Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA DE LA MODA PJUyS, NOVIEMBRE DE 0 8 p I asunto de los sombreros amenaza no terminar este año, y rara es la Crónica de Modas en que puede prescindirse de tratar de este asunto. Jamás perduró tanto la adopción definitiva de un decreto de nuestra graciosa deidad, y nunca se oyeron planes y noticias tan contradictorias en un asunto modistil como los que actualmente se escuchan sobre los sombreros femeninos. Y convengamos en que los pobres sombreros pagan exageradas culpas, pues si bien por su tamaño es justificado el revuelo que han levantado, son, en cambio, graciosos y favorecedores, y no hay por qué hablar tanto en contra suya cuando se han adoptado otros que, grandes ó chicos, han tenido, además, la triste condición de ser ridículos. Entre los adornos más nuevos debe mencionarse el cisne blanco y el marabú en su matiz natural, con los que se haeen verdaderas coronas para los grandes sombreros planos. También se hacen sombreros enteramente cubiertos de cisne ó marabú. Las largas y flexibles plumas cuchillo, las doradas colas de faisán, las luengas plumas de pavo real, figuran entre los más elegantes adornos. Dicese que cuando el invierno impere en toda su crudeza se enrollará en torno de los grandes sombreros planos negras zorras; el animal entero con cabeza y cola constituirá una guarnición riquísima, y lo mismo armiños, chinchillas, cibelinas, skungs. Aparte de todo esto, sigue afirmándose que los sombreros pequeños han hecho ya sus primeras apariciones. l a piel favorita de la temporada es el skung. Con ella se confeccionan unas corbatas más anchas que las del año pasado y orlado cada uno de sus lados con un ribete de raso L, iberty, abttllonado, de igual tono. Para hacerlas más graciosas se cerra rán bajo un chou de terciopelo de matiz vivo, sin olvidar, por supuesto, el prender en eí centro del chou un botón ó un broche fantasía. Estas corbatas sólo son para las jóvenes solteras. cuál es Moda Queautoriza el color de moda? I a suaves todos, desde los más hasta los más chillones, á condición de que vayan hábilmente combinados. Hay, sin embargo, unos cuantos predilectos. Para los trajes de día, los tonos violeta, el color endrina (de gran novedad) marrón, rosa antiguo obscuro y verde antiguo. Para toilettes de noche, los tonos de color de carne, todos los rosas coral, el rosa de China, champagne, los amarillos rosados y el verde Imperio, verde alnitAdra y verde mirto. VIZCONDESA B. DB NEU 1 LLY Las consultas habrán de firmarse con un seudónimo ó con iniciales, las que se firmen con nombres ó apellidos, se contestarán con la inicial de los mismos. JV joven ni guapa. -Con mucho gusto. Realmente neceLa Dirección se reserva el derecho de no contestar á sita ser muy mala persona para proceder así. i. Debe usdeterminadas consultas que exijan gran extensión en ted contárselo. 3. Si las amenazas son formales, de acuerdo la respuesta. con el preferido, me parece Que sí deben ustedes hacer inP. Giménez de Y. -Perdone usted que, con la franqueza que es nú norma, diga á mi cariñosa amiguita que él tiene razón al juzgar á usted mal, pues las apariencias la condenan como reo de olvido. ¿Cómo va á creer que no haya usted podido dar noticias, aunque fuesen breves y tardías? Si tanto le quiere usted, procure escribirle relatándole todos los motivos que han causado su silencio; es posible que él la crear y vuelva, si también la quiere; y sí no, no veo fácil el remedio, porque lo ocurrido resulta muy mal. Celebraré que se arregle el asunto. ¡Todo per el amor! -Procure por cuantos medios pueda hablarla, para que, planteada en serio la cuestión, sepa usted al fin que hacer. Si no le es posible hablarla, escríbala, y déla la carta cuando salga con la hermana. Si logra usted saber que está dispuesta á aceptarle y usted tiene una posición, aunque sea modesta, que poder rfrgcerla, hable á la madre; si no la tiene, será inútil, y c, i z a ésa la causa de la oposición. Buena suerte. iQué tonta soy, verdad! -Yo me alegro mucho. Europa. Sí se llevan; un poco más ceñidos que el año pasado. Raya á un lado ó en medio; todo el cabello ondulado, hueco y adornado de ricíllos; melena en tirabuzones cortitoft sujetos por un trenzado de terciopelo que tenga en cada uno de los extremos una moña. Un año de rigor y medio de alivio. Mriez. No puede evitarse, pero no es perjudicial. Celebraré que se repita. Dos aristócratas ae ojos verdes. -A. Al menos, esas son las noticias. B. Cayeron por completo. C. Siempre tirabuzones. Las chiquitas, sacos; trajecitos de cuerpo con falda corta; las mayorcitas, trajes á la inglesa y marineros, D. Sí; á la inglesa. C. Exacto. F Necesito que concrete esta pregunta. G. Levitas y trajes Imperio. ¿Cómo quiere usted que adivine lo que se estilará en la primavera, si aun no hemos entrado en el invierno? El doctor Mkola. -Ante todo, debo decirle que no pudo usted ver á esa persona donde dice. ¿Con quién la confunde usted? N o veo más que dos medios para conseguirlo: ó póngase de acuerdo con alguno de sus criados para que la entreguen una carta, ó hágase amigo de alguien que frecuente la casa y que pueda facilitar á usted el menudeo de sus visitas, ern lo cual se le presentará ocasión de tratarla y comprender si será usted bien recibido. Muchas gracias. Tirso el gigante. ¡Vaya con los sueñecitos melancólicos! No se duerma usted sobre e) lado del corazón, porque es malo. Pues mire, erecidito amigo, no tengo espacio para contestar No haga usted caso de las contradicciones; son chocheces de la ancianidad, y, además, contagios del Tenorio, o ecir 1 o, gallardo y calavera... empre con grandeza vive- juien hecho á grandeza está. Porque tienen mis alientos su mayor gloria... en ser míos. Y que después de tanta vanagloria y de tanto desafuero, se va á la Gloria por influencias de Doña Inés; cualquiera, por vieja y achacosa que sea, pretende renacer de sus cenizas. Son desplantes inocentes de la pobre ancianidad. ¿Será Leonardo el nombre? ¡Qué preocupación más horrible, Dios núo 1! I ¡Oh, duda fiera! 1 Ah! le aconsejo que no escriba las cartas con ei malévolo propósito de exasperarme, porque es tiempo perdido; porque mi paciencia es manantial que no se agota Diríjase á la Librería de Fe, Puerta del Sol, Madrid, ó á la de Fussell, calle de Alcalá, 5. ¿Conque uj nervios muy bien? ¡Pues cualquiera creería lo contrariol ¿Espera usted mi absolución? ¡Sí, por cierto! Ahí va, y con indulgencia plenaria y todo; y siento no poder añadir: Se saca ánima. ¡María! -Loquita de contenta estoy, mi dulce amiga, con su preciosa y artística postal, que llegó impecable y con la promesa que en su carta me hace. La recibiré con todos los cariñosos honores qne merece tan sugestiva persona, Y dígame usted su dirección exacta... para el cambio. En cuanto sepa su dirección, que me es imposible hallar entre las ¡6 ó 18.000 cartas que poseo, indicaré á usted el domicilio particular que desea usted saber. Espero. L. Mochales G. -i. s Consiste en sus pocos años. 1. Señorita. No hay de qué. tervenir á la justicia. La más entusiasta de las entusiastas de la Secretaria. -Es usted excesivamente amable para juzgarme. Poco. a. Sí. 3. a No entiendo bien esta pregunta; detállela mejor. Las capotitas llamadas de gato. Con Belleza Venus Emilmat. Una que desea á usted tantas felicidades como merece. -Se lo agradezco; que Dios la oiga. 1 Para olvidar, basta una voluntad bien dirigida y el sentimiento de la propia dignidad. 2. Procurar no salir por donde él vaya ni á las horas que esté. 3. a Primero, consiga usted su cariño; qu el convencer á los padres no es difícil taren. Las qut usted quiera. Tres enamoradas de un cheposo. -1. Horquillas muy anchas. Poco. 3. Muy ceñida; violeta, gris. 4. Con Belleza Venus núm. 1 S. Con un delicado obsequio. Muy complacida con mi nueva amiguita, Z de la fintea. -s. Fricciones con vino blanco, quina TM y unas gotas de ricino. La Mixtura Emilmat. 3. Este mismo. 4. Masaje facial. S. Lavados constantes con sublimado al J por 1.000. 6. Lavados con agua de salvado. A sus órdenes. God save the queen. -1 No hay inconveniente en qut pase sin felicitación. 2. Ya digo que vale más que no se la envíe. 3. Puede admitirle en seguida, pero sin decirle precisamente que le quiere. 4. a Debe él proponer el cambio de tratamiento. 5. Con un cocimiento de vino blanco, quina y unas gotas de ricino. Por sus nombres solamente. Mil gracias Tina que ha hecho un viaje á Madrid por ver á la Secretaria, y otro á Marte por ver el busto de la Secretaria, que están modelando dos escultores, etc. etc. -Ya ve usted que accedo al encarecido ruego que me hace de que publique completo el seudónimo, pero no me queda espacio p a n las respuestas. joven enamorado. -Declárese, y así sabrá usted de una vez á qué atenerse. El bicarbonato. Veo que está usted perfectamente enterado. Puede usted consultarme cuanto guste. Hosaurata. -Quedara precioso el traje que proyecta; h seda ha de ser de madeja y muy gruesa; la forma, lisa, montada sobre un canesú Amor, virtud. -1. Es la grasa. Lo venden preparado. 3. a N o perjudica. No hay de que lina lugareña. -1. Fricciones de Agua de Colonia. 1. Lavados con agua de salvado. 3. Miga de pan mojada en vinagre. 4. Muy bonito; entono violeta. 5. a Masaje. 6. Electrólisis. 7. Lo más bonito es uno pintado de esmalte blanco. No tiene faltas de ortografía. Hpchét. -Es usted muy galante para juzgarme, y agradezco muchísimo sus frases cariñosas. Puesto que solicita usted mi opinión, voy á dársela sincera. El afecto de es joven no era, por cierto, ni grande ni firme, y por eso se dejó guiar. Dado d hecho que no puede borrarse, dirijm usted toda su voluntad á olvidarla; muéstrese correcto, pero frío, con ella y con su familia, y ordene usted á sn corazoncito que gire hacia distinto lugar. S. M. -Pruebe con Leche Candé. la chiquitína de la casa. -Para la seño de imitación á piel; gabán semiholgado y semilargo. La joven, levita. Muy rizado y hueco el cabello, raya á un lado y moño ni alto ni bajo. Que se lave todos los días con sublimado al 1 por 1.000, y que que se dé fricciones de Agua de Colonia. Polvos Angelina. Lávese las manos con miga de pan mojada en vinagre. Es usted muy amable. Tlor de cera. -1. Un dije para el reloj, a. Con carina 3. Harina. hysie. -No me fue posible complacerla en lo de la urgencia, porque como envío las respuestas á la imprenta conforme recibo las cartas, no es posible detener el origimd que ha entrado en máquina. Es usted demasiado angelical, y la bondad excesiva es causa de grandes sufrimientos. Como no se recorte un poquito el corazón, la auguro muchas lágrimas en este picaro mundo. No debía usted volvei á ocuparse de quienes tan mal pagan su abnegación; pero si usted quiere hacer caso omiso de su comportamiento, visite á la madre, y haga la observación cara á cara y frota á frente, con valor, de si es que rehuyen su cariñosa amistad. Si así fuese, no vuelva usted á recordar siquiera á quien no lo merece. Dosín. -Si, sí. Sin d amor que encanta, la soledad del ermitaño espanta ¡Pero es mis espantosa todavía b soledad 4 c dos en compañíat ADTH rKNCUl. En esta sección se contestará d las consultas que nuestras lectoras gusten dirigirnos, siempre que la pregunta venga acompañada de STEJ B CUPONES COJViELJITirOS, O SEA DEL 1 AL 7, de Jos que se publican diariamente en las páginas de anuncios de A B C,