Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE TODO E L MUNDO, POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y DE TODO EL MUNDO POR CABLE, POR TELÉGRAFO Y LAS FIESTAS DE ZARAGOZA Fot R. Cifu it ASPECTO DEL SALÓN DEL GRAN CASINO DE LA EXPOSICIÓN DURANTE EL BAILE INFANTIL CELEBRADO ANTEAYER LAS GORRAS DE PLATO Al Ejército español se le va á vestir la cabeza con eso que llaman gorra de plato Cuando se trata de cosas útiles, nada más noble y prudente que la imitación; pero cuando imitamos los gestos, las muecas, la idiosincrasia de otras personas, entonces realizamos un acto de renunciación de la propia personalidad. Está muy bien que imitemos la manera de usar los saltos de agua y la manera de mover los barcos por medio del vapor; puesto que nosotros no podemos inventar eso, imitémoslo cuanto antes, ya que las cosas útiles son creadas con una cierta generosidad, con un cierto anhelo de extender sus beneficios á todos los hombres. Pero imitar las gorras de plato esto ya no es prudente. ¿Quién representa el alma de una nación, exi lo que ésta tiene de independiente y arisca? Sin duda, el Ejército. Los soldados deben ser unas personas que estén á toda hora demostrando la independencia é inraugibilidad de una nación. ¿Por qué entonces s s les da una gorra, mediante la cual ANTONIO GÓMEZ RIVERA (EL HERRERO) EL PRESIDIARIO FUGADO DESPUÉS DE ASESINAR A DOS GUARDIAS CIVILES EN EL TREN DE JEREZ EN COMPAÑÍA DEL COJO DE BAILEN Y EL CONEJERO Fot. Barrera. serán confundidos con los soldados rusos ó japoneses? Dirán algunos que las armas se imitan también. Cierto es que se imitan las armas; pero es porque son útiles, mientras que las gorras no tienen ninguna utilidad. Cuando en lugar de gorras se usaban cascos de acero, era prudente que se imitasen los cascos, más defensivos y fuertes; las gorras no defienden de nada; si no sirven para nada las gorras, que cada cual use la suya, que cada uno posea la personalidad de su gorra. ¿O es que se va á confundir á loa soldados con las señoritas, las cuales compran sus sombreros atendiendo á los mandatos del figurín? I as señoritas pueden perder su personalidad si eso les agrada; los soldados no pueden perderla. Por lo que afecta á la estética, la gorra de plato es un disparate en España. ¿Por qué? Pues porque han sido inventadas en países cuyas cabezas son diferentes á las nuestras. I, a gorra de plato les sienta muy bien á los rusos, á los búlgaros, á los serbios, á los japoneses, sencillamente por tener, tanto los eslavos como los amarillos, ia cabeza redonda. Siendo su cara ancha y su cabeza cireular, les cae la gorra ésta pintiparada. En cambio, ni á un inglés, ni á un