Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL MUNPOR TELÉGRAFO DE TODO EL MUNPOR CABLE, POR TELÉGRAFO Y SALVAMENTO DE UN SUBMARINO FRANCÉS EL SUMERGIBLE FRESNEL QUE, APROVECHANDO LA MAREA BAJA, HA PODIDO SER PUESTO A FLOTE EN LA BAHÍA DE LA PALLirFot. Tramous. DE NUESTRO ENVIADO ESPECIAL seúntes: ni por casualidad encontramos un I e la discusión municipal hemos sacado barrendero. Únicamente allá de madrugada, en consecuencia que París seguirá cuando nos retardamos en algún restaurant siendo una de las capitales más puercas del de noche y atravesamos Parí al amanecer, planeta. En cuanto caen cuatro gotas ya no 1 OS EDILES PARISINOS Reunidos en vemos á algunas pobres mujeres, armadas se puede andar por las calles porque el piso el Hotel de de ridículos escobones, que barren las ace- se pone imposible, y de nada sirve al tranVille, los ediles han discutido, una vez más, ras con aire desmayado. lluego, en todo el seúnte caminar por las aceras arrimado á las acerca de la limpieza de París. Unánime- resto del día no volvemos á encontrar una fachadas de las casas, pues los coches, los ómnibus, los autos envían las salpicadumente han convenido todos en que las ca- escoba. lles de la gran capital son una verdadera En cambio, si abandonamos las calles de ras de barro á la altura de un piso principal. porquería y en que las medidas hasta ahora la capital y nos encaminamos al Bosque, la París continuará teniendo bien cuidado adoptadas no han dado resultados satisfac- decoración cambia por completo. Desde que ei barrio de las Estrellas, las avenidas del entramos en la Plaza de la Concordia pare- Bosque y la entrada de los Campos Elíseos, torios. Cada consejero municipal hizo las obser- ce que estamos en otra ciudad... ¿as aveni- á semejanza de las muchachas cochinas, que vaciones que tuvo por conveniente, y dos ó das están regularmente cuidadas, las aceras sólo se ocupan de darse polvos en la cara y tres de ellos presentaron proposiciones di- limpias, y por todas partes vemos barren- componerse el peinado, mientras llevan tres versas para remediar el mal. Uno aseguró deros, carros de limpieza, cubas de riego, dedos de roña en el pescuezo. Y de vez en que aumentando en 40.000 francos el capí- máquinas barredoras... ¿Por qué no tropeza- cuando el Municipio parisino celebrará se- tulo de limpieza París resplandecería como mos con nada de este servicio en las calles siones como la de hoy para convenir en que, una taza de plata; otro achacó el daño al de París? ¿A qué achacar, pues, al exceso de efectivamente, la Ville- Lumüre es un esterexceso de prospectos, y no faltó quien opi- prospectos repartidos lo que es sencillamen- colero. nase que se debían negar todos los permisos te una absoluta carencia de escobas? De na ¡L, a Ville Lumiere! Pero, ¿dónde está aquí solicitados para hacer reparaciones en la da serviría que cayeran muchos papeles al la luz? Por espacio de dos horas los bulevavía pública. Como ustedes bservarán, á los suelo si los barrenderos estuvieran constan- res resplandecen un poco todas las noches señores ediles parisinos se les ocurrió todo... temente limpiands las calles, como ocur gracias á las iluminaciones de los comercios en Bruselas y en Berlín. menos comprar escobas. y- á los anuncios de las fachadas... A las Y, sin embargo, este problema de la limPero no... I,o s señores ediles han dicho doce y media de la noche, cuando los teapieza quedaría resuelto sólo con aumentar que la culpa de todo la tienen los prospectos, tros han terminado sus funciones y los estael número de barrenderos, de la misma ma- y han encontrado en seguida el remedio... blecimientos todos han cerrado sus puertas, nera que para concluir con los apaches bas ¡Oh! Tienen ideas salvadras los conceja- los bulevares, estos decantados bulevares, taría que fuera tres veces mayor el Cuerpo les... ¿Qué dirán ustedes que han discurri- quedan obscuros como boca de lobo y ofrede Policía. Pero, ¡qué quieren ustedes! la do? Pues castigar con un impuesto crecido cen tan siniestro aspecto, que á la vuelta de la repartición de prospectos en las calles. cada esquina creemos que va á salir una lógica ha huido de los Ayuntamientos. L. os concejales de París podrían hacerla ¡Y ya tenemos resuelto el- problema de la banda de apaches dispuestos á rebanarnos el cuello. observación que á diario hacemos los tran- limpieza! A B C EN PARÍS