Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 14 DE NOVIEMBRE DE 1908. EDICIÓN 4 s PAG. 6. Stíiile el tercer ttífMO en contra de la totaMdad. Manifiesta que desde que la Compañía Transatlántica está disfrutando la subvención, la marina mercante española ha decaído muchísimo. (Continúa la sesión. Se pone á discusión el dictamen de la Comisión de Presupuestos acerca del proyecto autorizando al ministro de la Guerra para invertir en España en la compra y construcción de proyectiles de artillería el remanente de los créditos que autorizó la ley de 11 de Enero de 1906 para pagos en el extranjero El Sr. DÍAZ MOREU pide la palabra para combatir la totalidad; pero en vista de que no hay número de senadores suficiente, pide que se aplace este debate hasta mañana. Así se acuerda, y se 1 vanta la ¡esion á las siete y veinticinco. SESIÓN D ZL DÍA 14 DE NOVIEMBRE DE S o8 EL REICHSTAG Y LOS SOCIALISTAS POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERV 1 CJO PARTICULAR BERLÍN, J 4 JO M. SENADO T 1 NAL DE LA SESIÓN J r. AYER ORDEN DEL DJA El señor ministro de la GOL NACIÓN contesta al Sr. Rodrigañez. Las explicaciones que S. S. solicita, y que estoy dispuesto á dar, confian ya en el Diario de Sesiones del Congreso, y creo que las censuras que por estas causas se me dirijan no son pertinentes. Pero diré más. No necesitaba siquiera traer á las Cortes este proyecto, puesto que la ley de Presupuestos me autoriza esta clase de créditos extraordinarios urgentes, sin el previo voto de las Cortes. Sin embargo, lo he traído por respeto al Parlamento y para que se discuta públicanente. -f Especifica los gastos hechos hasta el presente, y declara que no puede hacer lo propio sobre los gastos futuros, pues éstos han de depender, como es natural, de las circunstancias. Conozco al detalle las necesidades de hoy en día; pero, ¿puedo decir lo propio del mañana? De ninguna manera. Yo lo único que puedo decir es que no puedo seguir al frente del ministerio de la Gobernación y garantir á mi país de los peligros de una invasión epidémica si no se me concede ese crédito de dos millones, cantidad que calculo para establecer un buen servicio sanitario. Recuerda la excitación que dirigió á toñas las minorías del Congreso en favor de Ja concesión de este crédito, por la importancia que tiene para la defensa de la salud pública, y renueva la misma ante el Senado. Rectifica el Sr. RODRIGAÑEZ. Después de rectificar varias veces ambos oradores, el Sr. NAVARRO REVERTER hace uso de la palabra para alusiones, censurando también la forma en que viene presentado dicho crédito, sosteniendo que lo que se reclama en este proyecto es un bilí de indemnidad á las Cortes por actos y gastos realizados ya. Declara que las minorías no reclaman el detalle pequeño de todos los gastos, sino conocer los puntos fundamentales que han servido para su cálculo. Le contesta el señor ministro de la GOBERNACIÓN, y después de rectificar el señor NAVARRO REVERTER, el voto particular es retirado por el Sr. RODRIGAÑEZ. Se pone á debate la totalidad del dictajneu, y el Sr. ALONSO CASTRÓLO consume el primer turno en contra. Entiende que este crédito debía tener un criterio más amplio en su denominación, y que no se limitase á prevenir la epidemia colérica solamente, sino que también debía dedicarse á la prevención de otras epidemias y enfermedades contagiosas que existen en diversas partes del mundo. Declara que cuando la epidemia colérica de Francia y Portugal, el Gobierno liberal estableció muchas más estaciones sanitarias en las fronteras, y sólo s; astó 200.000 pesetas. El ministro de la GOBERNACIÓN manifiesta que, contra lo que supone el señor Alonso Castrillo, nunca fue su intención censurar ni motejar á los ministros liberales que ejecutaron obras de esta naturaleza. Rectifican ambos oradores, y el dictamen enreda aprobado. I os socialistas nan pieseutado al Parla mentó una moción que tiende á establecer que, además del Consejo federal, es necesario dé el Reichstag su consentimiento para que Alemania declare la guorra á otra potencia, EL FERROL POR TELÉGRAFO DE NUESTRO SERVICIO PARTÍCU 1 AR SÁBADO, l A as cuatro menos diez se abre la sesión, presidiendo el Sr. Azcárraga. En el banco azul sólo se halla el ministro de la Guerra. Aprobada el acta, comienzan IAZ PREGUNTAS Y RUEGOS El marqués de IBARRA presenta dos exposiciones de los Ayuntamientos de Chinchón y Arganda contra la ley de Alcoholes. ORDEN DEL DÍA fomentos á una carta. l os periódicos locales comentan carta del ex ministro Sr. Gasset al nuevo jefe de su política en esta provincia, y extráñanse deque el diario madrileño que le es más afecto se oponga á la construcción de la escuadra y el citado ex ministro declare la necesidad urgente de habilitar El Ferrol como puerto militar y factor importante para las alianzas internacionales y de ponei sus astilleros en condiciones de construir los barcos que nos son indispensables para la defensa de la nación. +1 1 T. Continúa el debate sobre el dictamen relativo á unos créditos para Guerra. El Sr. DÍAZ MOREÜ impugna el dictamen. Dice que se trata de una transferencia de crédito que viene un poco disfrazada, pues se extraña de que no se hayan gastado todos los créditos en la adquisición de la artillería moderna, lojque demuestra, ó que no se ha querido comprar lo que se debía, ó que esa compra no ha respondido á lo que se había previsto. Analiza después con todo detenimiento la concesión del crédito para artillería, y demuestra que nadie podrá explicarse cómo van á dedicarse ahora sobrantes de ese crédito para una cartuchería que es probable no sirva para nada. El Sr. MONTES SIERRA contení en nombre de la Comisión. Dice que nada podrá convencerle de que se trata de una transferencia de crédito, sino sencillamente de un crédito nuevo, que nada tiene que ver, como dice el Sr. Díaz Moreu, con el crédito de Gobernación ayer aprobado, pues está dentro de todas las reglas de contabilidad. Continúa el subsecretario del ministerio de la Guerra exponiendo los trabajos que se han hecho en algunas fábricas españolas para hacer la cartuchería que es necesaria al Ejército. Declara que sólo la pasión política puede dar lugar á combatir este dictamen, y ruega á la mayoría que vote el dictamen. El Sr. DÍAZ MOREU rectifica con exten sión, insistiendo en sus argumentos de que esa cartuchería que se quiere construir va á ser cara y mala, porque las fábricas españolas no están en condiciones para fabricar cartuchos. El Sr. MONTES SIERRA rectifica á su vez, declarando que si se censura la ley de protección á la industria nacional, esas censuras debe dirigirlas á los Sres. Luque y Salvador (D. Amos) El Sr. GARCÍA SAN MIGUEL, interviene en este debate para defender las fábricas militares de Asturias, que pueden competir con las mejores del extranjero, y pueden facilitar cuantas municiones sean precisas, no sólo para los miüssers, sino también para los cañones. (Continúa la sesión. JOYERÍA, i, Sevilla, H. -HCÜRAÑEH MALAGA POR TELÉGHAPO DE NUESTRO SERVICIO PARTJCULAR SÁBADO, J j 2 T política local. L, a cuestión municipal ha suscitado 1 gran marejada que se advierte entre los conservadores. Reunida la plana mayor del partido parí estudiar la situación, la ha juzgado desai 1 rada. Asegúrase que se ha dirigido al ministro de la Gobernación un escrito significándole el disgusto que reina entre los elementos ministeriales y poniéndole de relieve los peligros de temidas desmembraciones. Según lo acordado en la reunión, los concejales conservadores adoptarán la actitud que estimen compatible con su dignidad. Los liberales no se apesadumbran por lo que ocurre en la casa de enfrente. Han acordado crear un gran diario que coadyuve á la eonsolidación del bloque de las izquierdas. En el proceso del Ayuntamiento se ha personado el abogado D. Antonio Gómez Díaz, que ejercitará la acción popular, r LOGROÑO DE NUESTRO SERVICIO PARTICULAR SÁBADO, 14, 1 i D iña sangrietit? Esta noche t. e encontraban en una taberna varios obreros jugando á las cartas. Dos de ellos, llamados Luis Marrodán y Lorenzo Gayoso, tuvieron una disputa con, motivo de una jugada; salieron desafiados á la calle, y Marrodán le dio á su contrario una puñalada en el cuello, que le seccioné la yugular. Los dos eran casados y dejan hijos pequeños. Nombramientos censurada. La Diputación provincial debía nombrar un médico para la Beneficencia, con el sueldo anual de dos mil pesetas. Los candidatos para la plaza eran dos y los dos contaban con iguales influencias. En vista de lo cual los diputados, para evitar rencores y disgustos, han resuelto nombrar á los dos, distribuyendo entre ambos el sueldo. La opinión censura unánimemente el acuerdo, que supedita los intereses provinciales á influencias caeiqueras de política