Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 6 DE DICIEMBRE DE ¡908. EDICIÓN 1. PAG. 1- EL MINISTRO DE FOMENTO EN ZARAGOZA Fot. Oña. SALÓN DE ACTOS DE LA SOCIEDAD ECONÓMICA DURANTE LA SESIÓN CELEBRADA EN HONOR DEL SR. SÁNCHEZ GUERRA s T. S, zarandeáronse bruscamente asidos de 1 is solapas de sus respectivos sacos, y luego hicieron como que cada cual se iba por su lado, coincidiendo á poco en la Alameda. Al entrar en el parque fue Marinero quien, sacando la pistola, hizo el ¡ri uer disparo sobre Chano, á quien cogió de l anco. La bala le penetró en el brazo, y al sentirse herido sacó Chañóla puntilla para defenderse, tirando un golpe que apenas alcanzó á Marinero en un brazo, y no pudiendo seguir atacándolo porque el banderillero le partió el corazón de un segundo disparo, que tomó asimismo una trayectoria transversal. pesquisas policíacas. Aunque la Alameda no correspondía á su jurisdicción, el Sr. Villavicencio, enterado del crimen, trabajó sobre la marcha para la captura del asesino. Nadie sabía quién fuese, y la primera diligencia fue vigilar los hoteles y casas donde se alojan los matadores que aquí se hallan Relampaguito, Feria, Gaona, Valerito y Lagartija. Estos dos últimos y el banderillero Negrito fueron conducidos á la Comisaría como testigos importantes de referencia. Poco después se decretaba la busca y captura del Marinerito. El comisario no lo encontró en su casa; pero olfateando, dio con la pista. Se había refugiado en casa de un amigo, el ex picador Fernando Martínez, que ahora comercia en salchichas. Raptara de Marinero. A primera hora de la mañana del siguiente día presentáronse en casa del ex SEBASTIAN CHAVES (EL CHANO) ASESINADO EN MÉJICO Fot. Pando. picador salchichero el comisario del distrito y un comandante de Policía. Acompañábalos Martínez, á quien hallaron á su vuelta del mercado. La casa estaba en despoblado, y por el momento nada temían el Marinero y su mujer. De improviso entraron. Al abrirles la puerta la compañera del torero, inmutóse ésta viendo al comandante de Policía, palideció y estuvo á punto de caer. Preguntó qué pasaba, y al saber que su marido había matado al Chano, giitó como enloquecida, Arrojóse el Marinero de la cama en que fingía dormir, mientras Julia, su mujer, caía con un ataque de nervios. Seguidamente José Traverso fue conducido en un coche á la Comisaría, y después á la sexta demarcación de Policía, convicto y confeso de haber dado muerte al Chano La víctima. del Chano fue muy luego El cadáver trasladado al hospital. A instancias del banderillero Galea y de D. Manuel Muñoz les será entregado para disponer su entierro. El Chano tenía en Méjico muchas simpatías. No se le tenía por pendenciero. Era natural de San Fernando (Cádiz) y en la plaza gaditana había tomado la alternativa de manos de Vicente Segura el 16 de Agosto último. A ntecedentes del criminal. No favorecen al Marinero sus antecedentes penales. Siendo un muchacho dio xnueite á un guardia civil y se expatrió para no caer en poder de la justicia. Tenía diez y seis años cuando llegó á Méjico. En riña con el banderillero Herrerito, le dejó manco y pagó su hazaña en presidio. Una vez en libertad, pareció sentir la nos talgia de la prisión, y á la cárcel volvió por haber disparado á la mujer con quien vivía un tiro que la hubiese dejado muerta de no desviarse el proyectil, que le tocó en el cuello rozando. También le apuntan en su hoja criminal el haber intentado herir con un puñal ai empresario Ramón López. Los amigos de Marinero atribuyen todos estos hechos á su estado de ebriedad, m frecuente.