Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 27 DE NOVIEMBRE DE 1908. EDICIÓN 3. PAG. 9 jante alborean en Cataluña se extiendan á las demás regiones, y que éstas tengan fe en aquélla y no la consideren con recelo, Si triunfamos, tened la seguridad de que nuestra victoria será definitiva para el resto de España. Una prolongada salva de aplausos acogió estas palabras últimas del orador. dos Alejandro Wolff, su madre y una mujer que vivía con Alejandro Los tres fueron interrogados por el jefe de la Seguridad y luego pasaron á presencia del juez de instrucción. Monsieur Leydet tomó primeramente declaración á Alejandro. Este se mostró sorprendido por la acusación de Mad. Steinheil, rechazó con gran serenidad los cargos y afirmo categóricamente que todos ellos carecían en absoluto de fundamento En vista de ello se celebró un careo entre ambos. No dio resultado alguno porque madame Steinheil insistió en sus acusaciones y Alejandro se concretó á negar rotundamente. Tampoco dio resultado alguno el careo entre la viuda y Mariette Wolff Remy Couillard ha sido puesto en libertad. PARÍS, 2 6 í T. MARRUECOS POR CABLE DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR TÁNGER, 7 8 M. ASESINATO DE UN PINTOR POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR PARÍS, 26, 11 m elato de Le Matin. A la interviú que anoche celebró con Mad. Steinheil el redactor de L Ecko de París Mr. Hutin asistió también el de Le Matin, Mr. Lalnujere, ííste periódico ha publicado hoy una información interesantísima, que, aunque en el fondo es la misma de L Echo, da algunos detalles nuevos é interesantes. Los dos reporlers trataron de convencer gá Mad. Steinheil de la conveniencia de decir toda la verdad. Ella entonces confesó que Mariette Wo if, la criada de la casa, llevó la sortija á casa del joyero Soly para que desmontase la perla. -Entonces, Couillard... -Coaillard es inocente- -declaró madame Steinheil muy emocionada; y como los reporiersse quedaranjestupefactos, añadió: -Sí; es inocente; fui yo quien introdujo la perla en su cartera. Luego, contestando á preguntas concretas y precisas que los repórtenle, dirigieron, dijo que el asesino de su marido y de su madre era Alejandro Wolff, el hiio de Mariette. la cocinera de la casa. Alejandro cometió el crimen rjor robar- -añadió. -El ignoraba que estuviésemos en casa. Entró primeramente en mi alcoba. Sobresaltada, me desperté; llamé, grité con angustia. Entonces vino mi marido. ¡Alejandro le mató... Yo seguí gritando. Oí que mi madre me llamaba; pero me era imposible responderla. Alejandro entró en la otra alcoba y mató á mi madre como había matado á mi marido. Luego vino hacia mí, me arrojó brutalmente de la eama, me ató y me amordazó, y cuando yo, loca de miedo, creí que iba á matarme, me dijo: -Te perdono por tu hija; pero si hablas diré que fuiste tú quien mandó matar á tu marido y á tu madre y me ayudaste á cometer los crímenes. Me desmayé y no recuerdo más. ¿Wolff, era su amante? -le preguntaron los periodistas. -No, lo juro- -contestó con indignación Mad. Steinheil. -Entonces, ¿por que calló usted? -Por miedo de ser acusada de complicidad. ¿Por qué cuando nadie se acordaba del asunto usted misma lo ha resucitado? -Porque esperaba poder justificarme por completo respecto de alguien que no quiero nombrar, cuyo amor he perdido para siempre y en quien no debo pensar ya jamás. PARÍS, 26, 1 T. TTodos á la cárcel. 1 En vista de las graves contradicciones en que incurrieron los detenidos, el juez, Mr. Leydet dictó auto de prisión contra madame Steinheil, Alejandro Wolff y su madre. Las dos mujeres han sido conducidas á San Lázaro. PARÍS, l 6 8 N A caba de saberse por un radiograma dfi Rabat que ha sido allí proclamado Sultán Muley Mohamed, á quien los cabileños fanatizados atribuyen un milagro Mohamed se dirigió á Rabat tan luego como Abd- el- Aziz abandonó Casablancan, embarcando con rumbo á esta ciudad. En inteligencia con un influyente caid que se hallaba en Rabat para acompañarle hasta Fez, Mohamed se apresuró á estable cer allí su campamento. No tardaron en llegar hasta él emisarios de todas las tribus de la comarca, los cuales, al conferenciar con Muley, le ofrecieron su adhesión y concurso A poco acudieron las cabilas é hicieron la proclamación de Mohamed en todo el territorio comprendido entre Rabat y Casablanca. Según las últimas noticias de Rabat, el hecho ha producido allí honda impresión. BOLSA DEL DÍA 27 RAADRID. Cierre: Interior contado, 84,10; Fin próximo, 84,35; Amortizable, 100,95; ídem nuevo, 89,80; Banco de España, 440: Tabacos, 395; Cédulas 4 por 100,100,75; F eos, 11,45; Libras, 27,98. vvyolff inocente? w Ha sido objeto de muchos comentarios una información que publica Le Temps. Este periódico asegura que el juez está convencido de que Alejandro Wolff es inocente y que si mantiene el auto de procesamiento contra él es únicamente porque hasta ahora no han podido desvirtuarse las acusaciones de Mad. Steinheil. Añade Le Temps que en el careo celebrado entre la viuda y Mariette Wolf, ésta negó terminantemente que su ama le hubiera hecho confidencia alguna acerca del crimen. Por el contrario, hasta ayer no supo las graves acusaciones que recaían sobre su hijo. La primera persona que acusó á Wolff fue un empleado de la Administración 4 e Correos, llamado Wagner, que se halla actualmente en uso de licencia, el cual dijo que había oído asegurará un pintor, amigo suyo, que dos ó tres días después del crimen Alejandro Wolff llevaba en el bolsillo gran cantidad de monedas de oro, producto, según él, de la venta de unos caballos. UN NAUFRAGIO POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR A CORUÑA, 2 6 4 T. v w colffElen libertad. La Presse, en su ha sido periódico tercera edición, asegura que Alejandto Wolff r PARÍS, 2 6 ION. puesto en libertad. Añade que en el auto de procesamiento contra Mad. Steinheil se la inculpa de complicidad en el asesinato de su marido y de su madre, cometido con su ayuda y asistencia. e s t a madrugada se oyó el pito de un va por pidiendo socorro y, al mismo tiempo, voces que solicitaban auxilio y que par tían de las inmediaciones del hospital Mi litar. Las autoridades, los prácticos del puerto y los carabi ñeros corrieron hacia el muelle Era tal la densidad de la niebla que no se podía distinguir nada. Las voces habían cesado, pero seguían oyéndose las pitadas. v A las siete de la mañana se supo que se trataba de un barco encallado que era el vapor pesquero La Unión, perteneciente á los catalanes D. José Gallart y D. Gumersindo Roura, que se dedican á la pesca del bou. Salió á las tres de la mañana, y se supone, que á causa de la niebla chocó contra unas rocas á la entrada de la ría de La Coruña, donde, á pesar de las reclamaciones hechas en varias ocasiones, no hay laces que guíen. á los barcos. En ese mismo sitio, y en el espacio de pcv eos meses, han naufragado los vapores Cabo Tortosa J Sirena. jui adame Steinheil. Madame Steinheil ha confirmado á Mr. Hamard, jefe de la Seguridad, las declaraciones que hizo al redactor de IIEcho Después fue conducida á presencia del juez Mr. Leydet, ante quien se ratificó igualmente, ha iendo un relato detalladísimo de todas las circunstancias que concurrieron en el crimen. Madame Steinheil quedó provisionalmente detenida. W olff detenido. TM A las siete de la mañana, cumpliendo v j a j! i ¡a n t e n i- de París. Cuando ocurrió el choaue, el maquinista tocó el pito de alarma Varios marineros, arrastrados por el trePOR TELÉGRAFO mendo oleaje que reinaba, se estrellaron contra la obra muerta. Otros trataron de DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR SEVILLA, l 6 9 N. agarrarse á la lancha de vapor, pero una l comandante Sr. Martínez Ferrer ha sa- ola volcó la embarcación. El patrón del barco, su hermano y UH lido en el expreso de hoy, llevando al Supremo de Guerra la causa instruida con- grumete de diez y ocho años de edad lograron trepar por el palo trinquete. tra Conejero y el Cojo de Bailen. Antes del amanecer, rendidos de cansanEsta tarde se practicó la diligencia de requerir á los reos para que designen nuevos cio, soltaron el palo, y cayó al agua el patrón Manuel Mosquera, vecino de Villa defensores. El Cojo desea que vuelva á serlo el capi- Corme, de treinta años de edad y casado. s Igual suerte cupo al poco rato á su hertán Medina. Conejero no ha designado á mano Fructuoso, de veinticinco años. Sólo ninguno. Conejero preguntó al jefe de la cárcel en quedó en lo alto del mástil el grumete Anqué podría emplear unas monedas de cobre selmo Fernández natural de Estaca de que poseía. El empleado le dijo que ya las Evare. Ya de día, lo vio el marino José VareU gastaría en el penal. ¿En qué penal? -contestó el reo. ¿Us- Cenra, que volvía de pescar, y corrió á La ted se cree que yo no sé que desde aquLvoy Coruña á buscar gente que se embarcara en una trainr- uo fuc- ¡o LOS AGRESORES DE LA GUARDIA CIVIL E