Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTAS A FLORA TOMANDO EiL TE En el saloncito co quetón y elegante de la bellísima dama estaban reunidas muchas personas distinguidas para tomar el té. Se hablaba de todo y de todas. Incidentalmente se recordó el conmovedor cuadro de la autopsia de un célebre médico. -Yo, qué quieren ustedes que les diga- -exclamó la dama gentil, mientras fumaba un cigarrillo turco, -no comprendo que la muerte inspire más que horror. Yo no he podido ver jamás un muerto La mujer más bella resulta repulsiva. La muerte no enseña más que neijruras y podredumbre. ¡Qué horror! -Sin ambatgo, señora- -interrumpió un inteligente médico, allí presente. -Aun cuando me tachen ustedes de materialista, y por más que tengamos que serlo á diario, desdeñando la poesía y ateniéndonos á realidades siempre, puedo decirla que en mi vida experimenté un día ante la muerte una sensación honda, sublime si se quiere, que me hizo pensar, sentir mucho. No la he podido olvidar, y creo que contribuyó á hacerme bueno, honrado y compasivo. -Cuente usted- -dijeron á coro. -Era un cuaidro parecido, pero muy diferente del que presenciamos la otra tarde en el anfiteatro de la Facultad de Medicina. Allí tuvimos delante el cadáver de un amigo entrañable, de un sabio, de un hombre respetable á quien amábamos todos; ¡que lección tan hermosa nos dio después de muerto Pero hace aiños, allá en los depósitos del Hospital General, entre desdichados vencidos ue la vida, fue donde presencié lo que vais á oir. Asistía yo con otros estudiantes á las lecciones de anatomía práctica de un joven maestro que hoy es una celebridad mundana. Necesitado de recursos, se adiestraba y nos adiestraba á las operaciones más usuales y á diario teníamos lección. Un día nos entregaron el cuerpo de una mujer joven y hermosísima. Parecía de mármol; había muerto de dolencia aguda, rápidamente, y no debía tener nadie en el mundo que por ella se interesara. Mudos y emocionados contemplábamos aquella perfecta belleza, y no acertábamos á tocarla. Examinándola el profesor, se descubrió solemnemente, y así nos dijo: Señores, tenemos delante el cuerpo de una virgen, nna pobre niña que indudablemente ha sido solicitada por el vido y que la muerte nos entrega pura. Debemos descubrirnos ante Ja virtud. Ya veis cómo existe en la tierra y cuan grande se nos presenta en este triste lugar. Esta es una lecuón de valor inapreciable, y hoy no tendremos otra. Propongo que la hagamos un modesto entierro y que la acompañemos al cementerio. Con lágrimas en los ojos estrechamos todos la mano de nuestro querido profesor, que nos revelaba un gran corazón. Ya ven ustedes qué inmortales cosas puede mostrar la muerte. ¿No halla hermoso el episodio, amiga mía? La dama gentil no contestó ni levantó la cabeza. Aplastaba nerviosamente el cigarrillo en el cenicero de plata y parecía abstraída y jialhumorada en medio de su alesrre corte de admiradores. 1,1 episodio es riguiosamente histórico, queiida Flonta No lo olvides. íiv. u pueu. auuuittr e lavutuxlen el mun- do. Existe; se presenta, como en este caso, I vigorosa é inmortal ante nuestra atónita mirada, ennobleciendo la muerte, haciendo amable la santa pobreza, la cual logra humillar al vicio, aparentemente triunfador en las rudas luchas de la existencia contemporánea, LA SALUD DE LOS NIÑOS T ada la frecuencia con que se presentan en esta época del año erupciones en los niños, las madres no deben olvidar los siguientes consejos: I. Cuando un niño está triste y de mal humor, tiene tendencia al sueño, los ojos congestionados, rojas las mejillas, ardoroso el cuerpo, bosteza con frecuencia y se queja de frío, es que tiene fiebre. II. El mejor indicador de la fiebre es el termómetro; pero selo el médico aprecia la importancia de este síntoma. III. Si el niño vomita, grita, se agita, delira siendo la temperatura del cuerpo desigual, debe acostársele y llamar al médico, procurando que sus funciones intestinales estén regularizadas. IV. Reposo, dieta y silencio son indispensables desde los primeros momentos. V. Conviene examinar á diario la garganta de los niños y cuidar los estados catarrales, aun cuando no vayan acompañados de elevación de temperatura. VI. Ante la sospecha de erupción no deben emplearse vomitivos ni purgas sin consejo del médico. VII. La luz roja puede emplearse sin inconveniente en caso de erupción. Es perjudicial acostar á los niños con personas adultas con pretexto de hacerles sudar. La transpiración no debe provocarse abrigando con exceso al enfermito, VIII. La habitación debe ser ventilada con frecuencia, y se mantendrá una exquisita limpieza de las ropas del niño. Es una medida importante la de practicar Ja antisepsia bucal, especialmente en los escarlatinosos. IX. Conviene combatir la absurda idea de que los náños deben pasar, cuanto antes las fiebres eruptivas. Deben aislarse todos los menores de cinco años, sin excepción. Este aislamiento deberá durar tres semanas en el sarampión y cuarenta días en la escarlatina. X. Las personas que cuiden al niño deben tener una blusa que recubra sus ropas, y se lavarán con frecuencia ¡as manos con jabón, cepillo y disolución desinfectante. Antes de ponerse en contacto con otros aiños se dará un baño, á los completamente curados, desinfectándose ropas y habitación. Los juguetes, y sobre Jodo los libros que hayan manejado en la convalecencia, serán desinfectados, con preferencia quemados, pues pueden difundir la epidemia. dación de Sanatorios y Hospicios marinos en España, la cual Sostiene el Sanatorio de Santa Clara en Chipiona. Sus numerosos artículos, admirablemente escritos, dedicados á la propaganda de la obra, revelan su exquisita sensibilidad y verdadero amor á la infancia, la cual pierde un valioso protector. Cuantos tuvieron la honra de tratarle, y singularmente los pobres niños que protegió, no le olvidarán. Descanáe en pa? el malogrado y muy querido amigo. T R A B A J O D E LOS NIÑOS L quinta i Asamblea de la Asociación internacional para la protección legal de los trabajadores se ha reunido en Lucerna, en Septiembre, y entre otras conclusiones ha votado la siguiente: Se ruega á las secciones nacionales que busquen el medio de realizar lo mejor posible la prohibición del trabajo de los niños, inspirándose en las consideraciones si guíenles: i. El empleo de los niños debe ser reglamentado en todas las categorías de trabajos hechos con objeto de obtener un beneficio 2. Esta reglamentación debe dirigirse á todos los niños empleados; en la agricultura es preciso establer una distinción entre los hijos del que explota el negocio y los que son extraños; y, 3. El niño no puede ser empleado para obtener beneficios durante el período de obligación escolar primaria; á falta de esta obligación, la edad de admisión es de catorce años; en la agricultura, de trece. I I N CONGRESO ÚTIL En 1910 se reuní rá en Bruselas el III Congreso internacional de Educación familiar. Constará de cinco secciones. La primera se ocupar del estudio de la familia, abarcando toda la parte de fisiología y psicología, cuestiones antropométricas, estudios de psicología experimental, el suicidio y el miedo de la infancia, la herencia, etc. La segunda tratará de la educación en familia: juegos, libros, enseñanzas, higiene y estética del vestido, habitación y muebles, educación agrícola, la educación antes de la edad escolar, durante el periodo de enseñanza y post- eseolar, analizándose los medios de educar los sentidos, la observación, las iniciativas, la aplicación del sistema Froebel en el hogar, el internado, la educación estética y la educación complementaria que debe darse á los adolescentes para prepararlos á la vida del hogar. Se estudiará el cambio internacional dé los jóvenes para enseñanza de idiomas y los trabajos manuales, viajes, excursiones, organización de Círculos, etc. La tercera sección tratará de los niños anormales. La cuarta, de las obras que se relacionan con la infancia, como las colonias de vacaciones, cura de aire, Ligas contra el alcoholismo y la tuberculosis, protección á la infancia en todas sus formas, Gotasde leche, Casas- cunas, Sanatorios, Mutualidades infantiles, seguros y Tribunales especiales para niños. La quinta re cogerá todos los documentos que se envíen como estadísticas, libros, etc. El anterior Congreso fue de gran utilidad y lo será el presente, indudablemente. Se a lebró en Milán, en 1903, bajo el patronatc del Rey de Italia, habiéndose iniciado estas asambleas en Lieja, en 1905. En 1910 se ce lebrará en Bruselas ademas la Exposición U l DICHOS Y HECHOS PERDIDA SENSIBLE En Cádiz ha falle cido, después de una penosa enfermedad, soportada con gran resignación, nuestro muy querido amigo D. Rafael de la Viesca. Era una personalidad de gran relieve y estaba dotada de extraordinarias condiciones de actividad y talento. Entre los muchos é importantes cargos qué 1 desempeñó durante su vida, se cuent i c c 1 presidente de la Junta local de Cdcu. ¿etc id ¿i. oudeion nacional para la fun-