Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C D O M I N G O 22 D E N O V I E M B R E D E 1908. EDICIÓN 1. PAG. 14. DEL TEATRO REAL. LOS INTÉRPRETES DE MEF 1 STOFELE IDA GOBBATO (MARGARITA) JCELESTJNA BONINSEGNA (ELENA) GRISEPPE GODONO (FAUSTO) nóniica para el Estado y partiendo del principio de que sean dos las compañías en cada región. El reclutamiento será actualmente fácil, dado el gran número de jóvenes entregados al sport de la velocipedia, y este reclutamiento debe ser voluntario. Estas unidades deben tener durante todo el tiempo una sección tal como están en la actualidad, y que cuidará del armamento, material, etc. y que desempeñará en guarnición el papel de estafetas. El resto nasta la compañía se completará con esos voluntarios que vendrán al servicio durante tres meses al año, dos en la primavera, en los cuales serán instruidos en el tiro, reconocimientos, servicio de campaña, etcétera, y el otro mes será en otoño, para maniobras, y en el cual harán aplicación de todo lo aprendido. Estos individuos traerán su bicicleta y vestuario, y recibirán una cierta cantidad mientras presten servicio para entretenimiento de la máquina. De esta manera tendremos tormadas las primeras compañías, y en cuanto á las segundas, se constituirán con los individuos de la primera y segunda reserva. El principal inconveniente será el de que no habrá unidad en el material que estos ciclistas aporten; pero esto puede lograrse de manera muy sencilla en la siguiente forma: Una vez aprobado el modelo plegable, el Estado debía encargarse de su fabricación; y como su objeto no sería lucrarse, podría dar esas bicicletas al precio de coste, ó bien dispensar de todo impuesto á la fábrica particular encargada de la fabricación. Además, la bicicletas de modelo militar pueden estar libres de todo impuesto, y de esta manera el particular encontrará mayores ventajas y preferirá el modelo militar á cualquiera otro, y así será más fácil la requisa en caso de guerra y se tendrán más probabilidades de que las bicicletas que los voluntarlos traigan al servicio sean del modelo adoptado. A estos voluntarios se Jes obligará á conservar ó á traer su máquina siempre que sean llamados al servicio, ya estén en primera ó segunda reserva, pudiendo fijarse una cantidad para los que estén en el primer caso, y que servirá para entretenimiento de la máquina. Esta es la forma mejor y más conveniente para organizar estas unidades, y no perdamos de vista el que todas las naciones se preocupan de aportar ese nuevo órgano á sus ejércitos; y ahora los encargados de organizar nuestro Ejército tienen lapalabra. C. QUINTANA PALACIOS. CONTRA LOS DIEZMOS W illeiia, Caudete, Sax, toda la comarca le vantina que se extiende en estos términos municipales y sus vecinos, gime actualmente en crisis económica cada día más aguda. La emigración tiene en aquel suelo tm surtidor incesante: un promedióle 500 familias emprende el éxodo todos los añoS; a producción es escasa; la depreciación del fruto, persistente; la crisis vinícola empeora el problema; la precisión de un cultivo insalubre en extenso radio hace lo demás. Y por si fueran escasos estos elementos de ruina, la añeja cuestión de los diezmos completa el cuadro lastimoso. Este gravamen de los diezmos constituye la mayor pesadumbre para el trabajador del campo. Gente el! a paupérrima, que no rjue, de ir al aparceo, acepta á canon el dominio útil de pequeños predios- -tres, cuatro, seis iahidlas, -en los que un trabajo rudo, angustioso, con el riesgo inmediato del paludismo, logra arrancar menguada cosecha- -que diezma luego con doble diezmo, pues la mella se eleva al 20 por 100- -la nuda propiedad. L, a condición data de un estado jurídico creado en época de Carlos IV. Y con recorñar la fecha se hace saber el precio que las tierras tuvieron cuando el Estado las enajenara, precio que ahora acaso presenta una gran desproporción para los agricultores, muy desfavorable con respecto al valor del diezmo, descontado del fruto. En resolución, la gente pobre de la comarca considera su vida imposible con la existencia de tal diezmo; aspira á lograr la redención del mismo, y á esfe fin ha constituído. una Sociedad ó L, iga de Defensa y ha iniciado las pertinentes gestiones. De ellas ha sido principal inspirador, y ha de ser tenaz adalid, una personalidad tan respetable como simpática, nuestro antiguo compañero en la Prensa D. Nazario Navarro Zúñiga, propietario en la región y espíritu generoso y predispuesto á una defensa tan interesante p ra la clase pobre. El Sr. Navarro, que con plenos poderes ha venido á Madrid para emprender la campaña, conferenció ayer con el jefe del obierno y con el Sr. Dato, y de ambos obtuvo muy halagüeñas esperanzas. Y anoche congregó á los representantes de la mayoría de los periódicos diarios, á quienes expuso el fundamento de sus propósitos, que encierra la aspiración de 3.000 agricultores pobres. El asunto, por la trascendencia que tiene y por lo que afecta á la crisis de una larga zona, merecerá de seguro la atención de un maduro estudio por parte de los Poderes, para ver si se logra satisfacer anhelos muy GAUD 1O MANSUETO (MEFISTOFELE) comprensibles, sin perjuicio de toda legitimidad de derecho bien adquirido. Iva causa que D. Nazario Navarro Zúñiga ha de defender es de las que se acogen siempre con simpatía y con interés y de las que honran á sus defensores, por la alteza del estímulo y el afecto que hacia los desvalidos demuestra. TRIBUNA LIBRE EL CICLISMO EN EL EJÉRCITO I as compañías ciclistas no pueden ser ór gano permanente de las unidades tácticas secundarias, y en campaña no deben depender del batallón, ni del regimiento, ni aun de la brigada, pues al hallarse encuadradas estas unidades, las compañías ciclistas no encontrarían alrededor de ellas el espacio necesario para poder utilizar sus cualidades especiales. Al igual que la Caballería y que la Artillería, debe ser un órgano nuevo de la unidad que lleve en sí las tres armas, es decir, la división, y mejor aún será el hacerlas depender del Cuerpo de Ejército, pues ya se halle éste sólo ó encuadrado, tendrá empleo con la brigada de Caballería y las baterías puestas á su disposición. L, a forma más eonveniente será la de organizar estas unidades por compañías, dependientes de cada uno de los Cuerpos de Ejército; y vamos á tratar de la forma de crear estas unidades de la manera más eco-