Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES n D E N O V I E M B R E D E 1908. EDICIÓN i. PAG. 4 na é instaló otro de Ortopedia, individuo leí Real Consejo de Sanidad 1896) y miemjro del Consejo de Instrucción pública en listintas épocas, en todos estos cargos estu 70 á la altura de su misión y realizó una la 9o r estimadísima. El nombre del médico, del operador y del publicista no tardó en ser bien acogido en il extranjero. A su Estudio de materia médico- física y á su notable obra de Patología quirúrgica siguieron otros interesantes y concienzudostrabajos dignos de su pluma y de su personalidad en el mundo de la ciencia. Su criterio y pericia fueron requeridos en Palacio en momentos difíciles para la salud del malogrado Rey D. Alfonso XII y del actual Monarca en su niñez. Y gracias á su acierto se logró extinguir en breve plazo la epidemia colérica que causaba estragos en Bilbao. Como senador respondió gallardamente en diversas legislaturas á la confianza y mandato que recibiera de la Academia de Medicina ó de la Universidad Central, discutiendo distintas cuestiones científicas é interviniendo con singular y bien probada competencia en todos los debates sobre enseñanza. Así, cuando el Sr. Santamaría de Paredes cesó en la cartera de Instrucción pública por dimisión del Gabinete Montero Ríos y se encargó de formar Gobierno el Sr. Moret, el Sr. Ramón y Cajal, que era el candidato que el jefe de los liberales tenía tnpetto para regir la Instrucción pública, declinó tal honor para que ocupase eí puesto su compañero el Sr. San Martín. Y el día 10 de Junio de 1906 juraba el eargo, en el cual permaneció hasta Diciembre del mismo año que cayó aquel Ministerio. No obstante su buena voluntad y su afán de introducir orudentes reformas en la manigua de la enseñanza, las contingencias de la política pusieron súbitamente punto á su labor y segaron en el intento sus proyectos De entonces acá, el Sr. San Martín, aunque algo delicado de salud, no abandonó su profesión y siguió consagrado á sus estu 3io s, á su cátedra, á sus experiencias quirúrgicas, á su representación parlamentaria, y aun asistiendo á la tradicional tertulia de médicos en el Suizo, hasta que de pronto le postró traicionera la enfermedad cnie le ha llevado al sepulcro. Deseanse en paz el ilustre catedrático y ex ministro. Cldespacno en que se realizaban las con sultas que tantas veces salvaron vidas le enfermos graves, de pacientes casi desahuciados, ha sido convertido en capilla ardiente. Desde ese despacho será trasladado el cadáver, á las once de esta mañana, otro escenario de los triunfos científicos y fluma nitarios del doctor San Martín, al Colegio de San Carlos, y allí será acordada la hora en que ha de verificarse el entierro. 1 os estudiantes del sexto grupo de la Fa cuitad de Medicina ruegan á todos sus compañeros de carrera, sin distinción de cursos, que asistan hoy, á las diez de la ma, ñana, al anfiteatro grande de San Carlos para ponerse de acuerdo acerca del homenaje que han de tributar al que fue su ilustre profesor. cedidas de ceremonias religiosas. Todo ello ha constituido un verdadero día de fiesta para los habitantes de los pueblos en los cuales están enclavadas las magníficas fincas de los aristocráticos cazadores. I as tiestas üe Zaragoza. Entre los agasajos de que han siao objeto en Zaragoza, los representantes de la Prensa madrileña ha figurado una animadísima fiesta de la Jota, durante la cual nuestro fotógrafo Sr. Cifuentes obtuvo la artística instantánea que reproducimos hoy. sido él, el Sr. Moret, víctima de una alucinación? lgunas consecuencias se puedes deducir de los sucesos de estos días. Ante tod. o hemos de observar la impacieneia de que dan muestras los elementos liberales. I,o s conservadores se hallan en el poder desde hace dos años; en todo este tiempo la marcha de los negocios públicos no ha sufrido ningún grave quebranto. No ha ocurrido en el Gabinete ninguna crisis de trascendencia; las que han ocurrido han sido limitadas á uno ó dos ministros y ocasionadas por la muerte de algún consejero. En los gobernadores de las provincias no se ha hecho tampoco apenas mudanzas. No se ha alterado la paz interior del reino. Se ha llevado con un tacto exquisito, con un gran patriotismo, cuestión tan grave como la de Marruecos. Se ha legislado sobre las oostumbres con aplauso de los ciudadanos independientes. Se ha formado el reglamento de protección á la infancia, para que pueda regir una ley que Gobiernos anteriores tenían en olvido. Se ha llegado, en la cuestión de Cataluña, á un estado de concordia y de paz. Se va á dar satisfacción estos días á los anhelos de los vinicultores de toda España. Si la situación es ésta, ¿en dónde está el malestar, el desorden, el desquiciamiento de que nos hablan los liberales y sus voceros y pregoneros? Un Gobierno que lleva la marcha que el actual Gobierno lleva, ¿de qué manera puede abandonar el Poder? El malestar no existe en ninguna parte. La realidad es que España es un país pobre. En los países pobres, de vida limitada, estrecha, los partidos que comparten el Poder no pueden estar un tiempo largo en la oposición. En torno al Poder se crean muchas aspiraciones; estas aspiraciones pueden ser desde los más idealistas hasta las más prosaicas. Si los partidos turnantes son compuestos de clases populares, democráticas, el fenómeno reviste mayor intensidad. Los liberales habrán de resignarse, sin embargo, á permanecer aún más tiempo en la oposición. Lo exige así, no la situación del Gobierno, sino la misma situación de los liberales. En 1893 escribía D. Francisco Pi y Margall en El Nuevo Régimen estas palabras: Políticamente, ¿en qué se diferencian de los conservadores los liberales? A la reformabilidad de la Constitución han renunciado por completo. Respecto á la libertad de cultos, se satisfacen con la estrecha y recelosa tolerancia escrita en la Constitución del Estado. El matrimonio civil lo relegan, como el Sr. Cárdenas, á los no católicos. En organización local van más allá de lo que fue jamás la Monarquía. No difieren en nada de los conservadores, y no hay razón alguna para que sigan constituyendo un partido. De 1893 á 1908 van corridos quince años. En ese largo espacio de tiempo, ¿han hecho algo los liberales? ¿Existe hoy razón- -como decía Pi y Maagall- -para que sigan constituyendo partido? Y si no existen diferencias entre liberales y conservadores, ¿para qué van á gobernar los liberales? AZOR 1 N IMPRESIONES PARLAMENTARIAS 1 A INTERPELACIÓN I, a interpelación duró cerca de una hora; a veinte minutos pudo reducirse sin gran esfuerzo. No obstante, la Cámara escuchó con interés la palabra del diputado republicano. En dos partes dividió éste su discurso; en la primera habló de la censura telefónica y del incidente supuesto del teatro Romea; ea la segunda trató del carácter del viaje á Barcelona y de sus resultados. En realidad, la interpelación del Sr. Soriano no fue un acto de oposición al Gobierno. Habían circulado rumores de hechos ocurridos en Barcelona; se hizo eco de ellos el jefe del partido liberal. El jefe del Gobierno iba seguramente á desmentir dichos rumores. Ante esta negativa, ante este restablecimiento de la verdad, ¿qué tenía que decir el Sr. Moret? Respecto al alcance del viaje, la posición del diputado interpelante era un poco difícil. El Sr. Soriano es amigo de Cataluña; el Sr. Soriano ve con gusto todo lo que tiende á estrechar la inteligencia entre Cataluña y las demás regiones españolas. Al mismo tiempo se da el caso de que la más alta personificación de España en la actualidad es un Rey. Un Rey ha sido quien ha recibido las más entusiastas muestras de adhesión (que son muestras de españolismo) El Sr. Soriano profesa ideas republicanas. ¿Cómo conciliar todas estas ideas y todos estos sentimientos? Un aplauso franco en esta ocasión ¿no es aplaudir algo que se combate? Sin embargo, una condenación ardorosa, ¿no condenaría también algo que se quiere? El Sr. Soriano comprendió lo difícil del paso. Así que, en substancia y á vuelta de consideraciones imprecisas, se limitó á afirmar- -cosa innegable- -que no toda Cataluña es dinástica. I, a contestación del presidente del Consejo fue muy sencilla. Falsos completamente los hechos que eran objeto de los rumores, ¿qué le quedaba que deeir al Sr. Maura? Y en cuanto al éxito del viaje, si el Sr. Soriano creía que no era el éxito tan grande como otras personas dicen, ¿no es esto una materia opinable? ¿No está en su derecho el Sr. Soriano al opinar así? Una declaración importante hizo el presidente del Consejo; la de que después del viaje á Cataluña ha hecho bastante camino la reforma de la ley de Jurisdicciones I o que manifestó en el debate el señor Moret no lo entendió del todo la Cámarar El jefe del partido liberal dijo que recibió una carta relatando unos hachos; estos hechos han resultado ciertos; pero lo que ha variado es la explicación de dichos hechos. Estas explicaciones del Sr. Moret no las entendió tampoco el Sr. Soriano. El señor Moret tornó á repetir lo ya dicho. Con lo cual seguimos tan á obscuras como antes. ¿Qué hechos son los ciertos? ¿Cuál es la explicación que ha variado? El aprieto del señor Moret era grande. ¿Es tan calificado, tan notable el autor de la carta qne el señor Moret rehuyó confesar de plano que había INFORMACIÓN POLÍTICA JUI anana empezara en el Congreso la aliscu sión de los presupuestos. Ayer eonsultó el Sr. Alvarado al Sr. Moret sobre este extremo, y el jefe del partido liberal se mostró propicio á que empezara el debate, bastando para ello con que la Comisión declarase tenía en estudio los presupuestos parciales y diese á conocer á los diputados la cifra que arroje el balance de los gastos é ingresos calculados. LOS PRESUPUESTOS NUESTROS GRABADOS Colemnidad venatoria en Francia. El día de San Humberto ha sido celebrado magníficamente por los cazadores aristocráticos de la vecina República, y en muchas posesiones, en la del príncipe de Murat y en la de la duquesa de Uzei, especialmente, ha habido grandes cacerías, pre-