Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 11 DE NOVIEMBRE DE i 9 cS. EDICIÓN 4. PAG. 6. -El Sr. MARÍN defiende una enmienda al artículo i. En nombre de la Comisión le contesta el Sr. BERGAMIN. En votación ordinaria es desechada la enmienda, se suspende el debate y se levanta la sesión á las siete. SESIÓN DEL DÍA n DE NOVIEMBRE DE i 5 o8 Tí ajo la presidencia del Sr. Dato y con es casa concurrencia en escaños y tribunas, se declara abierta la sesión á las tres y cuarto. En el banco azul, los ministros de Hacienda, Gobernación y Marina; éste, de unííiríne, sube á la tribuna y lee un proyecto le ley. Aprobados varios dictámenes y proposi joi c- ley, se reanuda el debate sobre LOS ALCOHOLES Se admite una enmienda del marqués de Cortina y apoya otra el Sr. MIRADLES. Habla para alusiones el Sr. SOLER Y MARCH, y es desechada la enmienda. El Sr. GIRONA consume el primer turno en contra del art. 1.0. El Sr. BERGAMIN le contesta en nombre ele la Comisión. (Continúa la sesión. ORDEN DEL DÍA SENADO SESJON DEL DÍA 11 DE NOVIEMBRE DE 1908 A brese la sesión á las cuatro menos cuarto, bajo la presidencia del Sr. Azcárraga. Las tribunas y los escaños están completamente llenos. Asisten muchos diputados. En el banpo azul se hallan, además del presidente del Consejo, los ministros de Es: ado, Guerra, Gobernación y Fomento. DISCURSOS NECROLÓGICOS Pronuncia el PRESIDENTE del Senado un discurso en honor del Sr. San Martín, ue falleció ayer. Se asocian al homenaje rendido á la memoria del finado los Sres. Gimeno (don Ainalio) y Salvador (D. Amos) Pulido, Alonso Castrillo, Sarda, conde de Casa Va 1 encía y Odón de Buen. F, l Sr. RODRÍGUEZ SAN PEDRO habla en nombre del Gobierno y se asocia á las palabras de los oradores que le precedieron en el uso de la palabra, recordando en breves frases el papel político que representó en vida el Sr, San Martín y los servicios ue prestó en el terreno científico. Iva Cámara acuerda por unanimidad que conste en acta su sentimiento por la muerte iel Sr. San Martín. RELEVO DEL GENERAL MART 1 TEGU 1 El general MARTITEGUI manifiesta que el 17 de Octubre escribió al ministro de Hacienda anunciándole que tenía el propósito de presentar una instancia pidiendo su relevo por enfermo. En cuanto á la cuestión de las plantillas, dice que el Sr. Primo de Rivera le dio el encargo de hacer unas plantillas para 100.000 hombres. A pesar de las dificultades que ofrecía la cosa, confeccionáronse esas plantillas tomando por base los Cuerpos armados y teniendo en cuenta las condiciones en que se encuentra el Ejército. Ese trabajo se hizo pensando en la hipótesis de una guerra. Añade que entregó dicho trabajo al milistro de la Guerra. No niega que exista un exceso de oiiciaHdad, pero recuerda que se va verificando la amortización reglamentaria. Dice que en momentos graves, cuando surgieron las guerras coloniales, hubo que recurrir atropelladamente á elementos que carecían de con ciclones. Lamenta que en España no existan cuadros de reserva como en otras naciones. rt Dice que después de entregar su. trabajo al ministro de la Guerra, consultó éste á los capitanes generales, y añade que el resultado ha sido el que el Gobierno no está conforme con las plantillas presentadas. Se extraña de que un trabajo preliminar, sin carácter definitivo, sea objeto de una deliberación de un Gobierno, Defiende su criterio y dice que se trataba de una organización más amplia que la actual. Termina diciendo que la nación armada es un enfermo que exige remedios constantes, de que es acreedor por los servicios prestados á la patria. El ministro de la GUERRA empezó recordando la amistad íntima que tuvo siempre con el general Martitegui, y recordando esto dice que no sabe qué hacer en esta lucha entre la amistad y el deber. Lamenta todo lo que se ha dicho sobre el particular; pero qne sus deberes de ministro le impusieron el de firmar el de reto del cese de su amigo del alma, y al propio tiempo que ponía su firma caían de sus ojos sinceras lágrimas. (Muy bien. Expone luego las causas que han motiva do ese decreto, ¡y recuerda que al Estado Mayor Central se le había pedido hace tiempo un proyecto de reglamento orgánico que jamás llegaba. También expone los estudios que se han venido haciendo á fin de colocar las escalas en su verdadero punto y lograr que el excedente quedase en situación, si no próspera, por lo menos pasajera, porque bien comprendía que las necesidadas del presupuesto no permitían se otorgasen grandes ventajas. Llevado este asunto al Consejo de ministros, el Sr. Sánchez Bustillo le manifestó que haría cuanto pudiese, pero que tuviera siempre en cuenta lo limitado que eran los ingresos. Agrega que en Consejo se tomó el acuerdo de formar un Ejército de primera línea de 50.000 hombres, y que con arreglo á esa cifra se hicieran las plantillas, teniendo presente que las reservas que han servido en el Ejército llegan á unos 300.000 hombres, no agregándose los que tienen obligación de prestar servicio con arreglo á la ley de Reclutamiento. Hechos los estudios oportunos, sobraban 1.350 oficiales, y no hubo más remedio que aceptar este sacrificio, y así lo dije al general Martitegui. Pasó el tiempo, solicitó el jefe del Estado Mayor el oportuno permiso para visitar las costas de África, y hube de pedirle las plantillas antes de que emprendiera el viaje. Las plantillas vinieron- -añade, -pero me encontré con que el Estado Mayor Central decía que hacían falta seis mil y pico de oficiales. Ante esta cifra me quedé atónito, pues, según los presupuestos, el Ejército permanente sólo puede constar de 80.000 hombres, y resultaba que con arreglo á estas plantillas cada oficial mandaría tres soldados y- ifidio. (Conanúa la sesión. PROYECTO DE LEY ípl ministro de Marina leyó hoy en el Con greso el siguiente proyeeto 3 e ley concediendo pensiones á los obreros de los Arsenales: Artículo i. Todo el personal obrero que el Estado ocupe- desde esta fecha en las obras que la Administración ejecute por sí mi? ma en los Arsenales será baja en la Maestranza al cumplir los sesenta años de edad, ¡quedando en posesión de un haber anual de retiro que se graduará por Ja siguiente escala: Los individuos que hayan servido en la Maestranza veinticinco años, habiendo devengado 2.500 jornales de los clasificados como de primera clase ó sus equivalentes 270 pesetas. Los que contando treinta años de servicios tuvie- m devengados 3.000 jornales de iguales condiciones, 345 pesetas, Los que cuenten treinta y cinco años da servicios y hayan devengado 3.500 jornales de iguales condiciones, 414 pesetas. Para el cómputo de estos jornales se considerarán precisamente de primera clase, ó sea corno jornal tipo, los mayores asignados y establecidos para cada oficio en la fecha en que se hayan devengado. Para los operarios que no disfruten el jornal máximo en su oficio respectivo se hará el cálculo de los que deban contárseles como de primera clase sumando el importe en pesetas de todos los de distintas cuantías que hayan percibido durante el tiesipo de sus servicios y hallando el equivalente á aquella suma en jornales máximos de primera clase. Los individuos que habiendo devengado los 3.500 jornales á que se refiere el tercer grado de la anterior escala hayan sido capataces durante dos años por lo menos disfrutarán la pensión de 525 pesetas. Los días de embarco como individuos de la Maestranza de las dotaciones de ios buques se computarán como día de jornal de la clase correspondiente al sueldo que hayan disfrutado embarcados. Art. 2 Los que por falta de aptitud física deban ser despedidos antes de cumplir sesenta años, y que hayan devengado el mínimum, medio ó máximo de los jornales que fija la escala gradual y servido el mínimo de años respectivos, tendrán derecho á los haberes correspondientes á cada grado de la misma, al igual que los que sean baja por sexagenario. Aquellos operarios que con posterioridad á la fecha de esta ley y antes también de cumplir los expresados sesenta años de edad sean dados de baja por cualquier motivo independiente de la incapacidad física, como exceso de personal, supresión de talleres, etc. conservarán el derecho á percibir cuando cumplan dicha edad la pensión que puede corresponderás con arreglo á la escala gradual y demás requisitos del artículo i. Al personal obrero que en la actualidad se halle ya clasificado como inútil para el trabajo en nuestros Arsenales y que por no reunir las condiciones establecidas por la presente ley no esté comprendido en sus preceptos, se le declara con derecho á la pensión mínima señalada en la escala gradual. Los actuales obreros de los Arsenales del Estado que por consecuencia de la ejecución por contrata de las obras navales autorizadas por la ley de 7 de Enero último sean baja en aquellos establecimientos y pasen á depender de las Sociedades concesionarias de dichas obras tendrán también, derecho, al cumplir la edad de sesenta años, á percibir del Estado la parte proporcional que por Jos servicios que le hubiesen prestado pueda correspondérles dentro de laa condiciones de tiempo, jornales devengados y demás hconsignado en el artículo anterior, sin perjiaicio de la pensión de cualquier clase que pudiera series satisfecha por las instituciones de Beneficencia y previsión á s ue se refiere el capítulo 9,0 de las bases generales aprobadas por Real decreto de zt de Abril próximo pasado, si bien en ningún easo la pensión total excederá de la qae hubieran percibido si hubiesen continuado al servicio del Estado. Art. 3.0 El Gobierno podrá pedir á las Cortes autorización para contratar con el Instituto Nacional de Previsión la ejecución del servicie á que se refiere esta ley, presentando para ello el oportuno proyecto.