Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A. B C. MARTES 10 DE NOVIEMBRE DE i 9 o8. EDICIÓN 4 a PAG. 6. El Sr. SORIANO: Aquel eu que se hablaba de insensateces y fue leído por el señor T, a Cierva. El ministro de ía GOBERNACIÓN: No le ha leído su señoría. El Sr. SORIANO: No quiero que sirva su señoría de carnada en mis propósitos de lucha leal. (Risas. Se ocupa el orador del incidente ocurrido en el teatro Romea, y dice que de no haber ocurrido allí nada anómalo, elSr. Maura no hubiese dirigido el telegrama de referencia. Se refiere después al hecho de que se supone víctima al teniente Bargés, y dice que no se comprende los rigores de la censura telefónica si lo sucedido fue sólo un accidente ocurrido al afeitarse. Ataca al ministro de la Gobernación, al que acusa de ser insinuador directo en estas medidas, que han llegado hasta prohibir comunicar á Valencia que yo iba á tratar de lo de Barcelona en el Congreso. Vuelve á ocuparse de lo ocurrido en el teatro Romea, diciendo que pasa como cosa cierta que se hallaba adornado con banderas catalanistas, por lo cual se ausentaron üel coliseo los jefes y oficiales del Ejército in presencia del Rey. Recuerda la carta que ieyó el Sr. Moret í n los pasillos, hecho Se gravedad por traiarse del jefe dei partido liberal, pues no la tendría si se tratase de un afán de exhibi: ión de un diputado novel. Además- -dice, -el Sr. Alvarez (D. Melquíades) tiene otra carta análoga, que viene á ser como un diseño del futuro bloque. (Risas. Pregunta al Sr. Moret qué confianza le inspira ¡a persona que le dirigió la carta. El Sr. Soriano quiere que el presidente del Consejo diga si es cierto ó no lo que en las referidas cartas se afirma, y además invoca el testimonio de los señores mencionados. Refiriéndose al viaje del Rey por Cataluña, dice que no tiene razón el Sr. Maura para considerarlo como un éxito, porque en esa excursión lo que se ha hecho ha sido ir Sel brazo de los elementos ultramontanos, comprometiendo altos intereses de la patria. En la minoría carlista me oye alguien que yo desearía que volviera el rostro. (El señor Salaberry se vuelve hacia el Sr. Soriano. Grandes risas. sNo le había nombrado á S. S. pero me congratulo que dé la cara porque le veo y le oigo con mucho gusto mientras no propala sus ideas. S. S. dijo que le habían escrito de Barcelona diciendo que el duelo se había celebrado, y del encuentro daba detalles, por lo que S. S. desde luego asearuraba que lo del teatro Romea era exacto. Me apoy, pues, en la autoridad del (jefe el partido liberal y del futuro jefe del partido carlista para hacer las preguntas y deOUücias de que me he hecho eco. Pero supongamos que los hecnos son inexactos; ¿es que cree el Sr. Maura que no han debido ocurrir? ¿No es lógico que parte del país y del Congreso se sienta alarmado en vista de los móviles, propósitos y alean- ce del viaje regio en Cataluña? ¿Va la nación á ver impasible los desarrollos que adquiere el catalanismo? Por grandes que sean las tragaderas eu la política española, ¿no se va ni siquiera preguntar sobre esto? Hace dos meses el Sr. Prat de la Riva hacía declaraciones separatistas y estos días pasados ha acompañado al Rey. Hay que esclarecer mucho, y principalmente por el honor mismo, en la minoría solidaria, que no creo se dé por satisfecha on las fiestas celebradas en el viaje. Ahíjj está sentado el Sr. Dato, á quien silbaron en Cataluña los mismos que ahora han acompañado al Sr. Maura. (Risas. Eso no lo podrá olvidar el Sr. Dato, por mucha que sea su bondad. ¿No os acordáis del incidente de verdadera gravedad ocurrido entonces entre el marqués de Portago y el alcalde de Reus? Su señoría, Sr. Maura, vuelve aquí con gesto magnífico, ritorna vincintor, al son de los timbales y de los pífanos; sonriente, entra al salón echando flores á las doncellas... El Sr. MAURA: No veo aquí doncellas á quien echar flores. (Grandes risas en la Cámara. El Sr. SORIANO: llevante S. S. los ojos y sea galante. (Señalando á las tribunas llenas de señoras. El presidente del Consejo ha dicho que había atado á un carro de triunfo las simpatías de Cataluña. -o El Sr. MAURA: ¿Dónde he diciio yo eso? A ver, el texto. El Sr. SORIANO: En la Prensa. (En Ja mayoría: ¡ah, ah! El Sr. Soriano: En la Época, en El Universo, en los periódicos que más simpatizan con su política. ¿Pero es que S. S. no ha dicüo eso? ¿Es que el viaje ha sido un fracaso? Pues vaya un viajero que está S. S. Cataluña, á pesar de los éxitos que pintan, es republicana, en su mayoría, por lo menos en las grandes ciudades, y sólo su cortesía tradicional ha hecho que en el viaje no disuenen notas discordantes. Eso que yo digo lo abona toda la Prensa nacionalista. Pero hay otro elemento, es el carlismo, que comparte con los republicanos la opinión catalana. Protesta de que el Gobierno se muestre siempre favorable á tolerar la propaganda á los carlistas, y, en cambio, coarta y prohibe la de los liberales, mientras la figura de un príncipe que parece un comisionista entre y salga por España Gomo la sombra del Comendador. (Risas. Con esa política del Sr. Maura, la guerra civil puede volver á ser un gran peligro. ¿Qué otros elementos quedan en Cataluña? los neutros; eso no los ha conquistado el jefe del Gobierno, y de otros de otra clase más vale no hablar. Así, pues, el Sr. Maura no ha logrado más que un triunfo efímero, y eso á costa, quizá, de compromisos y jirones de los altos intereses del país, paseando por sitios de tristes recuerdos. Por eso repito que si no ocurrió nada en el teatro Romea, debió ocurrir. (Rumores. Afirmo que el Sr. Maura, en este último viaje, ha despertado y enconado Jas pasiones, como lo demuestran los periódicos ca talanes atacando á Madrid. ¿Su señoría ha ofrecido derogar ja ley de Jurisdicciones, Sr. Maura? ¿Está Cataluña pacificada? ¿Qué cree el ministro de la Guerra de este asunto, que tanto le interesa? ¿Autoríza S. S. lo ocurrido en Romea? ¿1,0 autoriza el Ejército? ¿Qué hubiera hecho S. S. de hallarse alli? E 1 viaje, para el Sr. Maura, ha sido un éxito fugaz, y parajla Monarquía, una triste llegada en un triste día de lluvia en Madrid. El presidente del CONSEJO contesta al Sr. Soriano. ¿Qué voy á decir á todo lo que ha dicho el Sr. Soriano? Respecto de lo que ha dicho de la censura y del daño que me hace el ministro de la Gobernación, diré sólo que lo soporto, y con mucho gusto. Si se ha prohif bido decir algo, pudiera ser porque compañeros del herido lo hayan solicitado de la autoridad para evitar alarmas á la familia. De lo del teatio de Romea sólo diré que nada se ha afirmado en concreto; si se llega á decir algo, entonces contestaré. De lo del telegrama, mantengo la negativa, y S. S. no me puede citar el texto. Y no hay más. A S. S. le parece que el viaje, la compenetración del Rey y del pueblo, no ha tenido importancia, y es una opinión; pero yo suscribo la de la generalidad de las gentes, que es la contraria. Si S. S. me dirige cargos concretos, le contestaré con mucho gusto. (Bien, en la mayoría. El Sr. SORIANO: Su señoría no se ha eaterado de los cargos sobre la desigualdad de criterio en que se aplica á carlistas y republicanos la ley de Reuniones públicas y la ley de Jurisdicciones. El Sr. MAURA: Perdone S. S. es verdad, lo había olvidado, porque no tomé notas. Creo que los casos á que se ha referido su señoría no son justos, y de la ley de Ju- risdicciones, consignaré que, después del viaje último á Cataluña, su reforma ha hecho mucho camino. (Rumores; gran impresión en la Cámara y manifestaciones de júbilo en los diputados de la Solidaridad. Rectifica el Sr. SORIANO. Insiste en que la censura telefónica se ejerce abusivamente y en que no se permite á los republicanos celebrar manifestaciones. Recoge las últimas palabras del Sr. Maura y dice que desde hoy la ley de Jurisdicciones está anulada. El Sr. MORET habla para alusiones. A mí me envió una persona una relación de hechos; pero no se puede poner en parangón con lo que ha dicho el presidente del Consejo, que es testigo de mayor excepción por haber presenciado todo lo ocurrido en Cataluña. Eos hechos que me relataban en la carta los tengo, sin embargo, por exactos, pero lo que disiente es la explicación de los mismos. Se lamenta de que se traigan al salón de sesiones estos asuntos, y afirma que la carta en cuestión era respuesta á preguntas suyas á un amigo. Elogia la labor del Parlamento como válvula de seguridad, y cree que en 1905 se podría haber evitado muchos tristes sucesos si se hubiese tratado en el Congreso de 1o ocurrido entonces en Catalnña. (Risas en la mayoría y en los liberales. El Sr. SALABERRY, para alusiones, declara que por referencias de correligionarios suyos sabe que son inexactos los rumores alarmantesque han circulado respecto de la ocurrido en Cataluña. El Sr. CEI IvERUEIvO hace uso de Ja palabra para consumir el primer turno en la interpelación anunciada sobre el mismo asunto. (Muchos diputados y parte del público abandonan el salón y las tribunas; el debate ha perdido por completo su interés) (Continúa la sesión. EL FERROL POR TELÍGHAFO DE NUESTRO SERVJCSO PARTICULAR A niversario del rey Eduardo. Con motivo de ser hoy e ¡aniversario del natalicio del rey Eduardo, coronel honorario del regimiento de Zamora, una comisión de la oficialidad de dicho regimiento visitó al cónsul inglés para rogarle que felicite en su nombre al Rey de Inglaterra. El cónsul obsequió á los oficiales con un lunch, y hubo brindis por la prosperidad de los Reyes de España y de Inglaterra. MARTES, 1 O 1 T, U ue as minas. Importantes minas de cobre y otros metales han sido descubiertas en San Saturnino, pueblo cercano á El Ferrol, y una Empresa inglesa se propone explotarlas. pábrica robada. I a fábrica de pizarras de Santa María de Narahio fue asaltada anoche por una cuadrilla de ladrones, que arramblaron con las piezas principales de las máquinas. El Juzgado entiende en el asunto. 1