Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 18 D E N O V I E M B R E D E i 9 o 8 EDICIÓN i. PAG. 4. ga y torpemente expulsarlo del territorio patrio. De otro, ios reformistas, los ansiosos de progreso, los que aspiran sabia y valientemente á corregir abusos, á la renovación de China; los que se miran en el ejemplo del Japón, que en pocos años ha sabido dar an paso de gigante y conquistar un puesto de honor en el concierto de las naciones civilizadas. Figuran en este partido progresista hombres de tanto prestigio como Yuan Shi Kai, hasta hace pocos años virrey de Pechili, hombre de gran inteligencia, de poderosos medios de fortuna, de grandes iniciativas, que en Tientsin tenía su Cuerpo de ejército propio equipado por él é instruido, muy bien instruido, por oficiales japoneses; que explotaba fábrica de moneda propia, hom bre de gran actividad y ansioso de reformas. Chang- Chi- Tun, ex virrey de Nanking y de Hupeh, emprendedor é industrial, que tuvo algún tiempo á su servicio como consejero para asuntos internacionales á Mr. Goodnow, cuando éste dejó 1 puesto de cónsul general délos Estados Unidos en Shanghai. Wu- Ting- Fang, ministro de China en los Estados Unidos, que también fue ministro de China en París y Madrid y que en cierta ocasión me habló con gran entusiasmo de nuestro gran Cánovas del Castillo, á quien conoció y trató; hombre de gran cultura, muy entendido en asuntos de derecho internacional y muy conocedor de los manejos é intrigas de la diplomacia. Figuran, por último, en este partido progresista muchos jóvenes ilustrados que se han educado en las Universidades extranjeras de los Estados Unidos, de Francia, de Alemania, de Inglaterra y del Japón; que han vivido en contacto con los países civilizados y han tenido ocasión de comparar la espantosa corrupción y desorganización política, judicial y administrativa de China con el bienestar y la seguridad que se disfruta en otros países. Como en China la Monarquía no es hereditaria, sino electiva, hallándose facultado el Emperador para designar su sucesor entre los miembros de su familia, con la muerte de Kuang- Su, que probablemente no habrá nombrado sucesor, queda planteada una serie de problemas en que se hallan muy directamente interesadas, no sólo China, sino todas las naciones extranieras allí representadas. ¿Caerá la dinastía manchu de Ta- Tsing (la de la sublime pureza) que reinaba desde 1644, en que sucedió á la de Ming y de la que Kuang- Su era el noveno representante? ¿Llevarán á la revolución las luchas entre! as dos tendencias polítieas, entre los tradicionalistas, que tienen las ventajas de la posición ocupada y del Gobierno en sus manos, y los reformistas, que representan la inteligencia, la juventud, el ansia de vida nueva? El Japón, factor importantísimo en la política del Extremo Oriente, ansioso como se halla de ejercer influencia en China y necesitado como está de expansión territorial, ¿pretenderá intervenir directamente en la nueva política de China? Caso de hacerlo, ¿lo hará manifiesta ó solapadamente? ¿lo liará solo ó buscando la cooperación de su aliada la Gran Bretaña, que tantos intereses tiene allí y que tanto está trabajando por aumentar su influjo en aquellos países? ¿Qué papel representarán las demás naciones, y principalmente las que desde 1896 adquirieron por iniciativa de Alemania territorios en forma de arrendamiento durante noventa y nueve años? Difícil sería decir nada con probabilidades de acertar. La política, y sobre todo en el Extremo Oriente, está siempre llena de sorpresas y de imprevistos. Yo creo, sin embargo, firmemente que con la muerte de la Emperatriz regente se ha abierto para China una nueva era de progreso, de reformas saludables, de adelanto en su gobernación y en su vida toda. Sea quien fuere quien ocupe el trono, el partido progresista, joven, vigoroso, ilustrado y ayudado por los extranjeros, luchará valientemente por implantar su política saludable, por ensanchar sus conquistas y establecer las reformas hasta ahora contenidas y tímidas que encontraban un poderoso freno en la Emperatriz, la cual no vacilaba en destituir ó trasladar ó desterrar á sus más fieles servidores cuando éstos, sobreponiendo el interés de la patria á los intereses personales de la Emperatriz, se distinguían é iban demasiado lejos ó demasiado deprisa en el camino del p- rreso. U. G. DEL CASTILLO pTL CASO CONCRETO Estos días se ha J Í pioducidoen los periódicos españoles un gran revueio. Se escriben crónicas y artículos de foado. Se pronuncian en las Cámaras discursos. El revuelo lo produce el tópico- sufragia. El lector medio- -comerciante, labrador, obrero- -que no tiene tiempo de reflexionar, da por buena la reflexión ajena. El lector medio habla de ello con frases de artículo de fondo; acaso se indigna también. Se le dice á este lector que el sufragio universal va á ser tremendamente atropellado. Y el sufragio, ¿no simboliza la libertad, el progreso, la igualdad, la soberanía, la sangre derramada por conseguirlo, y otra porción de cosas? El público que aun cree en artículos de fondo (cada día es menor este público) se alarma. D. Antonio Maura es un reaccionario; el Sr. Maura gobierna contra la libertad y contra el pueblo. Sin embargo, ¿es verdad todo esto? Ayer discutieron sobre el sufragio el se ñor Azcárate y el Sr. Maura. Se pronunciaron cuatro ó seis cortos discursos. Se vio al cabo de la discusión que no se atenta contra el sufragio. Se trata de la elección de las Diputaciones; en adelante á los diputados provinciales los elegirán los concejales. El voto no será directo, como ahora, sino indirecto. Observe el lector que las Diputaciones provinciales no son organismos de soberanía, sino administrativos. No se atenta al sufragio universal con el voto de segundo grado. ¿No se hacen en España así las elecciones de senadores? En países tan demócratas como Norte América, Suiza, Francia, ¿no existen para varios casos las elecciones de segundo grado? Si los concejales salen ó deben salir de la entraña del pueblo, y el pueblo les ha de conocer y ha de depositar en ellos su confianza más íntima, ¿no será la elección de diputados provinciales como si el mismo pueblo la hiciera? El tópico- sufragio universal sigue viviendo. No será ésta su muerte. No se le inferirá con esto ninguna herida. La muerte, ó la transformación la traerá la misma democracia. La traerá el movimiento creciente de sindicatos, de gremios, de asociaciones. AZOR 1 N EL TÓPICO DEL SUFRAGIO VITALIDAD DEL TÓPICO El sufragio -universal ha llegado ya á ser un tópico en estos tiempos. Un tópico es una idea de la que todo el mundo habla. Unos hablan de estos tópicos sabiendo lo que exactamente significan; otros sienten ciertas dudas respecto á ellos, pero no se atreven á manifestarlas; unos terceros, y son los más, no alcanzan el sentido ni el valor del tópico. El hecho es que alrededor de estos tópicos se forma una atmósfera de pasión, de enardecimiento, de fe, de vida. Como los tópicos son concentradores de fe y de vida, resultan de una utilidad social innegable. La inteligencia no puede ponerse frente á ellos; la inteligencia queda aquí supeditada á la vitalidad. No importa que el tópico sea verdad ó sea mentira; es útil, es propulsador de energías, y esto basta. El sufragio universal es un tópico de vitalidad. I, as muchedumbres creen en él. A su sombra surgen y se mueven muchas cosas. Se tiene fe en él. Se tiene fe en él como se tiene fe en una fuente de aguas que no poseen propiedades ningunas terapéuticas y que, sin embargo, curan. El sufragio es un símbolo. ¿Es verdad ó es mentira este símbolo? Lo mismo da que sea una cosa ú otra. Es de utilidad social. Un conservador puede defender, debe defender por esta razón el sufragio. (Se entiende un conservador inspirado en las ciencias biológicas) Un demócrata lo ha de defender también porque lo quieren las multitudes que representa. Conservador y demócrata se encuentran, viniendo por opuestos caminos, en un mismo punto de convergencia. CRÓNICA A ZARAGOZA! Anoche marchó á Za ragoza el ilustre jefe de los liberales. Es fama que va á sentar las bases del bloque de las izquierdas. Pronto lo hemos de ver. ¡En radical, en radical! -le decía ayer en los pasillos del Congreso un diputado conocido por sus radicalismos. R ÍA D E L T Ó P I C O El s u f r a ¡En liberal, en liberal! -contestaba repo gio es un tópico de vitalidad. La crítica de la inteli- sada y solemnemente el Sr. Moret. gencia disuelve estos tópicos al hacer su Fuera de lo desusado que resulta ir á haexamen. Hay un momento en que estos tó- cer un acto político á una capital, por impicos dejan de ser vitales; la inteligencia- -portante que ella sea, estando abierto el el más violento corrosivo- -los ha ido disol- Parlamento, sitio el más adecuado para seviendo. ¿Qué se hace en este caso? ¿Qué se mejantes hechos, es lo cierto que el paso hace en el caso de un tópico ya desprovisto que va á dar el insigne hombre público de su potencia, ó en el caso de otro tópico despierta general expectación. que comienza á perder su virtualidad? ¿No Es indiscutible que, para bien de las Insserá un fetichismo grosero, una obra reac- tituciones y para la confianza y tranquilicionaria el mantenerlos? dad del país, es conveniente que los partíEl tópieo- sufragio ha comenzado ya á ser dos gobernantes estén organizados, disciplicorroído por la inteligencia. Yo ya sé- -de- nados y compactos de tal modo, que sea cía ayer en la Cámara el Sr. Azcárate- -que cada uno de ellos una solución. Nadie que existe una moderna corriente científica con- sienta verdadero interés por los asuntos pútra el sufragio. ¿Adonde llegará en su obra blicos puede ver con indiferencia esos trade destrucción la inteligencia? Dentro de bajos de reorganización que pueden consticincuenta, de ochenta años, ¿adónde se ha- tuir para mañana una garantía de paz y de brá llegado en esta lucha de la inteligencia gobierno estable y fecundo. Por esto hay por una parte y la vitalidad por otra, en que desear que el viaje del Sr. Moret á Zaeste punto concreto del sufragio? Se habrá ragoza tenga eficacia y sea para los elemendado un paso más adelante, un paso más tos liberales un resurgimiento con poderoavanzado, más humano, más realista que el sos gérmenes de. vida y una esperanza para el país. sufragio. ¿Qué paso será éste?