Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 2 DE DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN 4 s PAG. 6. cantidades a banquetes en deteiminado ministerio. El ministro de BbTADO: No hay tal cosa. El obispo de JACA: ¿Es cierto que se han pagado los funerales del marqués de la Vega de Armijo con fondos de la Obra Pía? El ministro de ESTADO: Es cierto. El obispo de JACA: Pues protesto contra ese gasto, porque tales fondos no se hallan destinados á semejante fin. Agrega que protestará una y muchas veces contra ese despilfarro. El PRESIDENTE (duque de Mandas) Llamo la atención del señor obispo de Jaca, pues pidió la palabra para una alusión personal y no para defender una enmienda ue se podrá discutir en tiempo oportuno. El obispó de JACA: Sólo habiendo un Gobierno conservador es cuando á un obispo se le niega que haga uso de su derecho en el Parlamento. En vista de esto me siento, lamentando que sólo á mí se me llame al orden. El PRESIDENTE: Perdone S. S. yo no he hecho más que llamar la atención del señor obispo de Jaca, por estar fuera de la cuestión. El ministro de ESTADO contesta que, en afecto, esos funerales se han hecho porque se trataba del administrador de la Obra Pía; y en cuanto á que de esos fondos se saque jara pagar banquetes, califica tales rumores 3 e verdaderamente calumniosos. Después dice que la iglesia de San Fran- íisco pertenece á la Obra Pía y el Gobierno es su administrador y protector. El obispo de JACA protesta contra las palabras del ministro, pues él jamás ha recogido calumnias, y menos para lanzarlas en si Senado. En cuanto á la iglesia de San Francisco el Grande, la cree malamente detentada por si Estado, y ya se hablará de esto -añade. Y respecto á los funerales, dice que el Gobierno los hace en San Francisco y no los oaga, como ocurre con las cartas de Ruego y encargo del ministro de Gracia y Justicia para que en todas las diócesis se hagan sufragios, que tampoco paga el Gobierno. El presidente (duque de MANDAS) Ahora ao se quejará S. S. de la benevolencia de la presidencia. El obispo de JACA: No, señor presidente, j en prueba de ello me siento. No tengo más que decir. El ministro de ESTADO rectifica para preguntar al obispo de Jaca si tiene la representación de la Orden de San Francisco, para hablar en nombre de ella como lo hace. El obispo de JACA: Tengo la representa; ión que me da el país, que es bastante, y el país debe saber cuanto yo pregunto. El ministro de ESTADO insiste en que le aan informado muy mal respecto á los fonios de la Obra Pía, los cuales no se gastan sn banquetes ni francachelas. Explica después cómo desde el año de 1886 el Estado se quedó con las Cajas especiales, y, entre ellas, con la de la Obra Pía, que tenía cerca de 20 millones de pesetas, y desde entonces el Estado viene pagando todas las obligaciones y ateneiones. Se suspende el debate, se acuerda reunir se mañana en secciones, se aprueban otros dictámenes, retira el Sr. Ugarte el presupuesto de Gracia y Justicia y se levanta la sesión á las siete y cinco. chas nada más, y que exige luego su pago al Sr. Llari, el cual fue testigo presencial de con extremado rigor. Añade que precisa los actos de violencia que la Policía comedistinguir entre la multa que se impone á tió en la redacción del diario citado Anuncia además que preguntará al minisun blasfemo y la que se impone á un industrial, á veces modesto, y se queja de que á tro de la Gobernación sobre el alcance de los insolventes se les meta en la cárcel como ciertas frases que ayer pronunció sobre la Prensa en general. verdaderos delincuentes. El Sr. LLARI pide la palabra para aluAñade que no se queja de la ley, sino de los procedimientos que se emplean para que siones. Dice que se hallaba en un café de la calle sea respetada, y cita casos en que el gobernador impuso varias multas seguidas, sin de Alcalá cuando fue á buscarle un amigo que supiera luego el interesado, cuando lo suyo empleado en España Nueva, el cual le encarcelaron, si era por la primera ó la se- rogó que acudiese á la redacción para pregunda de dichas multas. Califica estos pro- senciar los atropellos que allí se estaban cometiendo. cedimientos de abusivos. Afirma que cuando llegó á la calle de ArHabla del rigor con que se aplica en Barcelona el cierre á las doce y media de la laban observó que la redacción se hallaba noche, lamentándose de que se expulse de bloqueada por policías, y que habiendo prelas salas de espectáculos á los espectadores guntado á un comisario á qué obedecía tal y de que á algunos dueños les cierren sus lujo de fuerzas, le contestó cortésmente que no hacían más que cumplir órdenes supeestablecimientos Y cuando estos industriales acudieron al riores, dictadas en el sentido de prohibir la obierno para pedir la reapertura de los lo- circulación de. España Nueva. Añade que como sus ideas son favoiables cales, el Sr. Ossorio y Gallardo les contestó que daría la autorización con tal de que le á la Prensa, sea de las ideas que sea, entró dijeran quiénes habían sido los autores de en la redacción y por teléfono trató de halos atentados de las calles de Fernando y blar con el gobernadorcivil para denunciarde la Boquería. En otra ocasión les pidió, en le los heehos que estaba presenciando. Dos horas estuvo en la redacción sin locambio de la autorización para abrir, que denunciaran á los inspectores que se deja- grar saber nadie, por más que interrogaban, ron sobornar haciendo la vista gorda en la por qué se había denunciado el periódico, hasta que á las once de noche dijeron cuestión del cierre. Cita dos establecimientos, que son el Al- por teléfono desde el Gobierno civil que se cázar y la Gran Peña, que se hallan clausu- había denunciado por un telegrama de Oviedo sobre administración de justicia. rados en esas condiciones. Entonces- -repliqué, -si no se normaliza 1 Lee un bando del gobernador de Barcelona sobre el juego del burro. Én dicho docu- esta situación contra el periódico, yo mismento el Sr. Ossorio y Gallardo empieza mo cogeré un paquete de ejemplares de Es por decir que ese juego no es legal, y hace paña Nueva v volveré á repartirlo por las) luego consideraciones morales, religiosas y calles. Alas once y media llegó, por fin. el auto sociales sobre los peligros de dicho juego. El bando da instrucciones á los alcaldes del juez. Termina diciendo que el Gobierno debe á los delegados para que se informen acera la de la manera en que se juega al bnw castigar á los funcionarios que han cometiy sobre los antecedentes, medios de vida y do arbitrariedades contra el colega republiamistades de los propietarios, empleados y cano. criados de los establecimientos dónele se El Sr. BURELL vuelve á hacer uso de la practica dicho juego. palabra y deduce del relato hecho por el seTermina el documento ordenando que se ñor Llarí que las autoridades han faltado á prohiba el juego del burro, y el orador sos- la ley de Policía de imprenta y á la Real tiene que esto constituye una contradicción orden sobre la materia, del conde de Romay que el Sr. Ossorio y Gallardo invade las nones, y además la Policía ha atropellado á atribuciones del poder legislativo al consi- la redacción de España Nueva, despojándola de su propiedad privada. derar legal ó no legal un juego. El ministro de la GOBERNACIÓN dice Ruega al minisrro de la Gobernación que que el Sr. Burell ha sido muy parco en sa se entere de todos estos hechos. El Sr. LA CIERVA le contesta que, en argumentación, limitándose á calificar de efecto, algunos de los detalles expuestos atropello policíaco el relato heeho por el sepor el Sr. Sol y Ortega le son desconpeidos; ñor Llari, del cual no se deducen los graves pero añade que tiene entera confianza en el cargos que había anunciado ayer el señor Burell. gobernador de Barcelona. Dice que lo que ha leído el Sr. Sol y OrRepite el ministro sus manifestaciones de tega no es un bando, sino instrucciones ayer, afirmando que el fiscal había denunpara cumplimentarle. Añade que el juego ciado España Nueva con arreglo á la ley; del burro no es cosa tan sin importancia en que siguiendo su indicación, el Gobierno Barcelona, por la tíndole de los estableci- civil dio ordep de la recogida. mientos donde se juega y el personal que á Y nada más, porque el Sr. Llari 110 ha esos establecimientos concurre. dicho nada de que hubiese violencias; por En lo relativo á las multas dice que lo el contrarío, ha reconocido que el comisario único que debe considerarse es si se impu- y los agentes procedieron cortésmente deasieron legalmente, y se extraña que, si hubo tro y fuera de la redacción. extralimitaciones por parte del gobernador, El Sr. BURELL: Cachearon á los vendeno hayan llegado al ministerio recursos de dores. alzada. El ministro de la GOBERNACIÓN: Es Añade que esas multas se refieren a in- natural, por evitar que sacasen ejemplares, fracciones de la ley del descanso y á esConste que el Sr. Llarí nada ha dicho de cándalos en cafés y en tabernas. atropello material, sino legal, á su juicio, Repite que á él no han llegado protestas por entender que el telegrama denunciado SESIÓN DEL DÍA a DE DICIEMBRE Db 1508 ni reclamaciones. no debía haberlo sido. A brese la sesión á las tres y media. Presi (Continúa la sesión. Lee el ministro el art. 817 de la ley de En de el general Azcárraga, y ocupan e juiciamiento criminal, en el que se dispone oánco del Gobierno los ministros de la Gola forma de ejercitar las recogidas y secuesoernación, de Estado y de la Guerra. tros de periódicos denunciados. RUEGOS Y PREGUNTAS Lee igualmente el mandamiento judicial 1 JNAL DE LA SESIÓN DE AYER dirigido al comisario del distrito del Con- 11 Sr. SOL Y ORTEGA protesta de la LA DENUNCIA DE ESPAÑA NUEVA greso para que efectuase la recogida. conducta que sigue en Barcelona el goberEl Sr. BURELL pide la palabra para traComienza á leer el ministro el acta de la nador civil con los industriales. Dice que el Sr Ossorio y Gallardo impone á diario mul- tar nuevamente de la denuncia de España diligencia de recosridaj levantada á jas diez ta? en general de 500 pesetas, por sosne- Nueva, y recordando lo que ayer dijo, alude de la noche CONGRESO