Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C V I E R N E S 27 l E N O V I E M B R E D E J 908. BD 1 C 1O N i. PAG. 4 recibirla, y en la opinión y en la Prensa fue haciendo su cainimto poco á poco. I,o s periódicos franceses la han comentado, adordándola, y dan casi por hecho el nombramiento de general español á favor de don Jaime. Yo no perderé el tiempo en hablará ustedes délos pretendidos derechos del Príncipe heredero... de su padie. Esos derechos para nadie en Europa es un secreto que el augusto solitario de Veneeia los ha cambiado por un buen millón sonante que llega á sus manos todos los años como llovido del cielo... ¿De qué, si no, iba á vivir esta familia desterrada? ¿De las rentas de doña Berta? Sí, sí! ¡Buenas y gordas! Pero, en fin, supongamos- -y vaya si es suponer- -que D. Jaime tuviera algún derecho para chalanear con él. ¿Es que vale la pena de comprarle á costa d e un nombramiento de Infante- -coa sos pesetas correspondientes- -y del mando de un Cuerpo de Ejército? Seamos lógicos... Si D. Jaime fuese u n rayo de la guerra, si en la técnica militar se hubiera distinguido; en nna palabra, si le cupiese en la cabeza un Cuerpo de Ejército, ¿creen ustedes que sería comandante de las tropas rusas? ¡Ca! Sería general. ¿Es que los comandantes del Zar sirven para ser capitanes generales españoles? Aunque esto sea verdad, me parece que no convendrá decirlo. Y, por otra parte, si D. Jaime creyera que tarde ó temprano podría aspirar al Trono de San Fernando, bien guerreando, ó bien por otros procedimientos, ¿se figura nadie que iba á ser tan tonto que renunciara á él á ambio del infantazgo y la capitanía? Pues si no hay nada que temer de sus fantásticos partidarios, y si sus méritos militares no justificarían nunca el nombramiento d e general en proyecto, ¿á qué ocuparse de don Jaime ni de su apreciable señor padre? el campo, fortaleciendo sus miembros, oxigenando sus pulmones. La Policía prestó un bwen servicio. Prendió al autor de aquellas famosas estafas á las amas de cría del Hospicio mediante unos pergaminos que falsificaba. Más vale tarde que nunca la captura y el aplauso. De sucesos, el más saliente, la detención de un tendero de ultramarinos que había maltratado brutalmente á un dependiente suyo de trece años, á quien hubo que curar en la Casa de Socorro. También las leyes del Trabajo y de Protección á la infancia están necesitadas, por lo visto, de asistencia facultativa. Se las ve agredidas en plena calle á cualquiera hora del día. Por la noche dio una notable conferencia en el Centro Catalán el prohombre solidario Sr. Cambó. ¡Y habrá quien dude del españolismo de hombre de tanta verbosidad y que tanto la prodiga! Estreno de La hrte de Carlos IV en el Español M asunto es el del libro de Pérez Galdós. La comedia, no. Esta no gustó. Pero no vayamos á pensar lo que aquel tenor que al cantar El barbero de Sevilla y verse rechazado por el público decía: Decididamente no gusta Rossini. bastián. -Muy sensible, ea verdad; el Sr. Manjiro Inagaki, así como su distinguida esposa, habíanse captado las simpatías de la alta sociedad madrileña. El Imperio del Sol Naciente está siempre muy bien representado en el extranjero, y en esta corte hemos podido comprobarlo. Monsieur Shiro Akabané, antecesor del JOSÉ JUAN CADENAS distinguido diplomático que acaba de falleParís- Noviembre. cer, dejó entre nosotros gratos recuerdos, y su consorte, una inteligente dama norteamericana, reunió prouto en sus salones al todo Madrid que se divierte. 1 o que más llenó las conversaciones del- -Los señores de Inagaki habían dado día fue el juicio sobre la causa instrui- también espléndidas comidas y brillantes da al dependiente de una tienda de ultra- recepciones. En muchas de ellas la esposa marinos que mató á su principal y á un del ministro japonés, elegante y delicada compañero de dependencia. Los Lombrosos como una flor de crisantemo, entretenía á surgieron por todas partes antes y después sus invitados con una original diversión, del acto y los conocimientos de psicología que consistía en reproducir poéticos paisase vertieron sobre las mesas de los cafés. jes de su patria, combinando en uua bandePero del acto resultó que los técnicos no ja arenillas de diversos colores, que manecreen tener que habérselas con un sonám- jaba hábilmente con unos palillos. bulo ni con un histérico. Veremos lo que En cinco ó seis minutos veíamos aparedecide el soberano juicio popular. cer ante nuestros ojos, como por arte mágiDel crimen misterioso de las inmediacio- co, la montaña sagrada del FushiYuma, la nes de El Pardo ha resultado lo que ya se entrada del puerto de Nagasaki ó la típica presumía: que ni hubo misterio ni hubo ori- fachada de un templo con su bonzo en la ínen. puerta. Hay otro sobre el tapete: el de Vaciama- -Encantadora habilidad. drid. Pero también en duda de si es asimis- -lío tiene usted idea. mo fruto de la fecunda y acreditada fantasía- -La recepción anunciada p i uoy en la meridional. Embajada de la Gran Bretaña se ha suspenLos señores del Concejo siguieron consu- dido en señal de duelo, y algunas otras fiesmiendo tiempo y saliva en discutir el pró- tas que se preparaban en el mundo diploximo presupuesto, y cerraron el debate con mático se han aplazado también. el (se continuará) ae los folletines. Dícese- -Merecido tributo de respeto al compaque hay doscientas y pico de enmiendas. ñero que desaparece. Del pico no puede dudarse. En Guanto á las- -Hablemos de otra cosa. ¿Se inauguró enmiendas, con una que hubiese, ó con el ya la temporada de La Filarmónica? firme propósito de ella, le bastaría al vecin- -Sí, y los socios sallaron muy satisfechos dario. de los notables artistas Teresa y Arturo Ayer sí que dio poco juego la política. La Sohnabel, á cuyo cargo están los tres prisiesta fue apacible, reposada y reparadora meros conciertos. en las dos Cámaras. Se discutió sobre pre- -De manera que, por ahora, abierto el supuestos, ¡como en la Casa de la Villa! Real, La Filarmónica inaugurada, Wolff La Exposición de la Asociación de la Prea dando conciertos... Triunfen por completo sa, más concurrida que nunca. Hubo la no- los devotos de Santa Cecilia... vedad de un concierto infantil. Un niño- -Y los de San Huberto. En las tertulias prodigio, de seis años, que toca el piano con de teatros, restaurante y casinos la conversauna seriedad impropia de quien mejor que ción dominante en esta época del año se reproduciendo asombro estaría trincando por fiere á las expediciones cinegéticas. El rela- CRÓNICAS MADRILEÑAS del D, colorosa noticia la de la muerte San ministro del Japón, ocurrida en Se- MADRID AL DÍA to de muchas de ellas es carioso; en mi tiempo se cazaba de otra manera; hoy se va de un ojeo á otro en automóvil; cada cazador alterna con tres ó cuatro escopetas que ie preparan otros tantos cargadores. -Sí, el día menos pensado se va á ir á tirar perdices en aeroplano y con ametralladora. Ya lo dijo el famoso boticario de La verbena: ¡Hoy adelantan las ciencias que es una barbaridad! Pero ni aun se explica uno fácilmente algunos datos estadísticos del resultado de ciertas cacerías. Se habla de ocho, de nueve mil piezas muertas... -Siempre se exagera. -Pero eso es demasiado; el tío Paco viene luego, y... ¿Quiere usted que le cuente un caso que hace al idem? -Venga de ahí. -Parece que pide usted cante) ondo; óigame. Hace algunos años, el emperador Guillermo II asistía á una cacería de corzos organizada en los vastos dominios del conde Stolberg- Wernigerode, uno de los grandes señores de su Imperio. Entre los invitados se hallaba el conde de Zeppellín, cuya fama ha traspasado hoy las fronteras gracias á su dirigible, ea el que acaba de viajar con el ¿ronprintz. Al anochecer se dio por terminada la cacería, y de boca en boca corría la noticia de que el Kaiser había batido el record matando 64 corzos. Las víctimas de la terrible escopeta imperial fueron colocadas en el suelo ea cuatro filas de 16 animales cada una. Varios fotógrafos que se encontraban por allí se disponían á retratar al Emperador, al ver que se colocaba detrás de las piezas cobradas. Entonces el conde Zeppellia oyó que Su Majestad Imperial, con una sonrisa entre irónica é indulgente, decía al guarda mayor, que estaba á su lado: ¿Sesenta y cuatro. Verdaderamente es demasiado! ¡Si no he juemado más que 30 cartuchos! T i e n e gracia el lance; es decir, que en todas partes cuecen habas, -Huelga el refiáu, porque yo me he limitado á contarle una anécdota que acaba de divulgar un diario francés. Y ahora- Honnisott qui mal y pense. HANS INFORMACIÓN POLÍTICA BN EL CONaRESC y concurridos estuvieron ayer los pasillos y el salón de conferencias de! Congreso. La fórmula para la elección de diputados provinciales es el asunto más de actualidad, y acerca de él versan todavía todas las conversaciones. A juzgar por lo poco que de esta cuestión dicen los jefes de las minorías, éstos encuentran aceptable la fórmula, porque se ciñe á lo acordado en la reunión que celebraron con los presidentes del Consejo y del Congreso. Sin embargo, siguen estudiándola, y es posible que hasta el lunes no se reanude el debate sobre Administración local. De esta manera recibirá un gran avance la aprobación de los presupuestos. C n el salón de sesiones siguió la discusión de presupuestos, quedando aprobado el de Gobernación. Fue interesante el debate entre el ministro y el Sr. Francos Rodríguez, porque el Sr. La Cierva hizo sucinta relación de la labor que ha realizado en su departamento, y que abarca todos los ramos en él comciales.