Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO EL, MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y S WW TELEFONO I S ASAMBLEA DE LA PRENSA DÉ PROVINCIAS Fot. R. c ¡fuent MADRID. SESIÓN 1 NAUGU L DE LA ASAMBLEA EN EL SALÓN DE ACTOS DE LA ASOCIACIÓN DE LA PRENSA dor ni siquiera era allí una figura decorativa, pues en las recepciones oficiales que la Corte imperial daba, la Emperatriz era quien ocupaba el puesto de preferencia; ella, quien trataba con los ministros y sus señoras. El f o n muy pocos días de intervalo nos ha Emperador, sentado en puesto secundario, transmitido el telégrafo la noticia del á veces á sus pies, como paje preferido de fallecimiento del Emperador de China, Corte de la Edad Media, asistía impasible Kuang- Su, y de su tía la Emperatriz viuda, con aires de imbecilidad y sin darse cuenta egente del Imperio. Casi al mismo tiempo del papel poco airoso que allí representaba. aan dejado de existir el Emperador idiota y L, a verdadera gobernación del Estado, a Emperatriz despótica y cruel. desde hace muchos años, estaba encomenEl emperador Kuang- Su, en cuyo nombre dada á la Emperatriz, que ha muerto octose gobernaba, no era nadie ni significaba genaria y que siempre se distinguió por su nada en la política de China. Nacido en 1871, actividad incansable, por su gran energía, nfermizo de cuerpo, débil de voluntad, por su viveza, que se traslucía en una mirada viva, inteligente, escudriñadora y antipática. L, a Emperatriz, ambiciosa, cruel, despótica, rodeada de una camarilla de hombres que le eran muy adictos y que no se paraban en escrúpulos, había tomado posesión de la Regencia en 1898, después de intrigas y trastornos palaciegos. Era la re presentante decidida de una política, la política tradicionalista, la que se distinguía por el odio á todo lo que fuera extranjero y por la oposición alas reformas en la política y en la administración, tan corrompidas en aquel país. Ella fue la principal inspiradora de los sucesos de 1900, siendo secundada por los UN CASTILLO EN LAS MURALLAS príncipes Tuan y Chuang, por Fu- Kuo, por DE PEKÍN Yu- Shien y por tantos otros que promovieidiota é inepto, era absolutamente incapaz ron la revolución de los boxers, de todos copara la gobernación de un Estado que ne- nocida, que trajo como consecuencias inmecesita una gran inteligencia y una enérgica diatas días de mueha sangre y mucho luto, voluntad, por la gran extensión de aquel pero que produjo á la larga grandes bienes, territorio, por su enorme población, que se pues que se iniciaron muchas reformas imcalcula en unos cuatrocientos millones de puestas por las naciones extranjeras, se amhabitantes, y por la posibilidad de graves plió y mejoró considerablemente el barrio conflictos internacionales con las grandes de las Legaciones de Pekín, se ensanchapotencias que allí se han establecido con ron las concesiones internacionales en Chimiras ambiciosas. El desventurado Empera- na y se consiguió una fuerte indemnización DE ACTUALIDAD EL IMPERIO DE CHINA de 450 millones de taeles de Haikwan (1) pagaderos en oro durante treinta y nueve años, devengando un interés del 4 por 100 y garantizados por las Aduanas imperiales chinas, que están administradas por los extranjeros y que fueron debidamente prgauizadas por sir Robert Hart. Ift. muerte de la Emperatriz- -la del Emperador sólo hubiera significado muy poco ó nada en la política de China- -es de gran trascendencia para aquel Imperio. Con ella se ponen ya francamente, uno enfrente de otro, los dos grandes partidos que estos últimos años se disputaban el terreno: -fostradicionalistas y los reformistas. i- EL TEMPLO CELESTE DE PEKÍN De un lado, los que se hallaban bien avenidos con el régimen actual, los partidarios de aquella administración corrompida, de aquella política venal, de aquella justicia cruel, despiadada, que adopta la tortura como procedimiento y á la que no bastándole la pena de muerte la refuerza con el martirio refinado; la que odia toda reforma, la que detesta al extranjero y pretende cie (1) íael equivale á 3,74 francos.