Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. JUBVBS 19 D E N O V I E M B R E D E 1908. EDICIÓN 1 PAG. i3. ACTUALIDADES RECUERDOS DE UNA EMPERATRIZ C n juventud. La emperatriz Tsou- Hsi (Gracia Bienflechora) que acaba de fallecer en el Palacio imperial de Pekín, tenía setenta y cuatro sinos. Dotada de una inteligencia poco común, de una energía feroz y de una avaricia insaciable, debutó en la Corte del Emperador Fi- Tehou como concubina de grado inferior. Después, y habiendo dado á su imperial esposo un heredero, que más adelante fue el Emperador Tsai- Tchonen, ascendió al grado de Konei- fli (concubina de segundo grado) y más tarde á si Kong (emperatriz del Oeste) El emperador Fi- Tchou mano eu 1861, y Tsai- Tchuen le suce lió en el trono, bajo la tutela de su madre. Murió el Soberano el año 1875, sin dejar heredero directo, y su madre logró hacer proclamar Emperador á un sobrino suyo, el príncipe Kuang- Siu, hijo de su hermana Ts- u y del príncipe Tchuen, que era el séptimo hijo del Emperador Tao- Kuang. Esta maniobra hábil la permitió seguir ejerciendo el poder durante toda la minoría de edad del nuevo Emperador. Casó á éste con una soorina suya, hija de su hermano el conde Kuci Siang, y consiguió de su sobrino y soberano un reconocimiento para seguir ejerciendo todas las atribuciones de la soberanía. p n la intimidad. Una única mujer, pintora americana, miss Katerine Cari, ha logrado penetrar en la intimidad de la Emperatriz. Pasó con ella once meses, y esta circunstancia la permitió publicar datos curiosos de Tsou- Hsi íntima. Sus cabellos son negros como el ébano, abundantes, sedosos. Es la mujer mejor conservada del mundo decía. Vivía en un chalet del jardín imperial, y la norma de su vida era el capricho. Dormía ocho horas durante la noche. Se acostaba á las dos y se levantaba á las diez. Pero si una noche no conciliaba el sueño, hacía poner en pie á toda su servidumbre: damas, doncellas, eunucos, porteros, y emprendía un paseo por los vastos jardines á ta luz de la luna ó rodeada de faroles. Su dormitorio estaba bien aireado. Su leeho tenía un solo colchón y una almohada bastante dura. Cubríase con edredones de seda. Sus muebles consistían especialmente en mesas cargadas de ídolos y cronómetros. Tenía veinticinco relojes magníficos, todos eon campanilla, que sonaba, por disposición de S. M. cada tres minutos. La Emperatriz, pues, dormía arrullada por un incesante eampanilleo. N 6 tenía horas fijas para comer. Los cocineros estaban siempre en su puesto con iodo preparado para cuando la Soberana tenía gana de algún plato. Jamás bebía agua muy fresca. Zumo de frutas ó té templado eran sus bebidas favoritas. Creía que el agua y el jabón perjudicaban á sus cabellos y hacía sus ablucioues con aceites y pomadas. Comía despacio y masticaba mucho, especialmente legumbres. A esto y á no limpiarse jamás los dientes eon cepillo, sino con frecuentes enjuagatorios, atribuía la conservación de su hermosa dentadura. Sus pies eran pequeños y deformes, según 1 costumbre china. Sus manos eran perfectas y bien proporcionadas. La especialidad en ellas eran lo larsro de sus uñas. La del pulgar y de los dos primeros dedos eran las mayores. Para preservarlas las encerraba en estuches especiales de oro con piedras preciosas. Por la noche substituía estos estuches con otros de plata. Jamás se hacía eortar ni limar las uñas. Cuando una se rompía era señal de probables desgracias Era enemiga del agua, v, sin embargo, la gustaba mucho pasear bajo una lluvia torrencial. Gustaba de magnetizar los. paj arillos, y, según miss Cove, no era tan cruel como se la ha supuesto. I a crueldad. No obstante la opinión de esta artista, es fama que la difunta fue siempre mujer de refinada crueldad. Después de la guerra con el Japón, el Emperador pretendió hacer una política de reforma. Su terrible tía organizó aquella contrarrevolución con sus partidarios. Los príncipes reformistas, á excepción de Kang Yon Wei, que logró pasar al extranjero, ftteroa decapitados, y propio Emperador, capturado cuando iba á buscar un refugio en el barrio de las Legaciones extranjeras, fue encerrado en un pabellón de la Ciudad Santa, y la cruel Tsou- Hsi le impuso un castigo corporal. No se atrevió á más; pero bastan te fue. do su primera visita para cumplimentar á la familia Real. Ayer se verificó la conducción del cadáver del capitán de Infantería D. Carlos O Donnell y Vargas á la Sacramental de San Isidro. El triste acto constituyó una verdadera manifestación de duelo p arasel finado y da simpatía para su distinguida familia. Presidieron el duelo el director espiritual 1 del finado, el presidente del Sanado, general Azcárraga; los hermanos del difunto, du que de Tetuán y D. Leopoldo O Donnell, y el hermano político, D. Guillermo Kirkpa triok. Continúa enferma la señora de Echegaray. Sigue muy mejorada la distinguiüa esposa deHlustre pintor Sr. Moreno Carbonero. El duque de Sotomayor continúa mejorando. Han regresado á esta corte los señores de López Roberts (D. Mauricio) Hoy se cumple el octavo aniversario di la muerte de la condesa viuda de Bernar. El 21 será el santo de una de las hijas de la condesa de Ramiranes, y el 22, de las señoras de Gasset y Chinchilla (D. José) Candarías, Céspedes, Mariátegui, Sedaño, viuda de Marín y Fernández Shaw. Señoritas de Chapí, Martín Montalvo y Feduchy. Señores Roda y Gurrea y Retortillo. DE PALACIO Por la mañana cumplimentaron ayer al Rey los ex ministros Sres. D. Alfonso González y Ugarte; este último entregó al Monarca la Memoria que ha redaetado como fiscal del Tribunal Supremo. También ofrecieron sus respetos á Su Majestad los duques de Gor y Arión, el general Sestoa, que es el presidente de la Junta que estudia el concurso para construir la escuadra, y el general Campuzano. Los Reyes pasearon por la tarde en automóvil, y al anochecer recibieron en audiencia á los ministros de los Países Bajos, Bélgiea y Méjico. Los tres citados diplomáticos, el embajador de Inglaterra y nuestro representante en Londres, Sr. Villaurrutia, cumolimentaron por la mañana á la Reina madre. La Reina doña Victoria recibió ayer en audiencia á la duquesa de Bailen y á la condesa de Pinohermoso Esta noche, á las doce, en tren especial, marchará D. Alfonso á Santa Cruz de Múdela, donde estará cazando hasta el día 24. A TRAVÉS DE LA FRONTERA JV tOSCAS AMAESTRADAS En que co sas se entretienen los sabios cuando no tienen otras más provechosas que hacer! Habrán visto ustedes en cualquier feria las pulgas amaestradas. ¡Pues son tortas y pan pintado si se las compara con las moscas. Van á constituir un acontecimiento cinematográfico. Un sabio inglés, Smith, ha dado una interesantísima conferencia nada menos que en la Real Sociedad Fotográfica de Londres. Mediante un aparato cinematográfico, ha mostrado las maravillas que hacen las moscas... además de su tarea constante de molestar á la humanidad Las moscas amaestradas se tienden patas arriba y hacen prodigiosos ejercicios de equilibrio con un diminuto balancín, con aros, con bolas. Pues, ¿y si se hace con papel un pequeñísimo bebé? La mosea amaestrada juega con la criatura, la baila, la voltea... ¡una verdadera monada! A las moscas, según el consabido sabio, se las amaestra facilísimamente. Se las coge, se las encierra en un receptáculo, y nada más. Con un día ó dos de encierro renuncian á volar cuando quedan libres. No han sufrido nada. Esto no se lo han dicho las moscas al sabio, pero él lo ha averiguado. Por algo es sabio. Conservan sus alas intaetas, pero no quieren emplearlas para nada. Renuncian al vuelo en favor de Wright y de Zeppellin. El auditorio que escuchó á Smith y que yió sus proyecciones cinematográficas, salió entusiasmado con las moscas y coa Smith. La propaganda fue eficaz. Todos los concurrentes se dedicaron á cazar moscas. ¡Estas protestarán contra Smith y contra las cosas en que se entretienen los sabios cuando no tienen otras cosas más provechosas que hacer! l DE SOCIEDAD Ayer por la tarde falleció en esta corte la señora marquesa de Monteagudo. En la sociedad madrileña causará justo sentimiento esta desgracia, pues era persona muy estimada en ella. En su palaeio de la calle de Fomento se habían celebrado muchas interesantes fiestas. Desde la muerte de su esposo, el Sr. Santos Suárez. estaba alejada de la vida de sociedad. De su matrimonio- deja cuatro hijos: la condesa viuda de Catres, D. Leonardo Santos Suárez, casado con una Girón; D. José y D. Joaquín. Doña María Josefa Javat Magallen estaba en posesión del título de marquesa de Monteagudo desde 1887. Descanse en paz la distinguida dama, y reeiban sus hijos nuestro más sentido pésame. La duquesa viuda de Bailen, restablecida de su enfermedad, salió ayer á la calle, sien-