza y el disgusto en el pueblo inglés. No pudo elegir un momento más á propósito el general para hacer sus revelaciones. Quizá en otra nación el discurso de lord Roberts hubiera sido acogido con aplausos, vítores y aclamaciones; su proposición ordenando la creación de algunos Cuerpos de Ejército, aceptada por unanimidad, y el proyecto quedaríase luego en proyecto. El inglés es menos expansivo... Escuchó el discurso de lord Roberts primero, y no quiso aceptar la proposición después; pero en seguida comenzó á meditar, y no tendría nada de extraño que en plazo breve Inglaterra se decidiese á hacer lo que el guerrero lord pide. Difícil habrá de ser esto, de todas maneras, dadas las costumbres aquí establecidas y el sistema de reclutamiento ingles. Mucho dudo que Inglaterra logre nunca entretener un Ejército poderoso en tiempo de paz sin variar ese sistema. Estas reflexiones me las he hecho cuanLas veces he pasado por delante de la Galería Nacional, y he visto pasearse graves é impertérritos á los sargentos reclutadores, mostrando á los transeúntes los cuadros con las condiciones para el voluntariado. Los reclutadores han sido escogidos por sus jefes á propósito, y este detalle pinta el alma inglesa. Son unos gallardos mozos, grandes, gordos, coloradotes, divinamente vestidos, que respiran salud, felicidad y alegría... No... Ya se ve que no carecen de nada, que están excelentemente alimentados, ahitos de rosbif, pletóricos de porter... En los bolsillos nunca debe faltar una guinea. Estos reclutadores son algo asi como ios NUESTROS GRABADOS A gitación republicana. Los elementos lerroaxistas de Barcelona han celebrado un mitin electoral en el teatro del Tívoli, en el cual hicieron uso de la palabra varios oradores antisolidarios, y entre ellos los Sres. Sol y Ortega, Qiner de los RÍOS, Anglés, Iglesias (D. Emiliano) y otros. Adoptó la Policía extraordinarias precauciones en previsión de desórdenes posibles; pero no hubo necesidad de reprimir violentamente manifestación alguna. Eíunción de aniversario. 1 Para celebrar el XXV aniversario de su fundación, la Junta directiva del Patronato déla Juventud Obrera de Valencia organizó un programa de cultísimos festejos, que resultaron verdaderamente brillantes. En la iglesia de Santa Catalina hubo misa de comunión general, en la cual ofició el arzobispo Sr. Guisasola. Por- la tarde hubo garden- parly en el parque del Patronato, y solemne distribución de premios en el paraninfo de la Universidad. P l Padre Bont Por separado damos cuenta del fallecimiento de este ilustre religioso, lumbrera de la Orden Agustiniana. ¡Dios haya acogido ea- SVtssa -ei- íUttia del finadol da, para que todo el mundo que perteneciese al cuerpo docente estuviera en su residencia He subrayado una de las frases que anteceden porque ella es el origen de esta cuestión; la frase, que no venía á cuento, pudo haberse excusado. El obispo de Jaca, al oiría interrumpió diciendo que los tales clérigos aludidos por el ministro no serían senadores ni diputados Estoy refiriéndome- -replicó el orador- -á las leyes Recopiladas. Entonces no había Senado No hubo más. Tocóle rectificar al obispo de Jaca y no hizo mención para nada del incidente. En la sesión sigaiente, la del día 3, el obispo de Jaca no habló tampoco del incidente; seguramente esperaba este senador á que estuviese presente en el banco azul el ministro de Gracia y Justicia. Lo estaba en la sesión del día 4; el obispo intervino en la discusión del presupuesto de Gracia y Justicia para defender una enmienda. Con este motivo habló del incidente de la sesión del 2. El obispo manifestó al ministro de Gracia y Justicia que deseaba saber de él si la Novísima Recopilación podía ser invocada para un clérigo senador Porque, francamente- -añadió el orador, -si no he de poder venir aquí como vienen los demás señores senadores, si no he de poder hablar de todo lo que hablan los señores senadores y en la forma que tenga por conveniente, entonces, señor ministro de Gracia y Justicia, si á S. S. le parece que eso se puede decir hablando en nombre del Gobierno, entonces... no dejaría de venir y de hablar (Risas. pero dejaría mi acta á disposición del Gobierno para que hiciera con ella lo que quisiera. (Muy bien, muy bien, en la minoría) El ministro de Gracia y Justicia no con Hestó al requerimiento- del obispo de Jaca en cierto en las kyes Recopiladas qzte hablaban de los clérigos que estaban en la Corte confretuen-