Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO E L MUND O POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y TELÉFONO DE TODO EL MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y BODA DE PRINCIPES Fot. Van Ukkel. CANNES. LOS PRINCIPES MARÍA PÍA DE BORBON Y SICILIA Y LUIS DE ORLEANS B 3 AGANZA AL SALIR DE LA IGLESIA LA CARESTÍA Y LAS COOPERATIVAS on el alza en el precio del pan gana en actualidad un problema que, desgraciadamente, ao deja de tenerla hace muchos años: el de la creciente carestía de las subsistencias, en términos que no justifican ni el coste de producción, ni el de los transportes, ni los impuestos de consumos: y tan sólo explicable, en unos casos, por abusivo lucro del comerciante; en otros, por el gran número de intermediarios entre producto res y compradores al menudeo, y- en otros, porque siendo demasiadas las tiendas dedicadas á los mismos artículos, el escaso volumen de sus ventas no las permita sostenerse sino recargando extraordinariamente los precios de las mercancías. Tan grave va siendo el mal, que es ya para la inmensa mayoría de las gentes madrileñas problema casi insoluble el de vivir con los escasos sueldos y jornales que en la corte se ganan; tan grave, que hay quien llega á acordarse de aquella célebre ¿asa de los tiempos pasados, y que aunque no en su antigua forma, quién sabe si de seguir creciendo, cual amenaza, el mal, no reaparecerá impuesta por exigencias de las muchedumbres, como un daño menor que el de que un pueblo llegue á no poder alimentarse. Acostumbrado como estamos en toda necesidad á volver los ojos á un Estado, que al no consentirnos hacer casi nada sin su permiso ó su intervención ha matado en nosotros toda iniciativa, siendo causa de que ni aun aquello que podríamos y sabríamos hacer nos atrevamos á intentarlo, al Estado pedimos hasta lo que no tiene con diciones para resolver; y tal ocurre con el problema de las subsistencias, en el que es de mucha mayor eficacia que la acción gubernativa la acción social. Entre los medios de ella aplicables en ia necesidad presente, es de los más poderosos y sencillos el establecimiento de cooperativas de consumo, pues directamente combaten el excesivo lucro de los comerciantes y el crecimiento en el número de intermediarios y de establecimientos dedicados á similar comercio, por cima de lo exigido por la necesidad de que el consumidor pueda cómodamente verificar sus compras al menudeo. Pero esas cooperativas, que en países extranjeros y en algunos, aunque pocos, lugares del nuestro dan magníficos resultados, apenas han arraigado en España por la falta de iniciativa señalada antes, por desconfianzas aquí frecuentes hacia cuanto implica asociación (sin ver que. ésta es la palanca de mayor fuerza en la vida moderna) por el ejemplo de fracasos consecutivos á diversos intentos mal planteados, ó, por último, á causa de la pequenez de las ventajas alcanzadas por no pocas coopejftivas, que, si no totalmente fracasadas, arrastran vida lánguida, con tan escasa utilidad para los asociados, que á éstos les da lo mismo que vivan ó que mueran. Tiene el asunto muy variados aspectos; pero basta hoy considerar el más saliente. ¿Cómo proceden en España los que forman una cooperativa? Casi todos y casi siempre de la misma manera. Se reúnen, por lo común en escaso número (para esta empresa exige el éxito asociar por millares las familias) votan una cuota para primeros gastos, alquilan un local, eligen varios señores que en su vida traficaron en nada, que ignoran cuándo y por qué se averian los géneros, que nada saben de mercados ni transportes. En tal conflicto, buscan un técnico, que suele ser ó un tendero arruinado por no haber sabido defender sus propios intereses, ó un dependiente sin suficiente práctica de los negocios. Como el número de asociados no permite hacer compras verdaderamente grandes en todos los artículos, no es posible ofrecer á los productores las garantías de grande y regular consumo, y á veces ni aun de pago, que les aseguran los comerciantes al por mayor: y de aquí la necesidad de capitular con estos intermediarios. En suma, que lo único conseguido es abrir una tienda más, sin otra economía para los asociados que la representada por la ganan-