Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LOS OLVIDADOS A eércanse los días felices para los niños. Es tan poco lo que necesita una criatura para entretenerse y ser dichosa, que en íodos los países cultos se organizan repartos de juguetes para niños pobres, y no hay padre que niegue á sus hijos las sanas alegrías que le producen mil nonadas. Los que han presenciado estas fiestas infantiles experimentan una agradable impresión al ver contentos á centenares de chiquillos. Sin embargo, es mucho más grato efectuar personalmente estos donativos en las modestas viviendas de los pobres. Las distribuciones colectivas, por la misma organización á que están sometidas, provocan disgustos y se prestan á odiosas comparaciones, suscitando minúsculos enojos que originan envidias en los pequeñuelos. Además, hay no pocos infelices casi olvidados que pasan tristemente estos días. Son los enfermitos de los hospitales, privados del cuidado de sus padres, los cuales, al visitarles, suelen, por su ignorancia, darles lo que menos les conviene, provocando trastornos digestivos, á pesar de la vigilancia de internos y enfermeras. Hace años que se organizaron repartos l juguetes, libros y estampas para los niños en algunos hospitales. En el presente piensan algunas buenas almas hacer lo pro io, hasta donde alcancen sus fuerzas, en fdadrid. Estimulamos á todos nuestros lectores á que lo organicen en toda España, modestamente, pero con gran cariño, pues eso y mucho más merecen los pobreeitos olvidados, desgraciados enfermos, no pocos de ellos moribundos. 8 Ir á los talleres á las horas de la co. mida, á las reuniones femeninas y donde quiera haya necesidad de ser útiles á la mujer. En Nueva York, la Sociedad de asistencia á los niños de Brooklyn ha organizado un servicio de distribución de leche maternizada; del reparto se encargan inspectoras, que son muy bien acogidas por las madres, obteniéndose muy buenos resultados con este procedimiento. CUADROS REALES LAS MUTUALIDADES MATERNALES J 7l 27 de Noviembre pasado se inauguró en el anfiteatro grande de la Sorbona el Congreso de Mutualidades Maternales, bajo la presidencia del senador Sorans, infatigable propagandista de las cuestiones de higiene social. Hablaron distintos oradores, tanto políticos como médicos, y se observó que no citó el Dr. Pinard, cual era de justicia, el nombre del ilustre Budin, creador de los Consultorios de niños, lo cual demuestra que en todas partes existen envidias censurables. Las conclusiones han sido las siguientes: La mutualidad moderna es á la par una obra de previsión y de beneficencia que tiene por objeto proporcionar á sus adheridos, á cambio de sus cuotas y de las de los miembros honorarios, Estado, Diputación y Ayuntamiento, una ayuda pecuniaria suficiente para poder dejar, durante los quince últimos días del embarazo, todo trabajo que sea perjudicial, para la salud de la madre, permitiéndola descansar un mas consecutivo al parto y dar al propio tiempo á sus hijos los cuidados necesarios. Para ello, toda mujer encinta se proveerá de un certificado de vigilancia médica duINSPECCIÓN FEMENI- rante el embarazo, del médico ó partera autorizada por la Asociación. El descanso de un mes puede ser prolonNA DE LOS NIÑOS gado -nince días cuando el médico lo estiPara combatir la mortalidad infantil se me necesario. Se concede á las asociadas han organizado en Inglaterra inspectoras una indemnización, por lo menos, de diez sanitarias (lady inspectors) y damas visitado- francos por semana. Se crean servicios aneras (healtk visitori) habiéndose fundado en jos á la mutualidad, como consultas médicas Manchester en 1862 una Sociedad compues- gratuitas, comercio de ropas y envolturas, ta de señoras, cuyos servicios están retri- premios para fomentar la lactancia materna, casas cunas y gotas de leche. buidos y da muy buenos resultados. Se reiteraron las conclusiones votadas en Sus principales funciones consisten: i. En dar consejos á las futuras madres la junta general de 25 de Mayo: Que el Esrespecto á su salud personal y á la influen- tado subvencione las Mutualidades y Soeia de las malas condiciones ante- natales ciedades de socorros mutuos que consignen en sus estatutos el reposo de cuatro semarespecto á la salud de sus hijos. 2.0 En presenciar la declaración de naci- nas después del parto y la vigilancia efecmiento y visitar las madres cuando el mé- tiva de los niños de pecho; que se propague dico ó la partera dejen de prestar sus ser- por el Cuerpo médico y las Corporaciones benéficas estas fundaciones; que se colojvicios. ¡a En indicar las condiaiones de la mala quen cuadros en las escuelas, alcaldías y fakmentación y de la falta de ésta, tomando talleres para iniciar, á las madres y á las futuras madres en los primeros cuidados que medidas para remediarlo. 4. 0 En enseñar la alimentación del niño, necesita la infancia y en las ventajas de las combatir el destete prematuro, inculcar á obras protectoras; que para asegurar las inlas madres la necesidad de alimentar al pe- demnizaciones á las madres, los poderes fao á sus hijos hasta la aparición de los pri- públicos voten una ley de reposo obligatomeros dientes y convencerlas de los peli- rio después del parto; que se haga extensiva la vigilancia de la ley Roussel á todos gros del biberón mal acondicionado. 5.0 Propagar la práctica de las pesadas los niños; que en todos los talleres y fábricas haya un lugar adecuado para que las y de otros puntos de higiene general. 6. Instruir y guiar en los trabajos á las madres puedan lactar á sus hijos, y, por último, que á las madres ó nodrizas que condamas visitadoras voluntarias. 7.0 Anotar las condiciones de insalubri- duzcan niños de pecho se las conceda viadad de las habitaciones, así como de las en- jar en segunda clase con tarifa de tercera, fermedades que en ellas se presenten, infor- proporcionándoles medios de poder calenmando a empleado sanitario bajo cuyas ór- tar la leche de los biberones y asear á sus hijos. denes estén. La vanidad y la soberbia secaron su corazón poco á poco. Cuando llegó á la adolescencia, al cubrir su rostro con afeites, borraron la expresión infantil é ingenua, que es vibrante luz de los espíritus buenos, y aprendió las viles artes de la coquetería y el disimulo. Sus caprichosos deseos no tuvieron freno y revoloteó como mariposa brillante en torno de los placeres mundanos. Mujer ya, su alma no conoció el dolor ni el sacrificio, vivió egoístamente, contemplando impasible las desventuras ajenas sin inmutarse ni conmoverse. Continuó siendo la niña vistosa, sin pensar que para ser feliz es preciso tener sensibilidad y ternura, y al acercarse su belleza al ocaso, ante sus antiguos aduladores no era ya bien vista, á pesar de sus encajes, de sus perfumes y de su erguida tiesura de muñeca bonita 5 elegante. V. F. LA NINA VISTOSA D ¡eesde muy pequeña la adornaronycomo si fuese una muñeca elegante bonita. DICHOS Y HECHOS i A INFANCIA EN La comisión muniR A R C H ONA ci Pal d e Hi giene de BARCELONA 1 i n f a n c i a ¿e l M u nicipio de Barcelona se ha reunido para estudiar la organización de un plan conducente á mejorar el desarrollo físico y mental de los escolares. Abarca el proyecto la ampliación y perfeccionamiento de las colonias, selección y trato de los anormales psíquicos y físicos, régimen de niños atrasados, profilaxis de los débiles y pretuberculosos, instalación de escuelas y gimnasios al aire libre, diagnóstico mental de los infantes y conocimiento de sus aptitudes, socorros de nutrición é indumentarios á los necesitados, disminución ó abolición de analfabetos, conferencias higiénicas y pedagógico- sanitarias, padrón sanitario escolar y otras innovaciones favorables al bienestar, ilustración y moralidad de los alumnos. Es de desear que tan hermoso programa se realice Gracias al eelo y actividad del gobernador de Barcelona, D. Ángel Ossorio, la Junta provincial de protección á la infancia h, i publicado un boletín mensual, del que nos ocuparemos en breve. A PROTECCIÓN EN Los periódicos ingleses dirigen INGLATERRA graves cargos al Concejo del Condado de Londres (Diputación provincial) por su descuido en inspeccionar los colegios elementales, excitando al Consejo de Educación para que evite cfue miles de niños de los colegios de Londres continúen sin tratamiento médico ni in. pección. Dicho Consejo ha declarado que la ins pección no debe limitarse á los niños débiles y enfermos, sino á todos los escolares. No basta decir á un padre que un hijo está medio ciego ó casi sordo, sin darle elementos de curación. La ley da medios á las autoridades educativas para atender á estas necesidades, y es de lamentar au en I03