Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 28 D E N O V I E M B R E D E 1908. EDICIÓN P A Ü i 4 ASESINATO DE UN PINTOR LA VICTIMA, MR. ADOLFO STEINHEIL DE NUESTRO CORRESPONSAL MME. MARGARITA STEINHEIL diciones de vida de cada región. Se asegura que está acordado que el Rey vaya al Alentejo y Algarve, siguiendo después por el Océano hasta las islas de Madera; pero esta excursión, cuya fecha se ha fijado para la primavera próxima, puede sufrir alteraciones en el itinerario. Ello no obstante, se cree inexcusable la presencia del Monarca en Lisboa, porque hay sinnúmero de asuntos que requieren la reunión aquí é intervención inmediata de los ministros que en todas partes acompañan al Rey en su viaje por el Norte. Además, los que pronostican sucesos ministeriales aguardan impacientes el regreso del Rey, como determinante de mudanzas políticas, singularmente la caída del Gobierno, que hasta aquí parecía contar con todas las probabilidades de salvar las dificultades del Poder y resistir la apertura de las Cámaras en Enero próximo. 1 A VUELTA DEL MONARCA A j u z g a r por los informes de la Prensa, S. M. D. Manuel no retornará del Norte á Lisboa antes del 6 de Diciembre, y para tal día se esperan grandes manifestaciones de entusiasmo, algo así como la formación de nuestro pueblo en gran parada, que se extenderá á lo largo de las calles por las cuales habrá de desfilar la comitiva regia. No hay duda que en los actuales momentos se ha crecido la figura moral de D. Manuel, circundado de aquella aureola, ya tradicional, de su antepasado el rey D. Pedro V, cuya muerte aun es llorada por los veteranos que le conocieron en vida. Y, en verdad, no podría el actual Soberano encontrar mejor paradigma que en la estela luminosa que, por sus virtudes y altas cualidades, hubo de dejar tras sí aquel Monarca inolvidable que tuvo tanto de bueno como de sabio. AFFONSO GAYO SU HIJA MARTA No sé, ante sus osadías, qué necesidad, lector, tengo yo, desde hace días, de ser su administrador ABC EN LISBOA OLÍTICA Y HACIENDA M i e n t r a s el Rey D. Manuel continúa su viaje triunfal por las ciudades del Norte, recibiendo inequívocas muestras fie simpatía de todas clases, la mayor parte fle los periódicos políticos de Lisboa discute procura poner de relieve la responsabilidad de todos los hombres públicos que con su acción ó su abstención provocaron y agravaron el lamentable estado económico actual. Mas como resulta que los únicos culpables de todos los descalabros de nuestra Hacienda son los partidos históricos, estréchase la discusión en los linderos de los periódicos que representan á aquellas agrupaciones, y entre ellos, irritados los ánimos, se cruza un vivo tiroteo de improperios y acusaciones. La opinión pública, hecha ya á este género de deportes, asiste indiferente á tales disputas, y sólo espera reir á eada nuevo incidente, porque no más que á risa mueven esos episodios. Para nadie son ya un secreto las dificultades con que tropieza el Tesoro portugués. No hay ministro de Hacienda que no encuentre cerrado el paso para marchar en este ó aquel sentido, para llevar á cabo cualquiera operación. No es, por ende, falta de patriotismo abordar el asunto, cuando en el extranjero, y singularmente en Francia, es zarandeada á toda hora- ¡y deque modo! -3 a gestión de los pasados Gobiernos portugueses, derrochadores del patriotismo nacional. Todos se equivocaron, todos siguieron el mismo camino de torpezas; de suerte que, en la orgía de los empréstitos- -peregrino recurso á que habría que poner término un día, -se fue viviendo como en pleno festín de Baltasar. Las palabras fatídicas é indescifrables para el hijo del último rey de Babilonia no fueron tales tpara un profeta de aquel tiempo. Así en la política portuguesa, si bien es verdad que no hubo magos que leyesen el porvenir en los astros, hubo, al menos, un hombre que lo previo todo y dejó escrita su previsión hace más de quince años. Pero ninguno creyó en sus pronos ticos. Que no hay quien en su propia tierra sea profeta. P temporal de Loterías. Aun ignoro qué razones me obligan en ocasiones á ir buscando con mi plata por las Administraciones decimos con buena pata. Mas lo cierto es que ellos saben que no me he de hacer el sordo, y escriben (así los claven) ¡Por Dios, antes que se acaben, mándenos usted el gordo. Juan me dice, desde Bóo, que si no le tomo yo el de ctmo, se da muerte... (que se lo tome Cambó, que es es el hombre de la suerte. Antúnez, desde Bilbao, quiere que, si tengo un rato, busque un número pelao... (que se lo busque á usted Dato, que es para eso el indicao. El canalejista Roque, parte pide desde el Ter, porque quiere que le toque un destino en el Poder. Un jugador de Lorquí pide un décimo de aquí que ha de terminar en nones. (le enviaré á Romanones, que es el que termina asi) Y otro de un pueblo cercano pide que saque mi mano, con tres sietes, tres billetes... (que los saque Valeriano, que es el hombre de los sietes) Yo no pienso, amigos míos, cumplir, gastando mis bríos, vuestros encargos de juego. (el que desee un gallego que busque á Montero Ríos) Yo, desde aquí al mes de Enero, no envío billete entero, ni numerito redondo. en el sorteo del bloque, Lisboa, 24 Noviembre, 908. (COPLAS DEL SÁBADO. w ¡PRONTO... 1 ¡Caray con los provincianos... jNo se duermen, en verdad... Desde sus pueblos lejanos ya me están pidiendo, ufanos, décimos de Navidad. Ignoro por qué motivo han de creer que yo VÍYO UEVOS VIAJES REGIOS A u n q u e no ha terminado todavía su expedición por el Norte nuestro Soberano, yá se anuncian otros viajes que S M. se propone hacer á las provincias del Sur, para conocer de cerca y mejor las con J para tan nimio quehacer... ¡Nada, que yo no concibo por qué lo pueden creer... Y si mandáis el diñe conste que yo no respondo. Y si ya anunciado el daño algún guasón todavía me encarga un décimo extraño, puede degir que este año le tocó la lotería- Luis DE TAPIA