Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 1 DE DICIEMBRE DE 1908. EDICIÓN i. PAG. 4 No, no es la libertad lo que persiguen los 1 ns previsiones de ultratumba del viejo en cada uno de pensar y obrar cual bien le Sardou son verdaderamente asombro- plazca; libertad es el respeto á la concien- corifeos de la artificiosa agitación anticlerisas, y si no fuera porque estos días la Pren- cia y proceder ajenos, en tanto no infrinja cal, sino todo lo contrario, leyes de excepsa y la opinión francesas no se ocupan de el último las leyes; la libertad se ha defen- ción, dividir el país en irreconciliables ban tra cosa que del folletín de Mad. Steínhel, dido siempre como un bien de que todos dos, penetrar en el sagrado de la vida prihabrían dado motivo á abundantes comen- deben gozar, pues limitada en beneficio sólo vada, revolver lo político con lo social, detarios. de unos, deja de ser tal libertad y se con- clarar paria ó imbécil al que en uso de su Una de estas previsiones es la que se re- vierte en privilegio para ellos, que oprime perfecto é individual derecho oiga misa, infiere á su pleito con Le Matin. Recordarán á cuantas de él se ven privados. Si tal con- capacitarlo para todo, imposibilitarle la proustedes que antes del estreno de la última cepto de libertad se desnaturaliza, muere la paganda de sus ideas, atropellar los fueros obra de Sardou, L affaire des Poissons, el crí- libertad, según conjuntamente enseñan la de la conciencia, declarar á todos los catótico de Le Matin publicó el relato del argu- razón y la Historia; los pueblos no hacen licos casta ¡inferior, que por no caber en la mento del drama. Sardou, que tenía muy sino padecer alternativamente los horrores moderna vida ha de anularse y vivir sojuzmal genio, se indignó, y considerando que la de opuestas tiranías, en las que los excesos gada por esos hombres tan liberales que no publicación del argumento perjudicaba el de una provocan más violentos y mayores toleran pensamiento ni criterio que del suyo disciepe. éxito de la obra porque al público del es- excesos de la otra. treno ya no le podían sorprender los efecY, sin embargo, ése parece ser el concepTiene razón El País, no cabemos en ese tos teatrales, llevó á los Tribunales al críti- to que de la libertad van teniendo en Espa- original liberalismo, amamos libertad muy co y á la empresa periodística, reclamándo- ña algunos de los más avanzados liberales, diferente de esa, porque cual dijimos ha les 50.000 francos de indemnización. fieles remedos del personaje zarzuelero que pocos días, se burlarán de nosotros los pueblos verdaderamente liberales y prósperos al La vista de este curioso proceso no se ha cantaba: ver que, faltándonos cuanto promueve el celebrado aún y la muerte ha sorprendido f El pensamiento libre proclamo en alta voz, y muera el que no píense igual que piensa yo. progreso, el bienestar y la riqueza de los al autor insigne antes de que los Tribunales den su fallo. Pero él confiaba en la jusParecía natural que liberal avanzado sig- pueblos, sólo nos preocupa el hinchar eso ticia de su redamación y estaba seguro de nificara más liberal; pues no, señor, quiere del clericalismo, porque no hemos perdido que los jueces se pondría de su parte y con- decir menos liberal, ó más bien, liberal el seso al punto de mezclar cosas tan diversas como su régimen político y sus creendenarían á Le Matin á pagar ¡a indemniza- para mí; para los otros, amo. ción reclamada. Clericalismo es palabra inventada por cias; porque nos espantan los resultados de Y por eso horas antes de morir, y cuando quienes mueven guerra al catolicismo sin echar entre españoles semilla tan funesta arreglaba sus asuntos y reformaba las dis- tener el valor de confesarlo; gentes que, como la de cuestiones religiosas; porque á posiciones de su testamento haciendo el amparándose de ella y aun protestando de pesar de medirnos El Pan por el mismo rareparto de los bienes que poseía, se acordó católicos, son enemigos de la religión, se- sero que á los carlistas, no queremos hacer de repente: gún claramente lo demuestra País, al de- como él el juego de éstos, pues la única ma- ¡Ah! Tengo 50.000 trancos más... La in- cirnos: ¿Católico el Sr. I uca de Tena? Pues nera de resucitar ese partido como elemendemnización que reclamó á Le Matin y que antiliberal y tan clerical, tan hostil al libe- to capaz de encender otra guerra civil sería ralismo como los carlistaSj los íntegristas y la realización de lo que el colega desea; es mi voluntad que cobréis... porque sería espantoso que todos los católos frailes JOSÉ JUAN CADENAS Bien á la vista pone esto que la campa- licos españoles llegaran á convencerse de París- Noviembre. ña anticlerical es esencial y finalmente gue- que sólo con D. Carlos gozarían respeto rra al catolicismo, imposición que en las para sus creencias. ¡Qué más querrían los conciencias quieren ejercer los que á todas carlistas, ni qué mayor desgracia para Eshoras cantan ¡la libertad de conciencia... paña! Monstruosa y llena de peligros nos parece esa mezcolanza de la religión y de la pouestro estimado colega El País transcri- lítica, intolerancia que en mantillas deja á be la parte más importante de nuestra las frecuentemente condenadas por El País on tiempo templado y con ei segundo rectificación de la noticia que acerca de los y sus amigos en los hombres de la reacción; premio de la Lotería se despidió de móviles de la transformación de la empresa pero siquiera en ello hay la franqueza dé Madrid Noviembre. ¡Vaya con Dios el mes Blanco y Negro y A B C en la Sociedad decir claro que se tira contra el catolicismo de las ánimas y de las castañas! Se hundió con gran estrépito parte de la Prensa Española dio en aquel periódico Un y la Iglesia, lo cual contrasta contra la hidérigo de esta corte. Dadas las gracias al co- pocresía de otros que van al mismo fin por parte que quedaba, y no debía quedar, del cuartel de San Gil. Pudo haber víctimas, lega por la inserción y por las frases lauda- más tortuosos medios. torias que á nuestro director dedica, queda A despecho de la excomunión de El País, pero, afortunadamente, no las hubo. ¡Para terminado el asunto. nos creemos más liberales que él, pues no todo hay Providencia! Lo que no hay es Pero con sus opiniones y juicios sobre el usamos la libertad como instrumento para Ayuntamiento, digan lo que quieran los peclericalismo, la Iglesia y la libertad; con la oprimir á nadie. Mil y mil veces han censu- riódicos. Si le hubiera, ¿habrían estado los excomunión que en nombre de ésta nos rado duramente los partidos avanzados, y escombros de la parte derruida tanto tiempo lanza, por ser católicos, refresca nuestro con razón sobrada, que los carlistas inten- sin ser recogidos? ¿habría ocurrido lo que propósito, ha tiempo formado, de tratar el taran hacer de la religión arma para las lu- ocurrió ayer? Tampoco crean ustedes que hay Ayuntapunto que El País toca, apresurando el que chas políticas, que mezclaran lo que es de Dios con lo que al César pertenece, y ahora miento, aunque se lojuren franciscanos despor obra lo pongamos Tal uso se va haciendo de las palabras El País, copiándolos, cae en el mismo vicio, calzos y les aseguren que ayer celebró secastellanas, que para entendernos llegará á queriendo de ua empujón convertir en ene- sión y que en ella riñeron, se piropearon y ser preciso recurrir á un idioma extranje- migos de la libertad á todos los católicos. se desaliaron unos señores que se llaman ro: Despotismo ha sido siempre absorción ¡Buena manera de hacer propaganda en fa- administradores del pueblo. Cierto que se del Poder á capricho ejercido; militarismo, vor de la libertad, y buena manera de ser reunieron y que libraron descomunal combate. Pero aquello no era un Juicio de Dios. clericalismo, sistemas de Gobierno donde liberal! Dicen los que como el colega piensan que Era un juicio de faltas. todas, ó, á lo menos, las más importantes El Senado tuvo sesión tranquila. Habló, funciones de él están detentadas por una de mientras de España no se desarraiguen las las clases que al sistema da nombre, y la creencias y prácticas de la religión católica aunque parezca mentira, el señor obispo de mayoría de los altos puestos de la goberna- no puede hacer conquistas la libertad; pero Jaca. Cavestany defendió el proyecto de ley ción del Estado en manos de militares ó clé- olvidan ó quieren olvidemos los demás que creando el Teatro Nacional, y el Sr. Rodríen los tiempos de ese feroz clericalismo, tan guez San Pedro ¡no se opuso! Decididarigos. Clericalismo tendríamos en España si el ponderado por ellos cual barrerainsuperable mente, nos le han cambiado. En el Congreso, gran marimorena. -Su para toda reforma avanzada, se han impresidente del Consejo fuera cardenal; arzo bispos, pongo por caso, el general Primo de plantado en España el sufragio universal, jornada- -véase la muestra más adelante- -Rivera y el Sr. Dato; obispos, otros cuantos el jurado, la libertad de reunión y asocia- es de esas que causa- la desesperación de ministros; si subsecretarías y direcciones ción, la de imprenta; que existen escuelas un tipógrafo, porque tiene que componer á estuvieran servidas por canónigos. De in- protestantes y laicas, que toda propaganda, saltos. Cada turbonada parlamentaria, patromisiones tales scío una recordamos en los hasta la más absurda y suicida, se pueden réntesis y cursiva. ¡Es mucho componer! La Cierva cree que la Prensa se mete con tiempos modernos, la del canónigo D. Ber- ejercer sin cortapisas. nabé Dávila en el ministerio de la Gober ¿Qué culpa tiene la religión de que la ma- él. La Prensa cree que La Cierva se mete nación, siendo lo más gracioso que nació de yor parte de las instituciones liberales, que con ella. Recuerdan á aquel furibundo libreella el proyecto contra las Asociaciones re- debieran constituir garantía y medio de po- pensador que 110 quería oír más que dos ligiosas. sitivas libertades populares, se hayan falsi- óperas: Aída y Africana, porque en el cuarto Conste, pues, que de clericalismo se ha- ficado ó desacreditado, si ello es obra de los acto de Aida Amnris amenaza á los sacerWa sin saber lo que es, sin que en España mismos hombres que las trajeron, de esos dotes, esto es, se mete con el clero y en seudoliberales que no -ibiad la au- A ricai fj, VHÍCO C? P Oama riñe con obisexista tal clericalismo. pos, ea ueur, se niele con el alto a; iu Libertad ha significado siempre facultad Sízista liber 7 mísero a CLERICALISMO Y LIBERTAD N MADRID AL DÍA